lunes 23.09.2019

A Podemos le interesa Sánchez de Presidente

Si se hubiese presentado un acuerdo entre PSOE, Podemos, IU y Compromis, lo hubiese apoyado con los ojos cerrados,…sin leerlo.

No he leído el acuerdo del PSOE con Ciudadanos…ni tengo ninguna intención de estudiarlo, compararlo con lo que cada socio proponía en su programa o en qué ha cedido uno u otro.

Si se hubiese presentado un acuerdo entre PSOE, Podemos, IU y Compromis, lo hubiese apoyado con los ojos cerrados…, sin leerlo.

Porque no nos engañemos ni hagamos trampas en el solitario. De lo que se trata es de sumar diputados para desalojar al Partido Popular que se lo ha ganado a pulso en estos cuatro años de recortes, mentiras y corrupción.

PSOE y Ciudadanos han hecho un esfuerzo por ponerse de acuerdo, aún a costa de que la derecha ponga a caldo a Ciudadanos y la izquierda, y el fuego interior en el PSOE, dispare no con bala, sino con cañonazos contra quienes están intentando gobernar.La defensa numantina de unos organismos que tenían que haber desaparecido hace muchos años en la España de las autonomías, como son las Diputaciones, es un ejemplo de ello.

Sí he leído las 8 razones que da Podemos para no seguir negociando con el PSOE y los 8 argumentos que este ha explicado. Todos los puntos son valorables, discutibles y por supuesto mejorables en una mesa de negociación.

No voy a criticar la estrategia de negociación de ninguno de los grupos que creo se deben poner de acuerdo, aunque sea sobre una base de mínimos, para desalojar al Partido Popular. Se trata de buscar soluciones no de poner a parir lo que hacen los demás.

En esa línea quiero argumentar porqué Podemos tiene mucho que ganar con un voto a favor de Pedro Sánchez en la investidura, en segunda votación, una vez haya explicitado todos sus desacuerdos en la primera.

Con un voto a favor y un gobierno del PSOE en solitario, o bien un gobierno de coalición PSOE y Ciudadanos, todo el espacio de la izquierda social le queda expedito a Podemos para poder con sus propuestas e iniciativas parlamentarias cuestionar todas aquellas medidas que no comparta y negociar una por una cualquier alternativa que proponga el PSOE en el gobierno, demostrando su utilidad y consolidando su respetable posición, que le ha venido dada por los 5 millones de votos.

Como ya ha quedado demostrado Podemos no va a gobernar como consecuencia de estas elecciones. Por tanto la tarea primordial en este momento es consolidar lo ganado, no desperdiciarlo, ni tirarlo por la borda.

La no investidura de Pedro Sánchez, o incluso su derrota interna, abre dos escenarios muy negativos para Podemos.

En primer lugar una posible propuesta de Mariano Rajoy como candidato, que contaría con el apoyo de Ciudadanos. La presión hacia el PSOE sería tremenda para que dejara gobernar al PP y quizás se vieran cumplidas las profecías manifestadas por Podemos de un gobierno de Coalición a tres, que amplios sectores del PSOE estarían encantados de apoyar. Esta solución sería nefasta para España y creo que supondría un flaco favor a "las clases populares" que apela Podemos.

El segundo escenario son unas nuevas elecciones con todas sus interrogantes abiertas: candidaturas, renovar alianzas en Galicia, Valencia, Catalunya, una campaña incierta, etc. etc. y después probablemente un escenario parlamentario no muy distinto al que hay ahora.

En cinco o seis meses y sin que haya habido grandes cambios, el voto de forma natural tenderá a repetirse, probablemente con más abstención en los votantes de izquierdas que entre los de derechas.

Por ello y aplicando un criterio básico de prudencia política considero que a Podemos le interesa más un gobierno débil del PSOE que no el resto de los escenarios posibles.

No considero el voto de abstención de Podemos porque realmente lo único que conseguiría es lavarse las manos de una derrota de la investidura de Pedro Sánchez.

Los votos en contra de los independentistas catalanes (Democracia y libertad, Esquerra Republicana y la candidatura catalana de Podemos), junto con los votos del Partido Popular ganarían a la suma de PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria.

Algunos biempensantes recomiendan la abstención porque así Podemos no votaría lo mismo que el Partido Popular, pero sinceramente creo que eso en la España actual no tiene ninguna trascendencia posterior en las urnas. El electorado cada vez es más inmune a esos argumentos.

A Podemos le interesa Sánchez de Presidente