viernes 27/11/20

La semana trágica de Ferraz

La rebelión en el CIE de Aluche, el abucheo a Juan Luis Cebrián y Felipe  González en la Universidad Autónoma, y la decisión del PSOE de otorgar el gobierno a Mariano Rajoy simbolizan la crisis del régimen del 78.

Los pasados siete días expusieron con más claridad que nunca quien controla el Partido y sus servidores. Aquellos que integraron el “Grupo de los sevillanos” en Suresnes, triunfantes del Congreso Extraordinario de 1979… ahora ejercen de restauradores.  Con alguna incorporación desde algunas décadas en tal selecto club como la de Alfredo Pérez Rubalcaba. Obsesionado por apuntalar el sistema bipartidista y ministro del Interior en la época de mayor acoso a los migrantes en situación irregular.

Lejos de cuestionar los CIEs, Rubalcaba implementó las redadas y las expulsiones exprés. Periodo testimoniado en el corto Fronteras Imposibles realizado por Edu León, Olmo Calvo y David Fernández. Ni su sucesor en el cargo, Jorge Fernández Díaz; ni tampoco Cristina Cifuentes en su etapa de Delegada de Gobierno pusieron fin a esta anomalía democrática. 

Los votantes del PSOE están tan a favor del funcionamiento de tales espacios deshumanizados como de la abstención para favorecer un gobierno del PP. Pero ninguno de sus diputados, ni concejales acompañaron el pasado martes a la cincuentena de migrantes que pacíficamente y contra lluvia y frío pidieron libertad desde la azotea del antiguo Pabellón psiquiátrico de la Cárcel de Carabanchel. Sí lo hicieron los de otros partidos. Y eso que el PSM apoya a Ahora Madrid, y habitualmente vota conjuntamente con Podemos en el Parlamento regional… pero el Guantánamo de la capital va ligado al historial político de Rubalcaba. Y eso salvando las distancias… Es como mentar la cal viva en Ferraz.

La muerte evitable de Samba Martine en 2011, las violaciones del derecho el asilo, y la violencia sistemática aplicada sobre reclusos -en la mayoría de los casos sin antecedentes policiales -resultan pruebas contundentes de uno de los acuerdos no escritos más oscuros del bipartidismo.

El otro gran consenso, quedó expuesto a través de los principales medios a la hora de informar sobre el abucheo a Felipe González y Juan Luis Cebrián por parte de los estudiantes de la Universidad Autónoma. Muy particularmente en aquel del que D.Alfredo forma parte del Consejo Editorial. Aperitivo de la demonización que espera a los aspirantes a convertirse en la oposición al PP el próximo domingo.

Aunque a Felipe González nada le pasa factura... “A pesar de las cosas que hicimos”. Tampoco a Juan Luis Cebrián. Adalid de la libertad de expresión para su Grupo de comunicación pese al despido en los últimos tiempos de Fernando Berlín, Manuel Rico, Javier Aroca, e Ignacio Escolar - este último por publicar en eldiario.es que la exmujer del mandamás de Prisa figuraba en los papeles de Panamá -. 

Sin duda argumentar la abstención técnica choca con las valoraciones de los profesionales citados, que no confunden los silbidos universitarios con los escraches. Por justificados que estén.

El PSOE se quitó la penúltima careta ayer: otorgará la presidencia del gobierno a Mariano Rajoy en segunda votación, lejos queda el descabezamiento del único secretario general de su historia elegido por primarias. La osadía de pensar un gobierno alternativo, tiene su coste. Y su premio. Pero no para Sánchez. Cristina Cifuentes, y el diario de Cebrián felicitan a los de Pepe Blanco con la misma satisfacción que lo hicieron cuando reformaron el artículo 135 de la Constitución Española. ¡La restauración ha comenzado!

La semana trágica de Ferraz