#TEMP
sábado. 02.07.2022

Con Luis García Montero

Los vicios de una vieja politiquería no se destierran de un día para otro como estamos viendo en la Comunidad de Madrid...

Los vicios de una vieja politiquería no se destierran de un día para otro como estamos viendo en la Comunidad de Madrid

Hace un año era poco pensable que podríamos estar tocando con nuestras manos en este año electoral un cambio en el panorama político y social. Que ese cambio se llegue a producir está por ver. Los vicios de una vieja politiquería, que tanto daño han hecho a una venerable organización como Izquierda Unida, presente en todas las luchas sociales de estos funestos años, no se destierran de un día para otro, como estamos viendo en la Comunidad de Madrid.

Pero el anhelo de verdadero cambio ha prendido en una gran parte de la ciudadanía y trae, a pesar de los pesares, una fresca brisa de esperanza. Las cosas, en efecto, no están hoy igual que hace un año. Sin duda hay muchas personas de gran honestidad que con su esfuerzo están empeñadas en la recuperación de los derechos expoliados, trabajando por la construcción de un mundo en el que el estado de derecho, la igualdad, la fraternidad dejen se ser palabras corrompidas sin otro contenido que el de armas arrojadizas para reprimir a aquellos que, precisamente, las reivindican en su recto sentido. Luís García Montero es una de esas personas que merece ser destacada por haber dado el paso de aceptar su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid en medio de las turbulencias de Izquierda Unida. No debe haber sido cómodo tomar esa decisión que muchos entendemos llena de generosidad. Con sus intervenciones regulares en medios de comunicación, con sus ensayos y su poesía desde hace tiempo viene luchando por un espacio público en el que los ciudadanos tengan en sus manos su propio destino en “un tiempo de barbarie naturalizada” en el que quienes “procuran cumplir con las leyes de la razón son vistos como extraños”. Frente a las segregadoras e insultantes desigualdades, el aumento de los privilegios y el embrutecimiento colectivo ha dado el paso de entrar en la confrontación de la arena política para hacer valer, también por ese medio, el respeto que merecemos “por aquello que compartimos con todos los demás, no por aquello que nos diferencia ¿sabe usted con quién está hablando? Con un simple ciudadano”[1].


[1] Las frases entrecomilladas están tomadas de su libro Inquietudes bárbaras, Anagrama, Barcelona, 2008. 

Con Luis García Montero