<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 27.09.2022

Condenada

El PP criticó la “actitud egoísta de Lidia Ruiz Salmón”, alcaldesa de Torrelavega, y su “escandalosa falta de respeto”...

El PP criticó la “actitud egoísta de Lidia Ruiz Salmón”, alcaldesa de Torrelavega, y su “escandalosa falta de respeto” por no asistir al acto “más antiguo y tradicional de las fiestas de la ciudad”: la misa y posterior procesión en honor a la Patrona con ofrenda del bastón de mando a la Virgen. El PP la considera “una persona incapaz de entender el significado de las fiestas patronales y de desempeñar como es debido el cargo de regidora municipal”.  La califica de “deshonra” para Torrelavega. Creen que “no es digna de ser alcaldesa”, pues “ha rechazado estar con los vecinos en un día tan importante, que es una conmemoración histórica del sentir colectivo, de lo que nos une, y de lo que ha significado el día de la Patrona para nuestros antepasados y para los torrelaveguenses de todas las generaciones”.
 
-¡Por un Estado laico…!
-¡Ya!
 
“La violencia religiosa tiene su origen en el universalismo de la igualdad entre los creyentes, que priva a los no creyentes o a los que tienen otras creencias, de aquello que se les promete a ellos: dignidad e igualdad”, escribe Ulrich Beck en Dios es peligroso. De los ocho días festivos de ámbito nacional, cuatro son religiosos y en un quinto (12 de octubre) se amalgama la idiosincrasia festiva de España: pasado imperial, fiesta nacional (acepciones patriótica y cornúpeta) y santoral católico en conmemoración de una Virgen, patrona de la Guardia Civil, fuerza de seguridad de un Estado constitucionalmente aconfesional. Sostiene Beck: “Los dioses monoteístas y sus verdades eternas establecen categorías merecedoras de condena” como “hereje”, “pagano”, “supersticioso”, “idólatra”. La alcaldesa de Torrelavega ha sido condenada por “egoísta”, “irrespetuosa” (en grado escandaloso), “indigna”, “incapaz”. Si Dios es peligroso, los segundos y terceros escalafones hasta llegar al concejal de tu pueblo son para echarse a temblar. 

Condenada