viernes 10.07.2020

Una jueza y un guardia

La jueza de apellido compuesto, Rodríguez-Medel, ha imputado al Delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, y pretende hacer lo propio con el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el responsable del comité de expertos en la lucha contra el virus, Fernando Simón, en relación con la Marcha Feminista del pasado 8 de Marzo como causa de contagio del virus. La juez actúa a denuncia de un freaky anónimo, de extrema derecha, imagino. Además, amenaza con meterle mano al Ministro del Interior, Marlaska, eminente jurista, por destituir al guardia civil Pérez de los Cobos por pérdida de confianza.

Ante este despliegue de la jueza campeadora cabe preguntarse y preguntarle:

… Antes y durante el 8-M-20 se celebraron miles de misas en Madrid, centenares de miles de personas se concentraron en bares, restaurantes, mercadillos; miles llenaron los cines; se jugaron centenares de partidos de fútbol, baloncesto, balonmano, padel en La Moraleja; hubo reuniones políticas y mitines masivos de varios partidos, de extrema derecha sobre todo; un líder de esa derecha extrema volvió de Milán trayendo virus a porrillo y viajó con ellos por varias zonas de España … ¿sigo? 

… A la vista de lo anterior, cabría preguntarle a la jueza: ¿va usted a imputar a curas, obispos, al Papa de Roma, a camareros, acomodadores, presidentes de clubes de fútbol, o empresarios de la hostelería … pongo por caso?

Aunque las preguntas sean retóricas se agradecerían respuestas, porque sino cabría pensar que todo este operativo alucinante contra José Manuel Franco, Salvador Illa, Fernando Simón, auténticos héroes populares estos dos últimos por su abnegación en la lucha contra el virus, y el mismísimo Ministro del Interior, no es más que una parte de esta ofensiva general de las derechas extremas para el acoso y derribo del Gobierno progresista de España, para lo cual vale todo y desde el primer minuto.

Y en cuanto al guardia Pérez de los Cobos, era un cargo de confianza en el gobierno del PP y con aquel ministro del interior, de cuyo nombre no me acuerdo, que fue alcalde breve de Sevilla, y que tanto me hizo reír en un congreso de la USO allí celebrado. Sólo por ese dato sería lógico que este señor no tenga la confianza del ministro del interior de un Gobierno progresista. Porque el poder político que te nombra a dedo dando por supuesta la confianza, pues te destituye cuando ésta se pierde o te ganas la desconfianza del que te nombró, que es lo mismo. Esto funciona así. Usted sabrá por qué ha perdido la confianza del ministro Marlaska. Me imagino que la causa es que usted no fue a investigar a nuestros héroes contra el virus por mandato de la jueza. Fue a cazar, a cazarlos.

Tengamos la fiesta en paz, echen una mano a España pero no al cuello, y sosiéguense porque quedan mas de tres años y medio de legislatura, las elecciones las convoca cuando tocan el Presidente, y desde hace ya más de 40 años los gobiernos los quita y los pone el pueblo con su voto y ya no los derroca nadie con su bota.

Una jueza y un guardia