martes 17.09.2019

Pérez Tapias, una esperanza para el PSOE

La etapa que atraviesa el PSOE se presenta como la última oportunidad de recuperar la “hegemonía” política en la izquierda...

Inmersos en el anuncio de la abdicación del Rey Juan Carlos I y las consecuencias políticas desatadas: mantenimiento del  actual “estatus quo” constitucional o una consulta democrática  vinculante sobre Monarquía o República, el PSOE ha convocado un Congreso Extraordinario para los días 26 y 27 de julio, para elegir nueva Secretaría General pueda reconducir al PSOE hacia un renovado protagonismo político, perdido desde noviembre de 2011 y agravado con los resultados de la Elecciones al Parlamento Europeo del pasado 25 de marzo.

Sin duda, estamos en una encrucijada histórica para España. En efecto, de cómo se resuelvan ambos procesos en esta etapa, tanto el modelo constitucional como el debate interno de ideas y personas al interior del PSOE, dependerán importantes consecuencias para nuestro futuro como ciudadanos, por el decisivo papel que la actual Constitución Española y el protagonismo político del PSOE han tenido en nuestros últimos 35 años. Se habla de “nuevos tiempos”, “segunda transición”… necesaria, ante los importantes problemas que tenemos en la “agenda politica”: crisis de identidad de la UE; modelo socioeconómico ineficiente e injusto para la mayoría de los ciudadanos; sistema político “agotado”; desafío del “soberanismo”… Todo ello, en medio de la desconfianza ciudadana en nuestras instituciones y de una creciente contestación social y recomposición del “mapa político” que ha venido gobernando nuestro país.

Dejando aparte si España necesita un “nuevo proceso constituyente”, nos centraremos en el actual proceso que se vive en el PSOE y las posiciones para remontar tanto su credibilidad como el necesario “liderazgo político y social”, antes los retos a que nos enfrentamos.

Ya se han analizado profusamente los resultados de las Elecciones al PE del 25 de marzo que pueden resumirse en una alta abstención, final del “bipartidismo”, con un rotundo rechazo de las negativas políticas de austeridad (neoliberales) desarrolladas en España y en la UE, con gobiernos socialistas y conservadores, hundimiento del PSOE y ascenso de fuerzas de izquierda: IU, PODEMOS, BILDU…

Así las cosas, sería necio que los socialistas no contemplaran en su “orden del día” estos temas en el próximo Congreso Extraordinario. Parece ser que, desde el “aparato” del PSOE (CEF, “barones”…) se pretendiera focalizar o limitar el citado cónclave en las personas. Por el contrario, el resultado está siendo otro: las diversas posiciones que han emergido en el proceso previo a la convocatoria de Congreso Extraordinario han modificado, en parte, aquellas intenciones con la petición de “un afiliado un voto”, debate sobre las causas de nuestra derrota y como rectificar, convocar Primarias abiertas a candidatos a la Presidencia de Gobierno, CC.AA y Municipios…

En este contexto, la corriente de opinión Izquierda Socialista (IS-PSOE), decidió en su Coordinadora Federal del 31 de mayo, presentar candidato propio a la Secretaria General del PSOE a José Antonio Pérez Tapias, exdiputado socialista en la última legislatura de Rodriguez Zapatero y actual Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada. Pérez Tapias no votó la modificación del artículo 135 de la CE y su primera declaración ha sido:

“Mi candidatura tiene el objetivo claro de reubicar al PSOE a la izquierda para profundizar en la democracia, dar un tratamiento diferente al abordaje de la crisis, del crecimiento de las desigualdades y al problema institucional, sobre todo en el ámbito territorial que tiene el Estado”.

¿Parece utópico que un candidato con estos planteamientos a la Secretaría General del PSOE, tuviera “algún recorrido” en este proceso?. No tanto. Pérez Tapias recoge las inquietudes, propuestas y alternativas que la corriente de opinión de Izquierda Socialista viene trabajando políticamente desde su constitución, a partir del 28 Congreso del PSOE (1979) cuando Felipe González planteó abandonar el marxismo. Con el compromiso de Luis Gómez Llorente, Antonio García Santesmases, Manuel de la Rocha, Vicent Garcés y Juan Antonio Barrio, entre otros militantes de base, Izquierda Socialista se posicionó claramente contra la OTAN (1986), a favor de los sindicatos UGT y CCOO en la convocatoria de Huelga General del 14-D (1988), contra la reciente reforma del artículo 135 de la CE (agosto de 2011) o, estos días,  solicitando un Referéndum entre Monarquía y República.  

En todos los Congresos del PSOE, hasta la reciente Conferencia Política, Izquierda Socialista  ha apostado por el abandono de las políticas neoliberales, el desarrollo de una fiscalidad progresiva y un Estado de Bienestar homologable con otros países de la UE,  la Banca Pública, la derogación de la recientes reformas laborales, la República como modelo de Estado, la laicidad y la denuncia de los Tratados con la Santa Sede, la democracia interna (corrientes de opinión, primarias…), la honestidad en la vida política, Estado Federal, entre otras muchas alternativas que, sin duda, estos días tendrá ocasión Pérez Tapias de “poner sobre la mesa” .

Valoramos este paso como “histórico” en el PSOE, ya que, hasta este momento Izquierda Socialista no había presentado candidato propio a la Secretaria General en ningún Congreso. Se pretende no sólo hablar de personas, sino de “personas con ideas y un modelo de Partido” que respalde un Proyecto de Gobierno, no sólo de alternancia, sino de “transformación social”, democrático, que tenga en cuenta en primer lugar a las personas  y territorios más desfavorecidas. En nuestro caso, y ahora, en convergencia con otras fuerzas de izquierda en España y en la UE.

Es previsible que Pérez Tapias e IS.-PSOE no lo tengan fácil. El primer reto será conseguir más de 10.000 avales que apoyen su candidatura en toda España entre los militantes socialistas, hasta el 27 de junio y, posteriormente, en la votación a Secretario o Secretaria General del PSOE el próximo 13 de julio, entre los más de 200.000 afiliados al PSOE. Con todo, la fuerza, coherencia, pertinencia de las ideas y propuestas de Izquierda Socialista, así como la honestidad, responsabilidad e idoneidad de Pérez Tapias, seguro que serán una “ventana de esperanza” para muchos socialistas.

Es tiempo de discutir serenamente, sin imposiciones. La actual etapa que atraviesa el PSOE (¿la más difícil de su historia reciente?) se presenta como la última oportunidad de recuperar  la “hegemonía” política del PSOE en la izquierda, así como para contribuir a superar positiva y democráticamente el  delicado momento económico, político y social por el que atraviesa nuestro país.

Pérez Tapias, una esperanza para el PSOE