martes 19.11.2019

Votar por la sanidad pública

El próximo 10 de noviembre volvemos a tener elecciones generales. Una convocatoria que es el exponente de una crisis de responsabilidad de los dirigentes políticos, puesto que todos ellos, en mayor o menor medida, han provocado esta situación.

En la nueva cita electoral hay que ir a votar y hacerlo a favor de la Sanidad Pública, porque aunque los temas relacionados con la sanidad y la salud tienen poco protagonismo en las campañas electorales, sin embargo están muy influidos por los resultados de las elecciones.

En esencia los resultados de las elecciones se decantaran a favor de uno de los dos modelos sanitarios que están presentes en nuestro país. Uno de ellos, el neoliberal, supone el deterioro intencionado del sistema sanitario público, su descapitalización y privatización, a la vez que se fomenta el sector privado, con lo que se producen exclusiones y desigualdades en el acceso de las personas a los servicios sanitarios de acuerdo con su nivel económico (las elevadas listas de espera en consultas, pruebas diagnosticas, intervenciones quirúrgicas, y ahora además en la primaria, desprestigian a la Sanidad Pública y expulsan a la población hacia la privada), con el claro horizonte de convertir el sistema público en una nueva beneficencia.

El otro modelo, el de la Sanidad Pública supone la potenciación de un sistema sanitario basado en la Atención Primaria, de cobertura universal y provisión pública, sin exclusiones y accesible según necesidad, que antepone el derecho a la protección de la salud por delante de los intereses empresariales, y que fomenta las labores de prevención y promoción.

De lo que pase en estas elecciones se pueden derivar consecuencias muy importantes para nuestro sistema sanitario público

Aunque ambos modelos se desarrollan con muchas contradicciones y matices según las CCAA, tenemos ejemplos bastante claros de cómo son en la práctica. Ahí están los 24 años de gobierno del PP, luego con Ciudadanos, de la Comunidad de Madrid y su corolario de desastres, los años del PP en Valencia, en Galicia, etc., y ahora los primeros pasos del tripartito de derechas en Andalucía. Tampoco deberíamos olvidar el negacionismo de temas cruciales para la salud como el cambio climático o la violencia de genero por los neoliberales de ultraderecha y las  consecuencias que ello tiene sobre la salud de las mujeres y del único planeta que tenemos.

Por otro lado conviene tener en cuenta que parece amenazarnos una recesión económica, y ya se sabe como reacciona en estos casos el neoliberalismo, recortes, exclusiones, deterioro, desmantelamiento y privatización de los servicios públicos, haciéndoles pagar a la mayoría de la población (los que tienen menos recursos, los trabajadores, los pensionistas, etc.) el peso de la crisis mientras que se favorece a las grandes empresas, y la experiencia la tenemos muy cerca con los tremendos recortes en sanidad que aun no se han recuperado, las exclusiones y copagos del RDL 16/2012, etc. Si vuelven a ganar lo que nos espera es la profundización en la liquidación del sistema sanitario público.

De lo que pase en estas elecciones se pueden derivar consecuencias muy importantes para nuestro sistema sanitario público, y en consecuencia para nuestra salud, por eso además quienes estamos comprometidos con la Sanidad Pública tenemos que votar y hacerlo de manera meditada y reflexiva para favorecer una Sanidad Pública de calidad para toda la población.


Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Votar por la sanidad pública