sábado 18/9/21

Seriedad, va de pensiones

pensiones tv

El telediario de la TVE 1 de las 15 horas de hoy, el de mayor audiencia, arranca anunciando la firma de un acuerdo en materia de pensiones entre el Gobierno y los agentes sociales habituales. Por únicas imágenes aparece unos segundos el ministro de seguridad social, Escrivá, diciendo que los nacidos entre los 50 y los 70 deberán hacerse a la idea de un recorte; dulce pero recorte... Me froto los ojos y sigo pendiente de la pantalla.

A las 15.25, a punto ya de concluir el telediario, vuelven sobre el tema. Sale de nuevo el ministro a ampliar lo ya dicho hace 20 minutos. Saltan las imágenes a los jardines de La Moncloa donde los líderes van firmando ritualmente. Al mismo tiempo, en unos segundos, los secretarios generales de UGT y CCOO dicen que el acuerdo es muy bueno pero que de lo declarado por el ministro nada de nada, que ya hablaremos. El lider patronal, que me cae muy bien por cierto, dice que el acuerdo es muy bueno y que atraerá inversión extranjera, pero que las pensiones se deben financiar con las cotizaciones y punto. El presidente del Gobierno, nuestro Pedro, por último, lee un breve texto diciendo que el acuerdo es muy bueno y que la cosa marcha...

Yo, que no soy más que un anciano con las mismas pocas luces que tenia cuando era joven, no paro de preguntarme, a la vista de las declaraciones cruzadas de los acordantes, ¿qué tendrá el acuerdo acordado?

Que nadie se equivoque: este es mi Gobierno y lo defiendo, pero no en base a una lealtad adocenada y acrítica, propia de los chiringuiteros como Cantó, e incompatible con la naturaleza misma del pensaniento y la ética socialista. Mucho menos tratándose de un tema vital para el bienestar y la justicia social debida a casi la tercera parte de nuestros compatriotas: los y las pensionistas.

Hace ahora 36 años, en el mitin de cierre, en La Melonera madrileña, de la Huelga General convocada por CCOO, USO y CGT contra el primer gran recorte de las pensiones, proclamaba yo "que la garantía de futuro de nuestras pensiones, de su dignidad y cuantía, pasa porque una parte de su financiación corra a cargo de una fiscalidad justa y progresiva..."

En parecidos términos se expresaron en aquel mitin los compañeros Marcelino Camacho, ausente e inolvidable, y José March, al que perdí la pista hace años. Corría un 20 de Junio de 1985.

Si pensaba eso hace 36 años, figúrese hoy, que la desigualdad social y el escaqueo fiscal de grandes ricos y empresas han encendido todas las alarmas.

Sin Justicia Fiscal hay riesgo de que nos pasemos la vida cambiando los muebles de sitio pensando que así aumenta el tamaño de la humilde vivienda, como solían hacer aquel entrañable matrimonio de militantes con el piso franco de Pueblo Nuevo.

Seriedad, va de pensiones