jueves 09.04.2020

Camino de México con inquietud e ilusión

Diputada mexicana en el momento de conocer la noticia de la muerte de su hija
Diputada mexicana en el momento de conocer la noticia de la muerte de su hija

Confieso que encaro este nuevo viaje a Mexico con una mezcla de inquietud seria e ilusión fundada.

Inquietud porque en lo que va de año han sido asesinados allí más de 21.000 personas. El horror de la madre diputada desgarrada en el Parlamento cuando le comunican por teléfono el asesinato de su hija de 22 años, golpea con fuerza; y de ello hace sólo unos días.

Ilusión porque Mexico, tras la victoria de Andres Manuel Lopez Obrador (AMLO), el político progresista que concitó un arrasador apoyo popular el pasado Julio en unos comicios cargados de irregularidades y violencias para impedirlo, representa la esperanza democrática y de equidad social frente a esta deriva siniestra en las Américas –y en Europa- que encarnan Trump y Bolsonaro.

Y a eso voy, a ver y a aprender sobre el terreno la actualidad y el horizonte de un país, Mexico, el tercero en población de las Américas, el primero del mundo de habla castellana, y que fue ejemplo universal de solidaridad y acogida con nuestros compatriotas refugiados tras la derrota del 39 en la guerra que provocó el golpe de estado militar del 36.

Eso lo voy a hacer participando en diversidad de eventos –todos bajo el común denominador del debate universal en curso sobre “El futuro del Trabajo”-, reuniones diversas, congresos sindicales, etc., en la CapitalFederal, en Tepic y en Morelos. A destacar mi intervención en el XXXº Aniversario de CENPROS (Centro Nacional de Promoción Social), una prestigiosa institución que brinda formación y apoyo ideológico y logístico al sindicalismo progresista, con la que cooperamos en mis tiempos al frente de la USO y de SOTERMUN. Debo intervenir también en el 1º Congreso Nacional de los trabajadores de los servicios públicos, que unificará a las Federaciones Sindicales de los diversos Estados.

En Tepic, la capital del Estado de Nayarit, en el Pacífico, además de intervenir en un plenario de SUTSEM, está prevista una presentación de mi último libro solidario –“Con los lustradores del Perú”- y a tal efecto llevo 30 libros en el equipaje, que me dicen los compañeros que ya están vendidos, que pesan como piedras.

Por último, desde el conocimiento de los inmensos retos que tiene por delante AMLO (injusticia social extrema, pobreza, precariedad social y laboral, inseguridad ciudadana, poderío del narcotráfico, amenazas de Trump, etc.), insistiré en mis intervenciones en la necesidad de que el Sindicalismo, la izquierda y los demócratas en general, los movimientos sociales, tengan una actitud de apoyo estratégico a AMLO, que sepan contener prisas y maximalismos estériles, porque es mucho lo que hay en juego y no es cosa de arruinarlo con demagogias y populismos baratos. Es la hora del Mexico emergente, social y popular, y su suerte contribuirá en gran medida a la defensa de la Democracia y el Progreso en América Latina. Por eso hay que empezar por entender que un país en riesgo de ser un estado fallido por el peso acumulado de décadas y décadas de corrupción, violencia y desigualdad extrema, no se va a resolver en unos meses por mucha buena voluntad y decencia que tenga el Presidente electo, que tomará posesión el 1 de Diciembre de 2018, Manuel Andrés López Obrador.

Camino de México con inquietud e ilusión