sábado 19/9/20

Para algunos, cuanto peor, mejor

No hay forma con las derechas de este país, españolista o independentista. Todo, absolutamente todo les parece fatal. Si se tira por aquí malo, si es por el otro peor. Solo buscan lo que buscan, crear un ambiente de confrontación, división y odio en la sociedad española.

Y no se puede caer en su trampa. La sociedad española que esta sufriendo y mucho, que esta perdiendo a muchos de sus seres queridos, a sus padres, a sus hermanos, a sus amigos no necesita a tanto agorero, a tanto bronquista, ni a tanto dirigente a posteriori, ni especialmente a tanto sabelotodo, aprendiz de epidemiológico, ni anunciador de catástrofes. Necesitamos lo contrario, gentes positivas y propositivas.

No les interesa para nada que se empiece a controlar la pandemia, ni que la curva caída, sino que esto siga, porque es lo que les viene bien a sus intereses electorales

Hoy cuando llevamos mas de seis semanas confinados, y cuando sabemos que la curva se esta venciendo, y que se empieza a ver un poco de luz en este túnel, y comienzan a darse los primeros pasos de lo que se ha llamado la desescalada, esta derecha tramontana y montaraz, sigue a lo suyo, sigue con el intento de dividir, confrontar y crear un ambiente irrespirable en la sociedad española. Y cuando digo la derecha, meto a todas, a la derecha del PP de Casado, Alvarez de Toledo, o Ayuso -Aznar en definitiva- a la ultraderecha de VOX y Abascal, a la burguesía independentista catalana del fugado Puigdemont y su monaguillo Torra. Todos ellos tienen el mismo objetivo, de "cuanto peor mejor para ellos". Si no, no se entiende su actitud. No les interesa para nada que se empiece a controlar la pandemia, ni que la curva caída, sino que esto siga, porque es lo que les viene bien a sus intereses electorales.

Este país, al igual que hoy la mayoría de los países del mundo, lo que necesitan son dirigentes políticos de talla, que se pongan a arrimar el hombro, a pensar en los demás, en posibilitar las medidas necesarias para salir cuanto antes de este pozo y en las mejores condiciones, tanto sanitarias, como económicas y sociales el conjunto de la sociedad. 

Y para ello se necesita, primero dejar de pensar en intereses propios y de utilizar a los muertos, segundo tener voluntad de ponerse de verdad a trabajar, de hacer propuestas serias y viables, e intentar buscar todos aquellos puntos de coincidencia que nos permita afrontar el futuro con ilusión y esperanza, partiendo de la base de que nada va ser igual en mucho tiempo, ni las relaciones familiares, ni laborales, ni comerciales, ni de ocio y por tanto el modelo de sociedad.

Para algunos, cuanto peor, mejor