martes 15.10.2019

Un muerto muy “vivo”, los Franco ¿hasta cuando?

Ya sé que al PP y a Ciudadanos esto no les da ni frío ni calor y que hay que dejarlo pasar, que el estado debe de ocuparse solo de perseguir a los de los “churros” amarillos. Como se dice en las novelas negras “Los muertos mal enterrados, siempre acaban resurgiendo”

En este nuestro país, en el que sus ciudadanos ignoramos gran parte de nuestra Historia, unos por haber tenido la “desgracia” de educarnos en una época donde no se daba Historia, sino historietas y mentiras; y otros que en el mejor de los casos pasan por amnésicos o son ignorantes interesados.

Esto lo vemos en las tragaderas de la gente, sean de derechas o de izquierdas, por ejemplo con el tema de la corrupción; discutimos sin argumentar y pasando de un tema a otro para no ir al fondo de la cuestión, ya no solo por la ignorancia o repetición de argumentos que no vienen al caso (¿y los Ere qué?,...todos son iguales, etc., etc.). Existe un tertuliano, director de un pasquín que pasa por diario, que cada vez que se queda sin argumento o su Razón, automáticamente apela a Stalin y las “checas”, se hable de lo que se hable. A ese nivel estamos.

Puedo entender que hubiera una derecha que, además de por interés propio, fuera exigente con los corruptos, sean del partido que sean y más cuando son funcionarios y o administradores voluntarios de lo público; y otra muy minoritaria nostálgica, ignorante o interesada del franquismo, pero es al revés, la numerosa es la segunda.

Franco fue un funcionario militar, felón, criminal, ladrón y traidor al pueblo español, derecha incluida, no se entiende por qué esa familia puede seguir ocultando y disfrutando de todos los bienes robados por el dictador y mucho menos que se pasen el día haciendo apología de delitos, de la violencia, del expolio franquista (documentación incluida) y no suceda nada en el marco jurídico. Los españoles tienen derecho a ser resarcidos, que se proceda  al embargo de todos los bienes de procedencia directa e indirecta apropiada indebidamente por ese funcionario corrupto que, movido solo por su avaricia personal, que junto a su cuadrilla de incondicionales (primo, hermano, cuñado, etc.), que mediante el terror impuso el fin del gobierno legal de la Republica parlamentaria como forma de estado, comandó, pasando a ser su principal receptor de ayudas (armas , dinero, comités de supuesta no intervención, etc.), de las conservadoras fuerzas internacionales ( Alemania, Italia, Inglaterra, Portugal y la complicidad de Francia, USA y a lo mejor no por ese orden, sin las cuales en tiempo y forma, no hubiera sido posible su Victoria) al inicio de la Segunda Guerra Mundial, en España, los primeros meses de 1.936.

Es una bestialidad pensar que la mayoría de los españoles estuvieran dispuestos a matarse entre sí, los mitos y mentiras que, como un mantra se han repetido un millón de veces, no son verdad, el supuesto peligro comunista no fue más que una burda excusa, en la elecciones de Febrero del 36, para un parlamento de más diputados de los que cuenta el actual (453 en el actual 350 diputados), los comunistas elegidos solo fueron 15 diputados, ¿con esas fuerzas iban a imponer el comunismo en España? Es verdad que había minorías de mucho peso con intereses ajenos a los de la mayoría de los españoles.

Los monárquicos, que habían quedado fuera de juego, no querían Republica con gobierno de izquierda, pero tampoco de derecha (el monarca se ofreció a liderar el golpe, hasta que le convencieron de que lo liderara su protegido  incondicional [el rey fue padrino de boda de Franco]  poniéndole en contacto con el doble agente aleman-britanico, el delincuente prófugo Juan March, el gran muñidor, que avaló y financió los detalles prácticos en el golpe y en lo personal a algunos dirigentes, mientras que muchos golpistas quedaron descolocados territorialmente el 18 de Julio, Franco no vino a la península hasta que su familia no estuviera embarcada rumbo a puerto seguro y económicamente asegurado, “yo estoy dispuesto a dar la vida por la patria, pero no a pasar hambre por la patria”, frase de uno de los jefes golpistas sobre el tema.) La embajada de España en Londres fue de lo más activa a favor de los golpistas, con la colaboración (dejar hacer) del gobierno británico con su familia real y muchos de sus miembros filo-nazis a la cabeza, antes, durante y después del golpe.

La Iglesia, la mayor terrateniente, que con otros terratenientes, haciendo demagogia sobre la Reforma Agraria, (sin apenas consecuencias en su aplicación); además temía el auge de escuelas públicas y otras medidas de avance social (voto de la mujer, divorcio, etc.,) que podrían debilitar su poder a medio y largo plazo, no dudó en ser parte del golpismo, la encíclica demagógica y mentirosa de los obispos al Mundo apoyando el golpe, jugó un papel determinante entre los cristianos a nivel internacional; en cambio, no le importo que Franco trajera a tropas mercenarias de seguidores de Alá para asesinar y violar a españoles bautizados, ponerle bajo palio, declarar “santa” la cruzada de liberación y que tuviéramos que ir media vida llevando monedas en el bolsillo con la inscripción “Franco caudillo de España por la gracia de Dios” (por si se nos olvidaba). Menuda “gracia” se la podían haber guardado para el club de la comedia o sus cónclaves.

Los militares, muchos de ellos cabreados desde el famoso decreto del presidente Azaña sobre ascensos, por el final de carreras meteóricas en África, siendo en teoría los protagonistas de la chapuza del golpe que prepararon, quedando  al final como comparsas de la conspiración.

La influencia del partido fascista italiano, creó muchos imitadores (camisas negras, aquí camisas azules) y admiradores, Falange era uno de los partidos minoritarios, pero de los más beligerantes, en la desestabilización violenta para servir de coartada al discurso demagógico y golpista de la derecha. Algunos de sus líderes (conservadores, monárquicos, carlistas, etc.) negociaron en Italia la compra de material bélico, no para dar un rápido golpe de estado (como su propio nombre indica), sino para una guerra duradera. Cuando quisieron renegar de Franco ya era tarde, Franco ya había depurado a la Falange y a otras organizaciones, alguno ha dejado algún documento al respecto (Gil Robles, Fal Conde, Pedro Sainz Rodríguez, por ejemplo).

Desde el primer momento Franco y su manada (alguno de gatillo fácil) empiezan a fagocitarlo TODO, armamento, recursos de todo tipo, dinero, tanto el entregado por los ricos y la nobleza (algún Borbón declararía a la prensa europea en los años sesenta la entrega de verdaderas fortunas en dinero y joyas), todas las cuentas de recaudaciones con nombres genéricos para la causa fueron controladas por él, él decidía a quién se le daba, qué se restauraba, etc. En el momento propagandístico exacto (la Paz de Franco, el pan de Franco, la Justicia de Franco, la España de Franco, todo, todo y todo) terminó la guerra con millones de pesetas en sus cuentas particulares (alguna aparentemente con destinos caritativos o solidarios pero que solo él manejaba como titular, conocido es el chanchullo con el café brasileño donado al país y revendido por él al país, aparte de sus sueldos triplicados por Tierra, Mar y Aire como capitán General o para entonces Generalísimo, incluso se auto concedió la condecoración más alta de la nación, “la laureada”) es prácticamente imposible saber el patrimonio amasado en España y el extranjero, con sociedades en países “amigos” Filipinas, USA, Chile, etc. Pero sobre todo en España, ¡Hombre nadie tiene la culpa de ser hijo de…o descendiente de…pero de ahí a hacer alarde y ungirse en una más que dudosa legalidad! Nada que emane legalmente del franquismo y sus actos contra los intereses de la nación puede ser legal y por lo tanto no embargable para su ingreso en el tesoro público (de todos).

Traicionó a sus socios, su cobardía personal, la envidia hacia los que eran más capaces que él, era patológica, espoleado por su señora (de personalidad receptiva) que querían convertirse en parte de la rancia aristocracia, proviniendo para su “vergüenza” de un militar de la poca heroica sección de intendencia y conocido entre sus camaradas de armas como “Paca la culona”. No dudó en dejar a los monárquicos que esperaban la restauración como el precio merecido, incluso los emparentó y cambió el orden de los apellidos, manteniendo a sus cachorros y según las malas lenguas no dudó en echarles un cable, de Juan Carlos silenció toda posible investigación sobre la muerte de su hermano (entraron dos en una habitación, sonó un disparo y salió uno nuestro rey emérito, es más, le eligió para su sucesor contra todo orden dinástico y al borbón pariente salió respondón, parece ser que “le echaron un cable”, (mientras esquiaba) ¿Quién?, en esa familia tenían costumbres muy relacionadas con los accidentes mortales o casi, se dice que fue su hija la que cambió accidentalmente el calibre de la munición de la escopeta de caza en el famoso accidente en la mano.

Siempre rodeado de misteriosos accidentes, el del Jefe de la rebelión Sanjurjo no se le elevó el aparato (tanto tiempo preparando el golpe y no revisan el avión del Jefe, qué cosas). Al número dos, Mola, no le descendió adecuadamente, a su hermano el militar más conocido en España, experto aviador famoso, el hidroavión le capoto sin que nadie se lo explique y al general Amado Balmes se le disparó la pistola de forma increíble para no ser ningún estorbo para su causa… Y así, en una lista numerosa asesinatos de militares, fusiló al general Escobar que era un hombre conservador y muy religioso, pero fiel a su país; a José Antonio tuvo dos veces posibilidades de salvarlo, una cuando en el 36 se repitieron las elecciones por Cuenca, la derecha lo propuso como candidato para en caso de salir elegido abandonar automáticamente la prisión, pero él mantuvo hasta el último minuto ser  también el candidato por la derecha, para en caso de salir elegido poder volver a la península (total, el gobierno republicano con su sagacidad conocida ya le había mandado desterrado y en su ayuda al golpista general Orgaz, que se postuló como mozo de espadas de la cuadrilla conspirativa, y preparar el paseíllo “de la primera espada de Occidente” por España convirtiendo a este en el gran matador que fue). La segunda, cuando tuvo la posibilidad de intercambiar a José Antonio por el hijo de Largo Caballero, con la mediación de un organismo internacional, no le vino bien en ese momento. Después lo mando enterrar donde no lo perdiera de vista (él que no asistió a su traslado a Valle de los Caídos, sí tuvo que escuchar más tarde en su inauguración (como le gustaba inaugurar lo que hacían los demás) que un falangista le dijera en voz alta ¡Franco eres un traidor!, pero él ya era jefe nacional del Movimiento, de la comunión tradicionalista y de las Fe y de las Jons, incluso sus seguidores le propusieron al Vaticano para ser obispo (rigurosamente cierto) la Iglesia había dejado de temer por sus intereses, incluso aumentó la posibilidad de amasar más inmuebles del pueblo (años más tarde lo remacharía Aznar, con interpretación ventajosa para ellos de ley de inmatriculaciones, ojalá que si no retornan al país esos bienes, los tengan que ofrecer como pago de indemnizaciones por los abusos sexuales cometidos, la lujuria de la Iglesia la pagaremos todos, incluidos los ateos, al tiempo).

Al pairo de los acontecimientos, fue capeando las situaciones hasta que en los sesenta llegó el Séptimo de Caballería directamente desde Yankylandia para ponerlo a salvo, como miembro incondicional de su organización imperialista y poder vivir los últimos años tranquilo amasando fortuna, pescando, cazando, matando, viendo cine y haciendo quinielas (aunque sus aliados sembraran nuestras playas de armamento nuclear, Palomares, bases militares etc.).

II - SU TUMBA

Ley de 7 de Octubre de 1.937, esta Ley permite la expropiación forzosa que incluía el justiprecio y el uso de la fuerza pública para su rápida ocupación.  Finca de una superficie 1.377 Ha. Sita en denominado Pinar de Cuelga Moros, posteriormente se denominara de Cuelgamuros, propiedad de Don Gabriel Padierna de Villapadierna, marques de Muñiz y después sus herederos condes de Villapadierna.

Preámbulo del decreto de fundación del monumento en el Valle de los Caídos, de fecha 1 de Abril de 1.940 (la fecha ya indica una intención)[“...la dimensión de nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra Historia y los episodios gloriosos de sus hijos…].

Un monumento para conmemorar su victoria sobre los “rojos”, que no vengan con discursos ahora sobre el sentido de su realización, con mano de obra esclava y los recursos de toda España, sin ninguna necesidad, ni urgencia, en aquella España de los años cuarenta destrozada, hambrienta y atemorizada la mayoría de los españoles, ciudades como Madrid bombardeada en sus barrios (excepción hecha del derechoso barrio de Salamanca) utilizar todos esos recursos, millones de toneladas de hormigón, acero, mano de obra, etc. Para una tumba que tardaría casi cuarenta años en utilizar, da la medida de la sinrazón por lo acometido, por este caudillo de vocación faraónica, durante 20 años de cuantiosas obras.

El conocimiento popular de los mitos, bulos y mentiras que todavía tenemos que escuchar en estos días por parte de la familia y otros adláteres, incluso uniformados, es bestial, por ejemplo, sobre la Basílica por parte del nietisimo, que si los curas tienen algo que decir y bla, bla, bla.

Decreto-Ley de 23 de Agosto de 1.957, por el que se establece o crea la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Esta fundación se coloca bajo el Alto Patronato del Jefe del Estado, dotándola de los siguientes bienes. Se hace hincapié en el preámbulo en [“la fe religiosa de nuestro pueblo, el sentido profundamente católico de la Cruzada y el signo social del nuevo estado nacido de la Victoria”] como intencionalidad de la misma.

“a) El Valle de cuelgamuros con todos sus edificios (incluidos los mobiliarios y ajuares), terrenos y derechos accesorios. Serán bienes de dominio público y tendrán, por consiguiente, el carácter de inalienables, imprescriptibles e inembargables y no están sujetos a tributación.

“b) Los beneficios de la Lotería Nacional del cinco de mayo (sorteos extraordinarios) adscritos a esta finalidad, después de cubiertos los gastos pendientes de la construcción del Monumento, una vez agotado el importe de la Suscripción Nacional, hasta constituir el capital necesario para su sostenimiento, capital que se fija en la cantidad de cien millones de pesetas, que en momento oportuno deberá ser anticipada `por el Tesoro Público, debiendo satisfacer los intereses hasta el que el capital haya sido totalmente constituido.

“c) Las aportaciones o donativos que puedan recibir de Corporaciones o particulares.”.

Otro de los mitos es sobre el voluntariado de los presos, en la España de los años cuarenta, las cárceles, edificios, campos de concentración, etc. sobresaturados de presos, sin control sobre sus vidas (¿Cuántos de los que creyeron lo de “el que no tenga nada pendiente puede volver”, fueron detenidos en sus pueblos por la Guardia Civil a indicación de falangistas, curas? Muchos de ellos con el solo afán de crearse o aumentar sus fortunas personales a cuenta de “su” Ley de responsabilidad, etc., al día de hoy algunos (progres herederos incluidos, deberían preguntarse por el origen de su “bienestar económico heredado” y devolverlo).

Celdas, patios, etc. Saturados de personas hambrientas, llenas de piojos, chinches y enfermedades (todo esto también mató y mucho), expuestos arbitrariamente a ser excarcelados y ejecutados, muchos esperando que sobre su causa alguien ponga el “CUMPLASE”, hombres todavía jóvenes en su mayoría que debido a la guerra apenas habían tenido tiempo compartido con sus parejas e hijos, escuchando como cerrojazos aquellas sentencias de 20, 30 años de cárcel ¿Qué edad tendré cuando salga, si es que salgo algún día?, la “radio macuto” que es la lo que más se escucha en las cárceles comenta que algunos se les concede la posibilidad de “redimir penas por trabajo” , muchas obras públicas se hacían con mano de obra de presos, canales de riego, pantanos, incluso lugares como la  cárcel de Carabanchel la construyeron presos. No todos, pero de pronto existe la posibilidad de salir en condicional en seis o siete años de trabajos, muchos lo solicitaron y a muchos se lo denegaron, se buscaban enchufes, otros por causas pendientes, condenas a muerte, aspecto débil, etc. no se les concedió. De golpe poder salir de una disciplina totalmente represiva, mejor alimentación, etc. Mejoraba claramente sus condiciones de no vida además de salir en libertad en una tercera parte de la condena (si además se muere algún Papa o algo así un posible indulto, en prisión todas estas cosas son de mucha importancia, por lo que no se puede hablar de voluntariado, ERAN PRESOS POLITICOS CONDENADOS POR DEFENDER A SU PAIS. A lo largo de los años de duración de la obra y los puestos desempeñados propiciaban el cambio de condiciones y salarios (la media al principio, muy por debajo del salario en la calle por ese trabajo era de dos pesetas de las que se descontaba una con cincuenta para manutención (como si en la cárcel no hubiera que darlos de comer) y cincuenta céntimos se ingresaban en la cartilla del preso, lo dinamiteros cobraban más, pero la cantidad de polvo de piedra, muy superior a la de las minas, que tuvieron que respirar dentro de la cripta y demás no les permitió llegar a viejos, la silicosis le “ejecuto” en muy poco tiempo ¿se cuentan cómo víctimas?, de todas formas la contabilidad de los presos arroja 58 muertes y más de 200 accidentes graves con amputaciones, etc.

Pues bien esto opinaba de ellos uno de los arquitectos (Diego Méndez), en tono perdonavidas piadoso, [.”Eran gente…Porque claro los habían puesto en ese camino, no es que ellos tuvieran conciencia de que era unos criminales…; eran tan primitivos, tan primitivos, que hacían las cosas como puede hacerlas un bicho cualquiera, sin conciencia ninguna de lo que hacían. Había muchos allí que habían tenido…, pues qué se yo…, pues ocho o diez penas de muerte, porque habían matado a todo el que se les ponía por delante, pero lo hacían…., como voy a decir yo, como quien mata a una cucaracha. Consecuencia de la guerra y de su estado intelectual, muy bajo, claro. Gracias a estos, al grado de inconciencia que tenían estas gentes, fue por lo que se pudo hacer…, porque el trabajo, por arriesgado que fuera, ellos lo hacían sin preocupación...] (Sin comentarios).

No voy alargarme más ¿Cómo puede alguien pensar que las personas que pasaron por todas estas cosas se van a sentir satisfechos y reconocidos bajo ese macabro monumento Basílica y con una cruz de 150 metros sobre sus cabezas, llena de inscripciones y nombres de Caídos por Dios y por la Patria? Ya sé que al PP y a Ciudadanos esto no les da ni frío ni calor y que hay que dejarlo pasar, que el estado debe de ocuparse solo de perseguir a los de los “churros” amarillos. Como se dice en las novelas negras “Los muertos mal enterrados, siempre acaban resurgiendo”.

Lo siento ha quedado más extenso que las tesis de algunos dirigentes del PP (juntas), perdón.

Un muerto muy “vivo”, los Franco ¿hasta cuando?