#TEMP
lunes. 08.08.2022

Escandaloso Sra. Aguirre

Doña Esperanza Aguirre, la que es auténticamente peligrosa para la libertad y la democracia es usted.

Esperanza Aguirre, la lideresa de PP de Madrid y de la extrema derecha, la que pretende, por designación dedal de Rajoy, que los madrileños y madrileñas la voten el día 24 para ser Alcaldesa de la Capital de España, se enfada mucho no, sino muchísimo, al ver en el día de hoy que los medios de comunicación hacen publica su declaración de la renta de 2013. Tanto se enfada que se va derechita, con su caravana electoral para publicitarlo, a la Fiscalía a denunciar no que la información sea falsa, sino la posible filtración de tal hecho. 

Es evidente que la razón real del enfado, de su indignación, tiene su lógica al comprobar que todos los ciudadanos de este país, empezando por los de Madrid, nos enteramos que ha declarado a Hacienda unos ingresos brutos en 2013 la cantidad de 370.000 Euros, es decir mas de 1.000 Euros diarios. Todos recordamos aquello que dijo de que "con su sueldo casi no llega a final de mes". Si con esa cantidad no llega, imaginemos cómo llegaran esos más de 4.000.000 me parados, de los que la mitad cobran los 460 Euros, o los 2.500.000 que no cobran nada, o las 1.700.000 familias en las que no trabaja ni un solo miembro de la unidad familiar. !Que poca vergüenza!

Sra. Aguirre, la inmensa mayoría de los ciudadanos, incluido yo mismo, no nos enfadamos por la filtración, sino al comprobar la vergonzosa y escandalosa cantidad que Vd. ingresa al año, por hacer no sabemos el qué -vamos que eso de "cazar talentos" no se lo cree uno ni borracho-. Me parece indignante que una empresa, por muy privada que sea, pague ese sueldo, cuando los salarios medios del país no llegan a 22.000 Euros anuales, y casi la mitad esta hoy por debajo de los 1.000 Euros mensuales. 

Ahora entendemos muchos su permanente y casi enfermiza obsesión de bajar los impuestos. Tal rebaja a quien realmente beneficia es Vd. y a gentes como Vd., ya que al parado, al asalariado normal, al autónomo, al empleado publico, etc. poco, por no decir nada o casi nada beneficia. O esa otra obsesión, la de privatizar los servicios públicos rentables, como la sanidad o la enseñanza, o los servicios sociales para que sus amigos se hagan negocio con ellos. 

Doña Esperanza, la que es auténticamente peligrosa para la libertad y la democracia es Vd. Todos recordamos como llegó al poder: corrompiendo, comprando votos, y que durante sus mandatos la corrupción en Madrid ha estado campando a sus anchas, y de la que Vd., visto lo visto, no es posible que estuviera ni ajena, ni mucho menos lejos. 

Espero que los madrileños y las madrileñas le den definitivamente la espalda por que es indigna de representar ni nada ni a nadie y voten a otras personas y opciones políticas.

Escandaloso Sra. Aguirre