lunes 01.06.2020

Incremento de la exclusión social en la España cañí

De un lado el Informe Foessa, ligado a Caritas; de otro lado, la política cañí que estamos sufriendo. Es un informe que estremece: ocho millones de personas con enormes limitaciones, de ellas cuatro millones al borde de la exclusión. Aumenta la brecha de la desigualdad. Se trata de una serie de datos -confío en que usted los estudiará detenidamente- que interpelan la política española. Pero ésta no parece darse por aludida entretenida como está en el ventilador de la inmundicia. 

Cierto, son los estragos de la crisis de 2008. Y también de las pomadas que se pusieron en marcha para -nos decían con la boca llena- cambiar el rumbo de las cosas. Es el fracaso, ante todo y sobre todo, de la reforma laboral, que -lo dijimos con rotundidad- provocaría más desastres todavía. Este informe traduce la ineficacia de las instituciones y de la representación política española. La España cañí que vocifera sin tener como punto de referencia los problemas que denuncia Foessa.

O algunos actúan como cirujanos y abren las venas de España o la situación puede empeorar más todavía. Un empeoramiento que será disfrazado por la mejoría de algunos sectores sociales. 


Metiendo bulla

Incremento de la exclusión social en la España cañí