lunes 01.06.2020

La calumnia, según Pablo Casado

Foto: Flickr PP
Foto: Flickr PP

Lo realmente preocupante de la verborragia política de Casado es el abono que representa, la creación de un humus en el subsuelo de la sociedad

Las derechas carpetovetónicas han sido siempre un potente artefacto para fabricar independentistas. En ese estilo estajanovista ha destacado siempre el Partido PopularPablo Casado, el Aznar Chico, sigue disciplinadamente sus pasos. En estos momentos, agobiado por la competencia de Albert Rivera y de ese pintoresco personaje que lidera Vox, amplía virilmente su diapasón. Lo ensancha hasta el paroxismo de manera tan peligrosa como insensata. Lo alarga usando la calumnia como ejercicio de la política por otros medios. Como el aria de La calunnia que Rossini musicó tan eficazmente en su Barbero de Sevilla. (Anteayer se conmemoró el 150 aniversario de la muerte del músico de Pesaro).

Hemos oído a Casado afirmar que «somos un narco Estado». Nadie le ha llamado a la cordura. Ahora quiere desbordar a sus competidores, pero la experiencia indica que las aguas le desbordarán a él. Véase el dato alemán: la derecha bávara fue escorándose cada vez más a posiciones ultras que finalmente -ayer sin ir más lejos- una parte considerable de su electorado decidió cobijarse en la extrema derecha. Batacazo electoral de una formación política que ha perdido la mayoría absoluta que detentaba en Baviera desde los tiempos de Carlomagno.

En todo caso, lo realmente preocupante de la verborragia política de Casado es el abono que representa, la creación de un humus en el subsuelo de la sociedad. Casado -como anteayer Aznar y ayer Rajoy- es el acicate que manufactura independentistas y, ahora, ultras a granel. Es la táctica desesperada que pretende evitar que sus competidores le soplen en el cogote, pero que finalmente podrá ser su requiescat in pace.

Todo indica que el extremismo de Casado puede ampliarse. Y también la de sus competidores. España ya no será, según ellos, un narco estado, sino un Estado fallido. En fin, la intemerata. Por un puñado de votos se dice lo que sea. De unos votos que, según los bávaros, pueden ir a otro chambao.

Esquerra Republicana de Catalunya y el condominio convergente en el Parlamento español deben reflexionar con punto de vista fundamentado. Ponerle la proa a los presupuestos generales del Estado podría tener consecuencias temerarias. No sólo en España sino también en Europa.



Metiendo Bulla

La calumnia, según Pablo Casado