<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 07.10.2022

Tradiciones

En las fiestas de Coria, “los toros lidiados en el recinto de la ciudad amurallada serán abatidos de un disparo de escopeta a corta distancia”, como es tradicional...

1438773158_792287_1438854838_noticia_fotograma

En las fiestas populares de Coria (Cáceres), “los toros lidiados en el recinto de la ciudad amurallada serán abatidos de un disparo de escopeta a corta distancia”, como es tradicional y establece el reglamento de los festejos. “En Coria el toro va en nuestro ADN”,  afirma Almudena Domingo, teniente de alcalde. “El cazador tenía todos los permisos”, argumenta el alcalde. “Además, no es una acción nueva, lo hacemos así desde hace años”, apostilla.  La Intervención Central de Armas y Explosivos, dependiente de la Dirección General de la Guardia Civil, considera que “puede constituir una infracción grave” el método que se utilizó para acabar con la vida del toro: “tras hora y media de encierro, el toro Guapetón, en estado de agonía y agotamiento, fue abatido por un festero que le disparó con una escopeta”.

-Tira, que nos da la charla antifiestas…
-¡Joder, y con Fray Feijoo entre las manos!

“¡Qué quimeras, qué extravagancias no se conservan en los pueblos a la sombra del vano pero ostentoso título de tradición!”, escribió fray Benito Feijoo. Advertía de que es “ídolo del vulgo el error hereditario. Cualquiera que pretende derribarle, incurre, sobre el odio público, la nota de sacrílego”. Talmente como si aludiera a nuestras muy celebradas fiestas locales a pesar de que el calendario señale el año 15 del siglo XXI, porque nada más injurioso, con todos los agravantes, ni mayor afrenta, ni peor condena que tomarse a risa o espantarse por algunos festejos populares. Las fiestas del pueblo de al lado resultarán incomprensibles siempre, más sacralizadas que secularizadas, alejadas siempre de la razón. Con toro fusilado o con muñeco de madera piropeado, no es cosa de gente rústica o plebe supersticiosa, pues, generalizados los estudios, convengamos con Feijoo que, con frecuencia, “el estudio no añade algunos grados de perspicacia al entendimiento”.

Tradiciones