sábado 18/9/21

Los bufones del rey, la coulrofobia en las antípodas del poder

oker

Luego de chicanas y fuertes cruces, el presidente de Estados Unidos y su contrincante demócrata se encontraron en Cleveland, Ohio, en el primero de tres debates presidenciales que habrá antes de la elección del 3 de noviembre. 

Con un Donald Trump exacerbadamente interrupcionista y con un Joe Biden negándose a responder preguntas muy directas del moderador Chris Wallace, con un vacío de contenidos y proyectos y fuegos cruzados con la clara intención de evadir el pobre contenido de sus plataformas electorales, este debate dejó más incertidumbres que horizontes limpios. La Casa Blanca, ese lugar tan deseado para el poder internacional y para aquellos que intentan llegar al sillón que supo ocupar Abraham Lincoln, aquel decimosexto presidente que elaboró las bases para la emancipación de todos los esclavos antes de su asesinato del 15 de abril de 1865, parece estar muy lejos para ambos. La nominación de Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo de Justicia, las políticas de contención sanitaria frente al avance del Covid-19, la economía, la escala de violencia del racismo en la gran mayoría de los estados y la transparencia en las elecciones fueron algunas de las temáticas abordadas, o para decirlo de una manera más real, los temas de intención de abordaje, pues en base a los casi 90 minutos de exposición de ambas figuras presidenciables nada ha quedado en claro, solo acusaciones de un lado y del otro. El magnate republicano y el “cachorro de Putin” demócrata, esbozaron un estudiado plan de evasivas y ataques mutuos desde el minuto cero, el moderador, quien se paró claramente del lado del vicepresidente, muchas veces se vio desbordado ante estas actitudes y se vio movilizado a levantar la voz para mantener un orden en medio del caos. La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Accesible, llamada Obamacare por los medios estadounidenses y reforma sanitaria de Obama por los hispanohablantes, fue uno de los temas más álgidos debido a su connotación sobre los inmigrantes que residen hoy día en los Estados Unidos.

bt

Ante las acusaciones de Trump y sus múltiples interrupciones, Biden respondió: "Es difícil hablar con este payaso, perdón, esta persona", dijo Biden durante el acalorado debate, momentos después de que el moderador le advirtiera a Trump que no interrumpiera. Justamente fueron tres los mandatarios que se mofaron del virus y que antepusieron la necesidad de un libre comercio para no caer en una recesión económica, Boris Johnson en Gran Bretaña, Jair Bolsonaro en Brasil y el mismísimo presidente norteamericano, justamente estos tres jefes de gobierno fueron de los primeros estadistas contagiados a nivel mundial. La Real Academia Española nos introduce en el concepto de coulrofobia, esa fobia o miedo irracional a los payasos y a los mimos que afecta especialmente a los niños, aunque puede aparecer en adolescentes y adultos. En los últimos años las fundaciones de payasos han significado una escapatoria a la tristeza provocada por la crisis nacional, pero especialistas explicaron que la figura del payaso también genera temor en muchas personas. Sombrero puntiagudo de distintos colores, mallas coloridas, además de chaleco de cuadros negros y rojos se han transfigurado en costosos sacos Gianni Versace y relojes Girard-Perregaux. Los que quisieron en la noche del martes 29 de septiembre asomarse a las ventanas de sus candidatos se encontraron ante un show con personajes burlescos, cada uno con una estética determinada en maquillaje, vestimenta y comportamiento dentro del espectáculo circense. Si hiciéramos una libre asociación podríamos inferir que luego del debate del 29 de septiembre en Estados Unidos fallece por la indignación en Argentina el 30 de septiembre el historietista argentino Quino, Mafalda no pudo entender lo que estaba viendo por la televisión. Fueron auténticos bufones del rey en una nueva novela de Stephen King sobre las antípodas del poder en pleno siglo XXI. La segunda función será el 15 de octubre en la Universidad de Utah en Salt Lake City, Miami, Florida, bajo la moderación del periodista del Washington Journal Steve Scully.

Los bufones del rey, la coulrofobia en las antípodas del poder