lunes 26/7/21

El viejo y el mar latinoamericano

Uno de los documentales por prestancia de Oliver StoneAl Sur de la frontera, refleja con total simpleza la pugna eterna entre el capitalismo y el populismo, un nuevo mapa geopolítico en el océano mismo de Ernest Hemingway.

Hay una hipótesis que surca todo el continente, la existencia continua y duradera de una lucha sin cuartel entre este Goliat norteamericano y los nuevos David socialistas que emergen de las aguas de la revolución. El film parte de la ambigüedad social que se vive en la región y que sitúa a los países subdesarrollados bajo el yugo capitalista de los Estados Unidos y sus políticas económicas. La aparición de organismos internacionales financieros de salvataje como el Fondo Monetario Internacional y el Club de París no hizo más que ahondar esa brecha que escinde al individuo y que lo lleva a pararse de manos ante el avance de las sombras en la acumulación de deuda. “La pobreza es solo el reflejo de décadas de sumisión”, plantea el reconocido director, guionista, productor de cine y ex militar estadounidense, ganador de un Premio Óscar al Mejor guión adaptado por su trabajo en Expreso de Medianoche.

La aparición de figuras emblemáticas como Hugo Chávez en Venezuela, de Rafael Correa en Ecuador, de Fernando Lugo en Paraguay, de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, de Evo Morales en Bolivia, de Daniel Ortega en Nicaragua, del matrimonio Kirchner en la Argentina, Tabaré Vásquez en Uruguay y la continuidad en el poder luego de más de medio siglo de Fidel Castro y su hermano Raúl sufriendo el bloqueo comercial de Estados Unidos en la gran isla de Cuba. El colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas marcó un momento bisagra en el mapa mundial que detrás de una guerra fría encolumnaba la polarización social y económica del tener o no tener.

Según el documental, previo a la llegada de Evo Morales se vendieron los abastecimientos públicos de agua a la Empresa Bechtel, al unísono, el gobierno conservador de turno aprobó una ley en la que se dejaba constancia que estaba prohibido que los pobres subieran a los techos para recoger agua de lluvia ya que eso afectaría el monopolio del agua. Esto produjo un revuelo social que catapultó a la presidencia al sindicalista cocalero de ascendencia aymara, sexagésimo quinto presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

La revolución de esclavos había comenzado y los Estados Unidos de Norteamérica intentaban por todos los medios instaurar nuevamente regímenes de derecha para la implementación del Tratado de Libre Comercio. El audiovisual recuerda aquel 5 de noviembre de 2005 en la Cumbre de las Américas que se desarrolló en Mar del Plata, donde cuatro presidentes de los países del Mercosur más su par de Venezuela consiguieron frenar el intento de Estados Unidos de imponer el ALCA, derrotaron a Washington en uno de sus proyectos más ambiciosos para alinear a la región detrás de sus intereses.

Al sur de la frontera nos pone delante de una radiografía social de carencias y opulencias gubernamentales, de dicotomías presidenciales tras las figuras de George W. Bush y de Barack Obama. Dos herramientas disociadas del poder, con injerencias muy disímiles para con los países de la región. La importancia de la comercialización del petróleo y el acopio de Oriente Medio en el orden geopolítico mundial.  Las políticas implementadas por ambos presidentes norteamericanos fueron abordadas por el cineasta, su abordaje y su empatía para con el mandatario afroamericano contribuyó al desbloqueo comercial de Cuba y a reflejar las nuevas medidas en el orden internacional que cambiarían el rumbo de los gobiernos en Latinoamérica.

La obra literaria por excelencia del escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway nos pone tras este espejo algo longevo, pero nunca tan contemporáneo. El viejo y el Mar, una novela que trata sobre un pescador cubano, ya anciano, que se encuentra en una época en la que recuerda su vida pasada, con amargura ya que se encuentra falto de suerte y con las fuerzas muy reducidas para seguir con su labor. La captura de un enorme pez y la lucha que traba el viejo con el mismo, lo lleva a la deriva por unos cuantos días hasta que logra matarlo. En su afán de llevar el animal a tierra firme se topa con infinidad de problemas que lo ponen en jaque permanentemente, el mar representa el refugio de las personas y el pez es un paralelismo a la Revolución Cubana que provocó la caída del gobierno de Fulgencio Batista, y la llegada al poder del líder del Ejército guerrillero, Fidel Castro. En esta intención de lograr llegar a la costa, el viejo marinero se topa con los tiburones que intentan sosegadamente hacerse con el enorme pez vela, la analogía de estos depredadores que terminan devorando al pez y el sistema capitalista es por demás notorio. El Viejo y el Mar latinoamericano detrás del lente del gran Oliver Stone, un documental que seguirá sobrevolando la historia, una nueva leyenda de David y de Goliat Al sur de la frontera.

El viejo y el mar latinoamericano