domingo 16/1/22

Elecciones plebiscitarias

Si el Partido Popular gana estas elecciones darán por hecho que los ciudadanos les han dado un aval de sus políticas...

En las siguientes líneas no voy a hablar de la consulta catalana por más que el título lo pueda parecer. Es un tema que ya me cansa y al que no voy a dedicar más espacio del que termina con el siguiente punto y seguido. El próximo domingo 25 de mayo estamos convocados a una cita electoral fundamental para nuestras vidas, para el futuro que queremos tanto para nosotros como para el resto de españoles. El próximo domingo tenemos la oportunidad, por primera vez en la historia, de decidir qué camino queremos para nuestras vidas porque, por mucho que no se le dé mucha importancia a Europa, por mucho que el Partido Popular quiera negar la importancia de Europa, en estas elecciones debemos elegir entre continuar con las políticas de austeridad que tanto dolor y tanta desgracia están causando o abrir de nuevo la senda hacia la búsqueda de soluciones desde el interés de los ciudadanos y no desde los intereses de los poderes económicos.

La derecha está consiguiendo que la política sea un sub-departamento de la economía. La derecha está logrando que nuestras vidas, que las decisiones de los gobernantes, estén marcadas desde las élites económicas y desde los intereses de los mercados especulativos. A la derecha le interesa que los destinos de los ciudadanos estén regidos por las cifras macroeconómicas puesto que de ese modo sus políticas injustas quedan enmarcadas bajo la coartada de una catarata de datos macroeconómicos que al pueblo no le afecta. Eso se puede evitar el 25 de mayo. Los ciudadanos de a pie somos muchos más que aquellos que se benefician del nuevo rumbo que la política está tomando, por tanto, ha llegado el momento de que nuestros votos erradiquen del mapa a las opciones que van en contra de nuestros intereses, es decir, las opciones conservadoras (democristianos), liberales o ultraconservadoras (Partido Popular español).

¿Por qué me refiero a que estas Elecciones Europeas son plebiscitarias? Simple y llanamente, porque lo son. Los españoles y los europeos debemos decidir cómo queremos que sean nuestras vidas en los próximos cinco años, dado que, por primera vez en la historia, el voto va a tener el valor de que la Comisión Europea sea elegida por el Parlamento Europeo. Durante 10 años hemos estado gobernados por personajes al menos con el mismo nivel de crueldad que el Partido Popular para con sus conciudadanos. Por eso tenemos la obligación moral de elegir la opción que centre su objetivo político en las verdaderas necesidades del pueblo y no en las necesidades de la élite, necesidades que van encaminadas hacia la reafirmación del elitismo y a marcar más distancia entre los que no pertenecemos a ese club privilegiado por la derecha. Las Europeas de 2014 nos plantea un plebiscito, una disyuntiva: ¿deseamos continuar con los recortes sociales y la austeridad o estamos obligados a avalar con nuestro voto a la izquierda para proteger nuestros derechos sociales y civiles, esos derechos que la derecha nos está arrebatando por motivaciones macroeconómicas? Ese es el plebiscito, esa es la verdadera razón por la que estas elecciones no es una cuestión de nombres, sino que es una elección entre lo que nos causa dolor, desgracia, miseria, hambre y desigualdad o quienes han fortalecido mientras gobernaban el Estado del Bienestar.

Si el Partido Popular gana estas elecciones darán por hecho que los ciudadanos les han dado un aval de sus políticas. Mariano Rajoy y el PP sacarán pecho afirmando que sus políticas de recortes han sido avaladas por los ciudadanos. Nada más lejos de la realidad. Pero el partido ultraconservador español lo verá así ya que su visión limitada de lo que es una democracia sólo aceptan resultados electorales, no ven la realidad. Si el Partido Popular gana las elecciones darán por hecho que el descontento social es sólo una minoría y que el pueblo español avala su forma mezquina de gobernar que beneficia a unos pocos a costa del sufrimiento de la mayoría.

El plebiscito está claro. Votar al Partido Popular es refrendar la Reforma Laboral. Esta medida ha destruido casi 1.500.000 de empleos en apenas dos años y medio y ha dado barra libre a los empresarios para precarizar salarios y condiciones laborales. Gracias a la Reforma Laboral se pretende convertir el mercado de trabajo español en la Bangladesh europea: salarios de miseria, despido gratuito, condiciones laborales próximas a las de cualquier país Low Cost asiático, posibilidad de que empresas con beneficios realicen despidos colectivos. Creo que es una buena razón para no votar al PP.

Votar al Partido Popular es refrendar la Reforma de las Pensiones. Uno de los actos más miserables de este Gobierno puede quedar avalado por los ciudadanos si ganan las elecciones. La eliminación de la revalorización de las pensiones de nuestros mayores es atacar a los más débiles, por mucho que tengan el rostro de cemento de afirmar que las pensiones subirán todos los años. El verdadero objetivo de partido ultraconservador español es la privatización del sistema de pensiones y que sea la banca quien lo gestione a través de planes privados para que no suponga ningún coste al Estado ni a los empresarios.

Votar al Partido Popular es refrendar el mayor ataque a los derechos de las mujeres que se haya visto en la UE desde su creación, derechos que ya estaban consolidados gracias a los gobiernos socialistas. El PP le está quitando a la mujer el derecho a decidir sobre su maternidad, hecho este aplaudido hasta la extenuación por las mujeres de la bancada «popular». El PP está quitando recursos para la lucha contra el terrorismo machista, incluso Mariano Rajoy aún no ha hecho ningún comunicado ni condena en los asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o ex parejas. Si eres mujer y votas al PP estarás dando tu aprobación a una organización que no quiere la igualdad de las mujeres y exalta la superioridad intelectual del hombre sobre la mujer.

Introducir en la urna la papeleta del Partido Popular es darles tu aprobación a los recortes en educación, sanidad y Dependencia que los ultraconservadores españoles han perpetrado desde que gobierna Mariano Rajoy. Si les votas les estarás dando tu aquiescencia a que los inmigrantes no dispongan de atención sanitaria, a que se privatice la sanidad, a que se priorice la educación privada, segregadora y en manos de la Iglesia sobre la pública, a que las personas dependientes no dispongan de lo mínimo necesario para vivir dignamente.

Votar a la derecha en estas elecciones supone que apruebas todas las mentiras, que estás de acuerdo en que te mientan con tal de mantenerse en el poder y la ilegitimidad de su gobierno.

Votar al PP es dar voz a quienes están de acuerdo en que la represión es el único modo de tener a los ciudadanos sometidos. Este gobierno está perpetrando el ataque más salvaje que se recuerda en la Europa democrática sobre los derechos y libertades civiles. Si les votas les estarás dando tu aprobación a esta derogación encubierta de las garantías constitucionales en lo referido al derecho de reunión, manifestación, expresión o huelga.

Por eso estas Elecciones Europeas son más que unos simples comicios. Es un verdadero plebiscito en el que los ciudadanos no podemos ser cómplices depositando nuestro voto al partido de Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Miguel Arias Cañete o Jorge Fernández Díaz. El plebiscito lo tiene que ganar el pueblo y no las élites. Tú tienes la herramienta: tu voto. 

Elecciones plebiscitarias