#TEMP
martes. 16.08.2022

Ucrania: El dudoso color del movimiento Maidán

Al movimiento de protesta contra el sistema de poder pro-ruso en 2004 se le bautizó como ‘Revolución naranja’

Al movimiento de protesta contra el sistema de poder pro-ruso en 2004 se le bautizó como ‘Revolución naranja’ por el color que adoptaron sus protagonistas. El brusco cambio político de los últimos días carece de identidad cromática. Su color político, en todo caso, es dudoso. Como hace diez años, los intereses y motivaciones que lo han impulsado son diversos y más complicados de lo que ha percibido la mayoría de la opinión pública occidental. 

El presidente depuesto, Yanukóvich, asegura que se ha producido un golpe de Estado. Puede discutirse la rotundidad de la afirmación, pero no es del todo descabellada. Después de todo, en los tiempos recientes, los golpes de Estado no adoptan la forma brutal de las clásicas intervenciones militares. Tienen un estilo diferente: son más ‘amables’.

El sistema político de Yanukóvich era detestable y las protestas de la ciudadanía merecían apoyo y comprensión exterior. Pero resultaría interesado o equivocado reducir el análisis a esta consideración. Algunas de las fuerzas opositoras que han impulsado, se han aprovechado o han manipulado las protestas no contaban con un respaldo popular mayor que el del presidente derrocado, según sondeos solventes publicados el pasado mes de enero.

Ciertamente, hubo violencia inaceptable de las fuerzas del orden, pero en gran parte fueron una respuesta (desde luego, brutal, desmedida) a provocaciones de sectores muy activos de la protesta. Algunas actuaciones de los manifestantes o de quienes controlaran sus actos hubieran provocado una respuesta contundente si se hubieran producido en la mayoría de los países europeos occidentales o en Estados Unidos.

El vuelco de ciertas instituciones del ‘régimen’ (Partido de las regiones, fuerzas del Orden, Ejército) no responde al arrepentimiento o conversión a la causa ‘democrática’, sino al instinto de salvar la cabeza, física o políticamente. Lo ocurrido en Kiev estos días recuerda a lo que pasó en las filas del SED, el Partido Comunista de la RDA, cuando triunfó la revolución en octubre de 1989. Muchos altos cargos intentaron salvarse de la quema y atribuyeron todas las culpas a aquéllos que optaron por mantenerse en sus trece hasta el final o no pudieron apearse a tiempo. Algo parecido sucedió en Rumanía, donde muchos colaboradores de Ceaucescu se cambiaron oportunamente de bando para preservar su cuello.

El derrumbamiento del régimen se explica en gran medida por la retirada de apoyo de los oligarcas que tenían un pacto de conveniencia con Yanukóvich. Desde el comienzo de la revuelta, los potentados le advirtieron que, si no era capaz de controlar la situación y evitar la sangre, no podían seguir comprometidos con él y buscarían opciones menos arriesgadas.

Más determinante aún habría sido la actitud de Rusia. No es descabellado suponer que Putin haya dejado caer a Yanukóvich, porque consideraba que constituía ya un pasivo político perjudicial para los intereses rusos. El dirigente derrocado no era la única carta con la que podía jugar el Kremlin. La propia Iulia Timoshenko, tan aclamada en Maidán y tan protegida en las capitales europeas, está tan cerca de Moscú como de Berlín, y no es abusivo pronosticar que, si llegara a ejercer de nuevo el poder, directa o indirectamente, en sus decisiones sería sensible al mejor postor.

Pero, más que el dudoso instrumento personal, Putin dispone de una baza mejor y más útil desde el punto de vista propagandístico: el malestar de las mayorías ‘filorusas’ de la mitad oriental del país, que ven con rechazo y preocupación creciente lo sucedido. Ya se están produciendo allí movilizaciones de la ciudadanía, en oposición a los nuevos gobernantes en Kiev. Las fuerzas militares rusas en la frontera con Ucrania han sido puestas en estado de alerta. Un mensaje de indudable peso. El riesgo de división del país es serio y muy inquietante, y eso lo reconocen cancillerías y medios occidentales.

Se ha restituido la Constitución parlamentarista de 2005 y se han fijado elecciones para dentro de tres meses, pero mientras tanto la nueva mayoría va a adoptar medidas que casi medio país no va a aceptar. ¿Qué respuesta darán las cancillerías occidentales a las protestas de las regiones rusófonas? ¿Brindarán ‘nuestros medios’ el mismo interés que el disfrutado por el movimiento Maidán? Son dudas que se despejarán en las próximas semanas.

EL DOBLE FILO DE LAS PROTESTAS CALLEJERAS

Ucrania no es el único caso de brusca alteración del rumbo político bajo el camuflaje de protestas más o menos populares o espontáneas. Hay otros ejemplos muy recientes.

En Egipto hubo un golpe de Estado en julio pasado, como algunos dijimos desde un principio, frente a la opinión confusa de numerosos comentaristas en medios occidentales y árabes, que pretendían presentar el derrocamiento del Presidente Morsi como el resultado de una movilización popular frente a una deriva fundamentalista en el país. Se ha confirmado luego que los militares, con el general Al Sisi a la cabeza, fueron los cerebros de la operación, en alianza de intereses con los aparatos judicial y policial y otros sectores privilegiados en las últimas décadas. El objetivo de alterar la legalidad no era tanto ampliar la democracia y proteger los derechos y las libertades, sino asestar un golpe pretendidamente mortal al rival más directo en la lucha cruda por el poder, la Hermandad Musulmana. Los jóvenes y mujeres liberales que, legítimamente, estaban asustados por el riesgo de un sesgo religioso conservador en el país, no quisieron o no supieron entender que difícilmente podían los militares ser garantes de sus derechos y libertades. Meses después, muchos sectores liberales están arrepentidos de haber dado cobertura política y moral al golpe del 3 de julio.

En Venezuela, las protestas estudiantiles callejeras pueden tener motivaciones sólidas y dignas de comprensión, pero no es menos cierto que un sector de la oposición, la más derechista y revanchista, está utilizando el malestar para provocar un cambio violento del gobierno chavista, al que han sido incapaces de vencer en las urnas. Es legítimo preguntarse si cancillerías y medios occidentales han sido mucho más activos en Venezuela que en su día lo fueron en Honduras, tras el golpe que desalojó al Presidente Zelaya; o si no se han mostrado más constantes en Egipto que en Bahrein, donde las protestas contra el absolutismo monárquico han sido reprimidas a sangre y fuego.

Es esencial reflexionar sobre el peligro de manipulación de las protestas callejeras. Las proyecciones mediáticas, incluso con la mejor intención, pueden distorsionar o simplificar la realidad. La eficacia de determinadas protestas (buena comunicación, empleo masivo de redes sociales) puede provocar una simpatía comprensible, pero también resultar peligrosamente engañosas y contribuir a crear percepciones equivocadas sobre las sociedades en conflicto.

Ucrania: El dudoso color del movimiento Maidán