domingo 9/8/20

No creo que Rajoy y Mas hayan estado tan mal

Los dos líderes saben que su fuerza negociadora la limita mucho también por las expectativas electorales próximas...

Anteayer compareció Artur Mas ante los medios de comunicación en rueda de prensa abierta y extensa, al objeto de fijar sus posiciones sobre el necesario y deseable diálogo y negociación entre los gobiernos de Catalunya y de España. Dije que me pareció correcto de tono, de forma y fondo.

Ayer compareció Mariano Rajoy en rueda de prensa también abierta aunque más breve. Y debo decir que me ha parecido correcto de tono, de forma y fondo…

Claro, sin dejar de ser cada uno lo que es.

Es lógico que a mucha gente en España, y en Catalunya, no le gustó la comparecencia y posiciones de Artur Mas. Y lógico es que en Catalunya, y en España, a mucha gente no le haya gustado la comparecencia y posiciones de Mariano Rajoy…

Aquí hay mucha gente con mucha prisa y muy poca visión de la profundidad del problema y de la complejidad de las soluciones, y de lo dilatado del tiempo histórico que tenemos por delante.

¿O es que alguien esperaba que a tres días del 9N  Artur Mas renunciara al referéndum legal y pactado y al grito de “viva españa” se apuntara al PP?, ¿o tal vez que Mariano Rajoy se apuntara al independentismo y al grito de “visca catalunya” pidiera afiliarse a la ANC?.

No, hombre, no. Sería como pedirle al Papa Francisco, por muy progresista que sea, que sea favorable al aborto, o al presidente del Barça, pongo por caso, que sea forofo del Real Madrid…

Las cosas son como son, por eso son un desencuentro, y transformarlas en confluencias razonables, posibles y satisfactorias para la más amplia mayoría, en Catalunya y en España, llevará mucho tiempo, y esfuerzos ingentes de diálogo, negociación y estructuras de confianza mutua.

Lo que hicieron ayer y anteayer Rajoy y Mas es posicionarse para ese diálogo y esa negociación extremadamente difícil e incierta.

Y como es lógico, máxime en este caso de conflicto muy agudo y multiforme, cada cual sale desde posiciones de máximos, muy alejadas en consecuencia, porque será el diálogo y la negociación justamente que deben acortar distancias e ir configurando acuerdos…

Lo que sí produce desasosiego, a mí al menos, y me temo que a Rajoy y a Mas también, es que estos dos líderes están brutalmente presionados por sus extremos. Rajoy por su caverna mediática y sus peores “amigos”, y Mas por los secesionistas más sectarios y estúpidos. No pongo nombres, de momento, a esos extremos que aprietan y buscan dejar sin margen de diálogo y negociación a Rajoy y Mas, y abocarlos a la demencia de “estoy dispuesto a quedarme ciego con tal de que tú te quedes tuerto…”

En estas condiciones, los dos líderes saben que su fuerza negociadora la limita mucho también por las expectativas electorales próximas, tanto que los dos pueden desaparecer de escena por mandato de las urnas.

En fin, yo creo que es tan clamorosa la necesidad vital de diálogo, negociación y acuerdo, tanto bilateral entre los gobiernos de Catalunya y de España, como multilateral con más actores importantes, que finalmente habrá diálogo, negociación y acuerdo.

Por supuesto, no será fácil ni rápido. Pero voluntad racional y fraterna por el bien de todos de hacer las cosas como es debido y paciencia para hacerlas bien, es lo que tiene que haber de sobra.

En tal sentido, y concluyo, no me resisto a advertirle a Rajoy lo siguiente: Presidente, no minusvalore a los dos millones y pico de ciudadanos y ciudadanas de Catalunya que fueron a votar el 9N simplemente por el hecho de que son menos de los cuatro millones que no fuimos a votar… porque muchos de esos cuatro millones pueden convertirse al independentismo si las cosas siguen sin hacerse o siguen haciéndose mal… porque fue un cúmulo de errores y despropósitos lo que provocó hace unos años que el 15% de independentistas casi se triplicara vertiginosamente… y algo tuvo usted que ver en ello.

No creo que Rajoy y Mas hayan estado tan mal