sábado 14.12.2019

CEOE: Una Patronal parásita

La falta de voluntad de la patronal ha impedido un acuerdo referente a los incrementos salariales para 2017. A pesar de los indicios de una cierta recuperación económica la CEOE no ha aceptado que la propuesta de incrementos salariales pudiera alcanzar en ningún caso la recuperación de los salarios por encima de la inflación ni tan siquiera que se pudiera establecer una cláusula de revisión salarial en el caso de que la inflación superase lo previsto.

La CEOE ha vuelto a manifestar que tiene una insatisfacción permanente, más bien una obsesión en intentar que los salarios se vayan depreciando cada vez más. Parece ignorar que el gobierno ha afrontado la crisis a partir de una premisa clara de efectuar una devaluación de salarios que ha provocado que la participación de los salarios en la renta nacional se haya depreciado tres puntos, mientras que crecían en medio de la crisis la participación de las rentas empresariales. Sólo cabe decir que en 2016 los beneficios  empresariales subieron por encima del 20% mientras que los salarios bajaban un 0,1%. Este es el resultado de una política del Gobierno del PP que favorecer a la clase empresarial mientras deprecia salarios y pensiones.

Es evidente que la patronal española la CEOE carece de la más mínima sensibilidad social y su objetivo parece ser intentar aprovechar al máximo las posibilidades que les da una política laboral del PP especialmente tras su Reforma Laboral del 2012 que ha comportado la ruptura del equilibrio necesario en la negociación colectiva favoreciendo descaradamente la posición empresarial. Es un gobierno antisocial como demuestra en todas sus políticas económicas, laborales y sociales que sólo atiende a los intereses del gran capital económico especulativo identificado con el IBEX 35. Por su parte la CEOE ha demostrado que no es una patronal con voluntad de una política independiente sino subordinada a la de la derecha política y a la ideología de sus patrones.

¿Pero hemos de preguntarnos, esta política coincidente de gobierno y patronal es la que interesa en el momento actual a la economía del país?. Creemos que hay motivos para decir que no. La actual mejora económica de la que tanto se jacta el gobierno depende fundamentalmente de factores externos que benefician a nuestra economía en mayor medida que a otras economías importantes de la zona euro.

Pero para asentar el actual crecimiento económico sería preciso introducir factores que permitieran la mejora del consumo y la demanda interna. Para ello sería necesario lograr un incremento de los salarios y pensiones que permitan superar el escenario de devaluación interna, a la vez que plantear unos paradigmas de empleo basados en superar una creación de puestos de trabajo de carácter temporal o parcial. Sólo así será posible encarar un crecimiento de nuestra economía más robusto y permanente.

Pero la CEOE no parece interesada en un sistema económico estable y de futuro. Su objetivo parece dirigido a conseguir una maximización del beneficio a corto plazo aunque eso sea perjudicial a medio y largo plazo.

La patronal CEOE que dice hablar en nombre de los empresarios, es una patronal rapaz, parásita y de cortos vuelos, que prefiere aprovechar al máximo las oportunidades que les ha dado el gobierno de Rajoy.

Hasta se puede poner en duda que el interés y la política de la CEOE puedan representar el interés objetivo del conjunto de la clase empresarial. Es difícil de creer que el empresariado prefiera un crecimiento poco sólido y sin futuro, basado en bajos salarios, precariedad, baja productividad, falta de desarrollo de políticas de I+D+i, tanto tecnológicas como organizativas que parecen querer competir más con paradigmas de países emergentes que con la de los países desarrollados.

Pero para entender un poco la posición de la CEOE y el porqué de su política parasitaria deberíamos hacer un poco de historia. La CEOE se nutre en su fundación de los restos de las agrupaciones gremiales del sindicato vertical franquista. En todos sus años de historia jamás ha afrontado un proceso de renovación ni de democratización interna. Al contrario de los sindicatos, la CEOE no tiene procesos democráticos internos ni se enfrenta a procesos electorales externos. Nadie puede decir que nivel de representatividad  realmente tiene y ni tan sólo el cambio económico ha producido cambios profundos en su sistema organizativo. En la CEOE mandan las grandes empresas, sin aparecer excesivamente en sus órganos directivos y los funcionarios de la propia organización patronal, dado que hay pocos empresarios de verdad que se dediquen al devenir patronal.

Los dirigentes de la CEOE definen su propia existencia. Su fundador Ferrer Salat provenía de una familia de empresario, vinculados a la industria farmacéutica y con clara vocación política que no consiguió profundizar y que desvió hacia la creación de la una Organización Empresarial que fuera contraparte frente al sindicalismo confederal emergente en la transición, manteniendo desde una óptica liberal una relación pacífica con el gobierno de Felipe González en sus reformas económicas ayudando a darles un barniz liberal. A la muerte de Ferrer Salat le substituyó José Mª Cuevas que había sido durante todo el periodo del anterior presidente el Secretario General de la CEOE y la persona que realmente tenía el control de la organización. Cuevas era un típico producto del Sindicato Vertical y dirigió la CEOE desde 1984 hasta el 2007, es decir un periodo suficientemente amplio para marcar la organización. Asimismo Cuevas no solo mantuvo el carácter gremialista de la organización sino que incremento el poder de la cúpula de la organización. Así modifico los estatutos de forma que la elección de la sucesión a la Presidencia de la CEOE fuera competencia de los vice-presidentes y no de una Asamblea General, incrementando el poder de la burocracia gremial y de los propios funcionarios de la CEOE como él mismo.

Su sucesor por un breve período de tiempo fue Díaz Ferrán (de junio de 2007 hasta enero de 2010) cuando tuvo que dimitir debido a la quiebra fraudulenta de su empresa por la cual está en la actualidad encarcelado. De él es la frase célebre “Hay que trabajar más y cobrar menos”. Y puede ser paradigmático del pensamiento empresarial y del componente directivo de la CEOE. Su sucesor es el presidente actual Juan Rosell con fama de “supuesto reformador” que iba a cambiar la patronal, pero que no  ha renovado nada ni en la patronal catalana de la que fue presidente desde 1995 hasta 2011, ni en la CEOE donde ha priorizado su dependencia de las políticas del gobierno a fomentar la autonomía de agentes sociales.

Cabe decir que el anquilosamiento de la patronal se hace evidente cuando simplemente se dedica a repetir un mantra “neo-liberal” que se basa en la necesidad de contener los costes salariales en todos sus aspectos, sin que aparezca ninguna otra propuesta que afecte a problemáticas empresariales. Su defensa del modelo de competitividad es el tradicional y obsoleto.

A modo de ejemplos diremos que a) la CEOE no hace ninguna propuesta sobre la necesidad de la innovación tecnológica y organizativa de las empresas como si no fuera un tema de importancia capital; b) Tampoco las hace sobre la problemática energética a pesar de que en muchos sectores, especialmente los industriales, el coste de la energía llega a superar al de los costes salariales; y c) Es poco frecuente saber el pensamiento de la CEOE sobre la necesidad y urgencia del transporte ferroviario de mercaderías, pese a que es una necesidad para fomentar y dotar de mayor rapidez el transporte de las exportaciones como las importaciones.

En definitiva en este momento en nuestro país tenemos dos elementos retardatarios para su desarrollo, 1) un Gobierno antisocial que no asume las reformas realmente necesarias, una industria potente y sostenible y una potenciación de unos servicios públicos de atención a las personas; y 2) una patronal como la CEOE parasitaria del poder, incapaz de tener un discurso empresarial de futuro y ser capaz de actuar como un interlocutor válido para los sindicatos en base a una autonomía plena de las relaciones laborales y la negociación colectiva.

CEOE: Una Patronal parásita