viernes 27/11/20

Nimios miedos

“A cada día le bastan sus temores, y no hay por qué anticipar los del mañana”, dijo Charles Péguy. Ya pasaron los del 13 de enero de 2015. Nimios miedos ante tamaña esperanza.

“A cada día le bastan sus temores, y no hay por qué anticipar los del mañana”, dijo Charles Péguy. Ya pasaron los del 13 de enero de 2015. Nimios miedos ante tamaña esperanza

La imagen de Carolina Bescansa con su bebé en el Parlamento marca el comienzo de la XI legislatura. Diferente, colorida, y no sólo porque las aprobaciones de leyes tendrán tintes rojos, azules, verdes, morados y naranjas. También por la aparición de un nuevo eje presente desde el primer día: lo nuevo versus lo viejo. 

Mientras continúan las especulaciones sobre posibles presidentes, urge la necesidad imperiosa de materializar un plan de emergencia social que combata a la pobreza. La novela en ciernes… promete. Ya ha sido prologada gracias a la investidura de Carles Puigdemont. Aunque  todavía no se les ha pasado el susto de quedar como enterradores del procés a la CUP, Esquerra Republicana y Artur Mas. Respira hondo la derecha española por no postularse a unas nuevas elecciones en las que Ciudadanos habría dejado de ser el principal partido de la oposición en Cataluña. La alegría les durará al menos 18 meses, tiempo en el que Inés Arrimadas no podrá culpar hasta de la lluvia a Mas; pero aspirará a parecer feminista. Por su parte Xavier García Albiol no encuentra careta que ponerse o quitarse, y taciturno se rinde ante la ausencia de un frente nacional español como el francés.

Por miedo y torpeza de PP, PSOE y Ciudadanos, Patxi López presidirá el Congreso. El mismo oportunismo político del ex lehendakari que le llevó a Ajuria Enea, ahora le convierte en la tercera autoridad del Reino de España. Al menos el proceso de elección del socialista vasco resultó menos fraudulento que su paso por la lehendakaritza. Pese a ello no se librará de unir su nombre a otra anécdota de la política española, tal vez mayor que la anterior por el tamaño del cargo. Por lo pronto, Pedro Sánchez tiene satisfecho y entretenido a un presumible candidato a ocupar la secretaría general en ruinas que en este momento ostenta. Y lo hace sin miedo. Al fin y al cabo “es tontería temer lo que no se puede evitar” como afirmó Publio Siro.

A la bancada popular y al presidente del gobierno en funciones le pega más la frase de Charles de Montesquieu: “Cuando uno busca tan extremadamente los medios de hacerse temer, encuentra siempre el medio de hacerse odiar”. La amenaza  de aplicar el artículo 155 de la Constitución Española y la tentativa de intimidación a José Manuel López, y Rita Maestre en su entrada al Congreso muestran el semblante más duro y cutre del PP. Sobre todo el de Jorge Fernández Díaz. Tratar de impedir que la portavoz del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid entre sin su teléfono móvil a la cámara… casi alcanza la ignominia del juicio por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos. Ya de salida, el ministro culpa a los autores del cacheo y les llama públicamente ignorantes: "Hay que entender que los policías no conocen a la gente”. 

“A cada día le bastan sus temores, y no hay por qué anticipar los del mañana”, dijo Charles Péguy. Ya pasaron los del 13 de enero de 2015. Nimios miedos ante tamaña esperanza.

Nimios miedos