#TEMP
lunes. 15.08.2022

¡Vaya desgracia: Rajoy otra vez!

Ya tenemos Presidente. Ayer, con los votos del PP y Ciudadanos y la abstención de una parte del Psoe, Mariano Rajoy fue investido nuevamente Presidente del Gobierno de España. Y ello después de casi un año. Meritos propios casi ninguno, todo lo contrario.

¡El 65%, -15 millones de españoles- le dijimos que no el pasado 26J y más aun el 20D. ¿Porque le dijimos tantos que no?.  Evidente. Porque no estábamos de acuerdo ni con sus formas de hacer política: imposición tras imposición, rodillo tras rodillo, ni con el contenido de las mismas y mucho menos con la corrupción.

Este Presidente es el que en estos cuatro años: ha vaciado la caja de las pensiones, llevándose cerca de 60.000 millones de euros, y dejándonos caer que en 2017 los pensionistas no podrán cobrar la paga extraordinaria, amén de cargarse el Pacto de Toledo; este Presidente ha sido el que con su reforma laboral, ha posibilitado el que más de 1.500.000 de trabajadores fijos hayan perdido su empleo de calidad, y el que ahora encuentran ellos o sus hijos es temporal, a tiempo parcial y mal pagado; es el Presidente que no ha dado otra salida a los jóvenes que lanzarlos a trabajar al extranjero, porque aquí no se le ofrecía futuro; este Presidente ha sido el que ha denigrado la función pública y a todos sus empleados; el que ha reducido las prestaciones por desempleo; el que aprobó la LOMCE y ha deteriorado gravemente la calidad de la enseñanza pública –por cierto este jueves ha sido contestada fuertemente por los estudiantes dando lugar a una cierta paralización de la misma-; el que  ha intentado desmantelar la sanidad pública en las comunidades donde su partido ha gobernado y ello para privatizarla; el que ha incrementado fuertemente la desigualdad social –hoy el 28.5 por ciento de los ciudadanos viven en el umbral de la pobreza y la exclusión social-, haciendo más ricos a los ya ricos; es el que impuso unas tasas judiciales, que el propio Tribunal Constitucional anuló; el que ha criminalizado la protesta social, aprobando la llamada Ley de Seguridad Ciudadana. Y un largo etcétera. Y todo ello hecho a golpe de Decreto Ley, ignorando al Parlamento, a las organizaciones sociales y sindicales, desprestigiando la política y las Instituciones democráticas.

Y ello sin olvidar la corrupción institucionalizada y generalizada en su partido, de la que se ha beneficiado tanto el propio PP, como una buena parte de sus máximos dirigentes ¿de dónde si no salía el dinero para pagar fraudulentamente sus campañas electorales, o los sobres mensuales que recibían una parte de sus máximos dirigentes?. ¡De dinero OBTENIDO legalmente desde luego que NO!

Además Rajoy es uno de los que mayor responsabilidad tiene en la ruptura social y política que hoy vive Cataluña. Es el que más independentistas ha hecho.

No es este el Presidente ni el Gobierno que dijimos los españoles que queríamos en las dos votaciones realizadas.

Si hoy lo es, no lo es por meritos propios, ni porque lo hayamos votado los españoles, sino por demerito de todos los demás: de Ciudadanos por haberse prestado, en contra de lo que afirmó en las dos campañas electores, a darle directamente su apoyo, al tiempo que utilizaba el veto a otros partidos para justificar el situarse en la orilla de Rajoy, del PP y de sus políticas; del PSOE, por sus divisiones internas, errores y acuerdos contradictorios, que ataron de pies y manos a su Secretario General hasta obligarle a dimitir, dejando tan solo dos salidas, a cada cual peor y la peor de todas la adoptada; y PODEMOS, que con su chulesca, irracional y partidaria posición impidió el Gobierno del cambio en marzo, provocando nuevas elecciones, que con su reiterados vetos, intransigencias y actuaciones teatrales, lo ha vuelto a impedir; y los nacionalistas anteponiendo a cualquier otra cosa lo que sabían era imposible de conseguir: el Referéndum.

En definitiva que tenemos Rajoy y PP para otra buena temporada, y con ello las políticas de recortes que ya ha practicado en estos cuatro años de mandato y que Europa sigue exigiendo.

Suerte y al toro, Don Mariano, que las cornás ya nos las pegaran a los de siempre.


PD. No creo que la salida de la Gestora del PSOE sea la de expulsar a quienes por coherencia y compromiso han votado en contra de Rajoy. Esta Gestora llegó al poder en el PSOE de forma poco limpia y mucho menos clara, por lo que su autoridad es mínima para imponer una abstención en un tema tan trascendental como éste. El respeto a la decisión libre de cada diputado, sería lo serio y coherente. Ya veremos.

Pedro Sánchez ha renunciado a su acta de diputado antes de acatar la decisión de abstenerse, decisión que le honra, además de ser coherente con lo que prometió, defendió y coincidente con el pensamiento de la mayoría de los militantes y votantes del PSOE. VALE.

¡Vaya desgracia: Rajoy otra vez!