viernes 13.12.2019

¿Por qué sonríe Pedro Sánchez? ¿Acaso le salen las cuentas?

Viendo la sonrisa permanente que últimamente muestra Pedro Sánchez he tratado de averiguar a qué se debe.

Después de leer en este mismo medio el excelente artículo de Antonio Mora, "PSOE- Ciudadanos: la última bala", he tratado de no desechar su, en un principio absurda idea, y viendo  la sonrisa que últimamente muestra Pedro Sánchez he tratado de averiguar a qué se debe.

Seguro que él no lo va a explicar, pero algo más de información que el común de los mortales, e incluso que los periodistas y cronistas parlamentarios más avezados, debe tener para andar tan fuerte y relajado por la vida. Por de pronto ya ha pactado con Ciudadanos la Presidencia del Congreso, uno de los puestos más relevantes de nuestro país.

Para comprender algo sobre el tema me he hecho las siguientes preguntas.

¿Qué es lo que más quieren casi todos o todos los partidos menos uno que se sientan en el Congreso? ¿Qué les interesa más en el corto, medio y largo plazo a cada uno de esos partidos?.

La respuesta a la primera pregunta creo que está clara. Desalojar al PP y a Mariano Rajoy de la Moncloa. Las dos cosas. Casi siempre une más el odio, o por ser más suave el rechazo, que el amor o la cercanía.

La respuesta a la segunda pregunta necesita un análisis pormenorizado sobre todo de los votos de los partidos que no son ninguno de los “Tres del Bunker” como ha denominado en unas declaraciones, de las que ya se ha debido arrepentir, el líder de Podemos a PP, PSOE Y Ciudadanos. Con lo que recuerda a todos los rojos el significado de la palabra "Bunker” en la época final del franquismo no es precisamente una frase para hacer amigos en las sensibilidades de izquierda y por otra parte, a los más jóvenes lo del bunker no les sugiere nada.

Empezando por el PNV ya se ha publicado el acuerdo con el PSOE para tener presencia en la mesa del Senado y la buena disposición de los jetzales a pactar con el PSOE para desalojar al PP. Siempre hay que escuchar lo que dice Egibar. El 17 de Enero ya ha dicho que están dispuestos a hablar con el PSOE. No en vano los socialistas vascos apoyan los presupuestos de 2016 del gobierno vasco prácticamente sin negociación previa. (6 diputados).

Sobre ERC ya se han visto beneficiados de la generosidad socialista para conformar el grupo en el senado y además como ha dicho ya Oriol Junqueras, hombre fuerte de ese gobierno donde “sólo” hay 5 consejeros de ERC, “Eso de la independencia no es una cosa que se pueda conseguir sólo porque lo quiera el Gobierno de la Generalitat”. Primeros pasos para ir modulando el discurso. Lo que no se duda es que quieren apartar al PP de la Moncloa. (9 diputados).

Al igual que sus socios de gobierno de Democracia  y Libertad una vez que ya no está en primera línea Artur Más, se desvivirán por que Rajoy desaparezca y sea otro cadáver más en el camino de la independencia catalana.

Los esfuerzos de Iceta, desde el debate de investidura de Puigdemont, y antes, por tender la mano a los convergentes son ímprobos. Y como es un gran dirigente político, con más espolones que un gallo de pelea canario, seguro que los ablanda y convence que con ellos será mucho más fácil entenderse que no con el derechista de Albiol que les quiere meter a todos en la cárcel. (8 diputados). Pedro Sánchez ya ha ofrecido dialogo al "Lo más alto del Monte".

Coalición Canaria gobierna ya con el PSOE las Islas Afortunadas y no parece que ahora esté interesado en practicar su baile de la yenka tradicional cambiando de aliado cada dos por tres. (1 diputado).

Unidad Popular, donde está Izquierda Unida y la Chunta Aragonesista, si se garantiza grupo parlamentario, tiene alguna posibilidad de seguir existiendo. Alternativas tiene bastantes, incluso contando con los militantes diputados de Izquierda Unida que están en las Mareas o en En comú Podem. La posición de Podemos impidiendo que tengan grupo propio en Aragón les ha enfrentado todavía más con los de Pablo Iglesias. También han manifestado que prefieren que gobierne Pedro Sánchez y serían los menos interesados en este momento para repetir unas elecciones. Directamente sus votos se irían a otras candidaturas. (2 diputados).

En Marea tiene elecciones autonómicas gallegas en el Otoño. Aspira a ser primera fuerza de la izquierda y sabe que necesitará el apoyo del PSOE para gobernar.

Una actitud positiva hacia Pedro Sánchez le allanaría mucho el camino para poder gobernar en su tierra. Además, y por mucho que digan no están interesados en el derecho a decidir, ni en la autodeterminación ni nada de eso. Saben que perderían por goleada y sería su suicidio político.

A pesar de que Pablo Iglesias se ha apresurado a manifestar en la rueda de prensa celebrada el pasado 12 de enero, que irá con ellos en las próximas elecciones para evitar su autonomía en la actual negociación, todo apunta a que son de los más interesados en apartar al PP de la Moncloa y apoyar al PSOE.

Compromis gobierna con el PSOE en el País Valencia. Nada más natural que apoyar un gobierno del PSOE en Madrid. Así ya lo ha manifestado y sus 4 diputados no tendrían excesiva dificultad en marcar identidad frente a los 4 de Podemos elegidos en esas circunscripciones.

Y sobre En Comú-Podem conviene recordar que sólo 2 de los 12 diputados electos son de Podemos. Ada Colau depende de los votos del PSC para seguir siendo alcaldesa de Barcelona. Como bien ha dicho el PSOE, un acuerdo con Ada Colau, facilitaría mucho una actitud “positiva. Los dos diputados de EuiA se sienten muy vinculados a lo que haga Izquierda Unida y los 3 de ICV es de esperar sigan la tradición histórica apoyando al PSOE frente al PP. Lo contrario les haría desaparecer igualmente.

Los dos diputados de Bildu no creo que voten a ningún candidato y lo mas normal es que voten contra cualquiera que se presente...,aunque si se les ofrece algún avance en política penitenciaria y acercamiento de presos igual hasta escuchan. Últimamente están muy pragmáticos.

Si PSOE y Ciudadanos son capaces de acordar una propuesta “sensata” sin demasiadas aristas, sobre la base del respeto a la Constitución, a la ley vigente y a los procedimientos establecidos y algunas medidas de regeneración democrática, lucha contra el desempleo y justicia social, a sus 130 votos (más que los 123 del PP), podrían sumar bastantes diputados y la abstención de un número importante.

Además cumpliría una de las premisas que ha puesto Albert Rivera para apoyar un gobierno socialista. Pedro Sánchez no pactaría con Podemos para alcanzar la Moncloa.

Para bloquear esa opción haría falta que votaran en contra de la investiduara tanto el Partido Popular como Podemos.

Es posible que Podemos resista la presión de sus propios votantes de votar esa investidura en primera opción, incluso en segunda.

Pero en Tercera cuando las nuevas elecciones estuvieran encima de la mesa tengo la certeza de que no podrían hacerlo. La ambición de quedar como única fuerza de oposición por la izquierda sería muy tentadora y probablemente calmara las ansias de gobernar en estas primeras elecciones generales que se presentan. Y además los diputados electos presionarán lo indecible para evitar nuevas elecciones donde su escaño podría estar en peligro, tanto porque no les propongan en unas nuevas primarias como por el temor a un resultado adverso, al ser los culpables de no haber posibilitado un gobierno de cambio.

Una vez que se han pisado las alfombras del Congreso y de haber invitado a las familias en pleno el día de la Constitución del Congreso, es muy fuerte decirles que igual no vas a estar allí cuatro años sino sólo unos meses.

Este escenario  de un acuerdo PSOE-Ciudadanos es más probable que un gobierno PSOE- Podemos, donde Pablo Iglesias fuera Vicepresidente Primero, Monedero ministro de Asuntos Exteriores y Errejón o Bescansa de Interior o Defensa. Lo dejo a su imaginación.

Juncker y Bruselas, ya están apretando y recordándonos que no es buena la inestabilidad.

¿Por qué sonríe Pedro Sánchez? ¿Acaso le salen las cuentas?