jueves 19.09.2019

El FMI y los empresarios españoles contra los jóvenes

Por José Antonio Arias | Una vez más, y ya son incontables, el FMI carga contra la juventud española y sus salarios...

Por José Antonio Arias | Una vez más, y ya son incontables, el Fondo Monetario Internacional (FMI) carga contra la juventud española y sus salarios, mientras los empresarios españoles jalean al grito de “ya lo dijimos nosotros”.

Este es el panorama: más del 50% de paro juvenil, el salario mínimo en 645,30€ (prácticamente congelado desde el 2011) y unos derechos laborales casi inexistentes.

Con estos ingredientes la directora del FMI, Christine Lagarde, llega a la conclusión de que “hay que acabar con el desempleo juvenil”. Hasta ahí todos de acuerdo, pero su receta para solucionar el problema es veneno. Propone, como ya hicieran los empresarios españoles, crear un salario mínimo aún más bajo destinado a los menores de 35 años. Ni más ni menos.

Es decir, a la señora Lagarde le parece que las personas menores de 35 años tenemos que cobrar menos que el salario mínimo para poder optar a un trabajo. No merecemos los mismos derechos que el resto de trabajadores. Así de duro y así de simple.

En lugar reducir los horarios de los empleados que son explotados por las empresas y fomentar que se contrate más personal, en lugar de subir los salarios a los trabajadores de las empresas con millones de beneficios, en lugar de reducir los salarios de los altos directivos con nóminas de 6 y 7 cifras anuales… En lugar de todo eso, el FMI dice que hay que pagar menos a los jóvenes.

Y no es que 645€ sea un salario digno, que no lo es, es que están planteando que un joven con empleo sea menos que otro trabajador, que se discrimine por edad impunemente. Todo ello con la excusa de la crisis, repetida hasta la arcada, y como fondo constante que “legitima” a la derecha y los empresarios para atacar a los trabajadores y a todo el que se ponga por delante, mientras ellos continúan enriqueciéndose.


Por José Antonio Arias | Secretario de Empleo de JSE

El FMI y los empresarios españoles contra los jóvenes