jueves 24/9/20

Las picardías del presidente del CGPJ

Don Carlos Lesmes es un pícaro, un pillo que ejerce de tal, al menos en su condición de presidente del Consejo General del Poder Judicial. Sabe perfectamente -gracias a sus conexiones inalámbricas con algunos partidos políticos y sus links con algún que otro- que el Partido Popular se niega radicalmente a cumplir el mandato constitucional de renovar el propio CGPJ y otros organismos. Más todavía, Lesmes está al tanto -lo sabemos los que leemos la prensa- de que Casado casaseno ha reconocido que ha roto las primeras conversaciones sobre dicha renovación debido a la actitud de Podemos. La argumentación de Casado no sólo no se sostiene sino que agrede a la Constitución.

El hecho de que Lesmes no censure esa actitud y, además, haga también responsable al PSOE de la  no renovación no es un acto inocente, ni de irenismo. Es, en primera instancia, una oportunidad que utiliza Lesmes para mantenerse con la vara alta, esto es, su posición de poder y seguir percibiendo un jornal de bigote. Por otra parte, y no menos importante, nuestro hombre seguirá con su política de nombramientos que, dígase con claridad, no repugnan al Partido Popular.

Hablo con un amigo y le expongo estas ideas. Me dice que me ve apasionado. Mi respuesta la tomo prestado de aquel formidable cantaor, don Antonio Chacón, que por caracoles, un palo del flamenco, dice: «El conocimiento / la pasión no quita».


Post scriptum | «Nada es, todo cambia», dijo Heráclito. «Lo primero es antes», afirmó don Venancio Sacristán

Las picardías del presidente del CGPJ