lunes 01.06.2020

Cataluña tiende al caos

Cataluña tiende a la confusión a granel. Mejor dicho, el independentismo ha entrado en una fase, quizá definitiva de caos

Cataluña tiende a la confusión a granel. Mejor dicho, el independentismo ha entrado en una fase, quizá definitiva de caos. Ha sido bien visible durante la conmemoración del famoso 1 de Octubre del año pasado. Una celebración de lo que pudo haber sido y no fue. Así, repentinamente, la conmemoración se convierte en un acontecimiento que hace trizas el péplum que hemos vivido. El subsuelo independentista, movido con agilidad por los comités de defensa de la república, exige a grito pelado la dimisión de Torra, su consejero de Interior y el conjunto del govern. Con pancartas calificando a los Mossos, la policía autonómica, de fascistas. Esto ya no es anecdótico, ni tampoco un sarpullido.

Veamos, los Mossos reciben la orden de cargar contra una manifestación que habían convocado los CDR. Las imágenes televisivas son claras: palos a diestro y siniestro. Es la víspera del día uno de octubre. Al día siguiente Quim Torra califica a los cdr de «queridos amigos», semanas antes había declarado que «toda mi familia milita en los comités de defensa de la república». En la misma alocución les anima a seguir presionando, a no desfallecer. Horas más tarde se lía parda en Barcelona y otras ciudades catalanas. Los Mossos, a su vez, se ven obligados a impedir la ocupación del Parlament de Catalunya. Y entran en confrontación abierta con Torra y el consejero de Gobernación. Cría cuervos que te sacarán los ojos.

Es la confusión: las movilizaciones de los CDR no se orientan exactamente contra Madrid. El objeto de las iras de los manifestantes son las autoridades autonómicas catalanas. Toda una ruptura con el procés. Es en el fondo la contestación contundente del subsuelo a Torra y su equipo. Es el resultado de la acumulación de sapos tragados: la respuesta a una república que no se ha implementado, la contestación a un itinerario político ineficaz, la acusación a una gestualidad  irredenta. Y posiblemente la respuesta al giro de Puigdemont (¿ya desbordado?) que indica que «la independencia es cosa de veinte o treinta años». El subsuelo, airado, les acusa de inverecundia. En resumidas cuentas, es el resultado de un recorrido confuso –mitad «farol», mitad postureo--  que ha exasperado a los CDR. Una caminata que se ha derrotado a sí misma. 

Las consecuencias de la exasperación del subsuelo no auguran nada bueno. De la posición mayoritaria del movimiento pacífico se ha pasado a unos brotes de violencia, que tienen como objetivo añadido la insubordinación, no solo a Madrid sino al independentismo político, que, a su vez, está también profundamente dividido. Paco Rodríguez de Lecea lo advierte sin pelos en la lengua: «La estrategia soberanista vira progresivamente del baño de masas pacífico al escuadrismo». Se corre el peligro, así las cosas, de entrar en el terreno de la anomia. La anomia como parturienta de la decadencia.

Artículo publicado en el blog 'Metiendo Bulla'

Cataluña tiende al caos