domingo 20.10.2019

El show continuista de Trump a costa de la OTAN

Donald Trump y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (Foto: Flickr OTAN)
Donald Trump y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (Foto: Flickr OTAN)

De los tres pactos militares que deberían diseñar los objetivos comunes de la Unión Europea, en dos de ellos participa un socio saliente. La Europa Occidental no mantiene ya ni las apariencias

El mandatario norteamericano finalizó la gira por Europa cómo marcaba el guión: estrechando su mano con la de Vladímir Putin. Resulta de sobra conocida la admiración y respeto del 45 presidente de los EEUU hacia el ruso. Tan sabida como la preferencia de Donald Trump por los encuentros bilaterales. 

Los pasados 11 y 12 de julio el mandatario estadounidense se mofó durante la cumbre de la OTAN de la Europa occidental con una actuación propia de The Aprentice. Al multimillonario le faltó poco para mandar a todos sus socios a tomar el ascensor que expulsaba a los participantes del popular reality realizado en la Torre Trump. Pero sólo las formas resultan novedosas en la actitud de los EEUU. 

Los casi 70 años de la Alianza Atlántica se han caracterizado por la soberbia norteamericana, pero el sonrojo llegaba a Europa cuando se desclasificaban algunos papeles décadas después. Esta vez Trump ridiculizó a sus socios, y se proclamó rey del show. Con los permisos de Jean-Claude Juncker -quien debido a una ciática recordó al inigualable Boris Yeltsin-, y de Donald Tusk

El presidente del Consejo Europeo copió el estilo del presidente de los EEUU, pero ni siquiera se aproximó al papel del empresario que visitaba la mansión de El príncipe de Bel-Air, y ni mucho menos al del participante de la batalla de millonarios en la WWE. “Querida América. Aprecia a tus aliados, después de todo: no tienes tantos”, afirmó más taciturno que irónico.

Trump sonrió, y recordó que en la cumbre de Gales en 2014 los socios se comprometieron a intentar invertir en 2024 el 2 por ciento se su PIB en defensa… Ahora la cuota solicitada por el presidente es del 4 porque “los EEUU abonan el 70 por ciento del gasto militar de la OTAN”.

Aunque se llegara a los porcentajes citados, el proyecto militar de la UE fracasó. La PESC no carbura, la Fuerza de Intervención Rápida ideada por Francia no cuenta con Italia y sí con Gran Bretaña. De los tres pactos militares que deberían diseñar los objetivos comunes de la Unión Europea, en dos de ellos participa un socio saliente. La Europa Occidental no mantiene ya ni las apariencias.

La amenaza de invasión de la URSS fue tan real como el peligro para la Alianza Atlántica que tiene en la actualidad la persona a la que chocó la mano Donald Trump el pasado lunes. La incorporación de Crimea la Federación Rusa sólo sirvió como acicate para rememorar un rato la Guerra Fría, pero ni con esas se justifica la existencia de la OTAN.

El peligroso tratado

OTAN2

María Martínez Carmena detalla en La OTAN. De alianza defensiva a organización de seguridad cómo los países del Tratado forzaron el fracaso de la Conferencia de Rambouillet previa al comienzo de los bombardeos sobre Yugoslavia el 22 de marzo de 1999. Casi 80 días duró ‘la Operación Fuerza Aliada’ ordenada por Javier Solana y con más de 10.400 ataques, en los que se bombardeó la Embajada de China y la Radio Televisión Serbia. Los agresores no contaron con bajas.

Solana trató de hacer creer al mundo que se trataba de un momento coyuntural, y no sería norma realizar ataques preventivos. Dos años después, la OTAN aplicó por primera vez en la historia el artículo 5 e invadió Afganistán.

Las agresiones y asesinatos contra civiles desarmados comenzaron mucho antes. La prueba del algodón la tenemos en Italia. Daniele Ganser en Los ejércitos secretos de la OTAN: La operación Gladio y el terrorismo en Europa occidental relata el prontuario criminal de la Alianza Atlántica en los territorios de sus socios.

Las red Gladio montó operativos terroristas que entre 1969 y 1987 asesinaron 491 personas y mutilaron a 1.181. De esta forma respondió la Alianza a la posibilidad que comunistas y socialistas pudieran sumar mayoría en el Parlamento, o tomar por la vía de las urnas El Palazzo Chigi. 

Algunos de los atentados más celebres fueron organizados durante los años de acción de las Brigadas Rojas para culpabilizarlos, y hostigar a la oposición más fuerte a la Democracia Cristiana.

El 31 de mayo de 1972, un coche bomba explotó cerca de Peteano, hirió gravemente a un agente y quitó la vida a otros tres. Acusaron falsamente a las Brigadas Rojas.

El 28 de mayo de 1974 un artefacto explosivo colocado en mitad de una manifestación antifascista en Brescia causa ocho víctimas mortales e hiere a más de un centenar. 

Durante el verano del mismo año, una bomba durante el trayecto de Roma a Munich del ‘Italicus Express’, termina con la vida de 12 personas e hiere a 48.

El 2 de agosto de 1980 una explosión destroza la sala de espera de la estación de Bolonia y causa 85 muertos y más de 200 heridos. 

Son operaciones de la OTAN para propagar el temor entre gobernantes y gobernados. Ejecutadas por las organizaciones de ultraderecha Ordine Nuovo y Avanguardia Nazionale como parte de la estrategia de la tensión desarrollada por la Democracia Cristiana, con el apoyo de la CIA, y las redes ‘stay-behind’. El plan se completaba con la colocación de bombas en sedes del partido gobernante y algunos periódicos para culpar a la izquierda de la autoría de estas acciones criminales.

La OTAN impidió cualquier opción que acercara a comunistas y socialistas al Gobierno. Por ello formó parte de la Operación Piano Solo en 1964 que tendrá como consecuencia la salida de los miembros del PSI, y la entrada de dirigentes más moderadas en el segundo Gobierno de Aldo Moro. Cuando los investigadores en junio de 1968 quisieron entrevistar al comandante de la Gladio Renzo Rocca, ejecutor del golpe: fue encontrado con un disparo en la cabeza.

Dos años más tarde la Operación Tora Tora orquestada por la CIA planificó el arresto de los dirigentes de izquierdas, sindicalistas y periodistas incómodos como parte de otro golpe de Estado abortado la noche del 7 y 8 de diciembre.

En los comicios de 1972 el PCI y PSI suman entre ambos el 37 por ciento. En las elecciones de 1976 el PCI saca el 34,4 por ciento. Aldo Moro se plantea durante su Gobierno dar cargos a los comunistas. Sale con el maletín del ‘compromiso histórico’, es asaltado, secuestrado y finalmente ejecutado. 

Se culpó exclusivamente a las ‘Brigadas Rojas’, y reprimió a la izquierda. Se hicieron 72.000 controles en la carretera, y 37.000 casas fueron registradas.  La implicación de la CIA en los hechos no ha sido desmentida. El periodista que investigaba los hechos, Mino Pecorelli, fue asesinado en 1979 sin esclarecerse quien o quienes le quitaron la vida.

“¿Qué diferencia hay respecto a los muertos, los huérfanos y los sin techo, si la destrucción es realizada en nombre del totalitarismo o en el sagrado nombre de la libertad de la democracia?, afirmó Mahatma Gandhi. El ejército - como señaló el historiador Victor Kiernan-, supuestamente protector de la nación: “Puede resultar en realidad un perro de presa entrenado para morder a aquellos que están bajo su protección”. Pocas frases definen mejor a la OTAN.

El show continuista de Trump a costa de la OTAN