miércoles. 17.04.2024

Guerras malas, malas guerras

Que la realidad siempre supera la ficción no supone que tengamos que seguir asistiendo a este siniestro espectáculo

bombardero-no-tripulado-de-eeuu

Un disparo en el ojo a Gadafi en poco tiempo desata un cordón de cientos de kilómetros de concertinas asesinas en Hungría, por no saber quiénes son los “nuestros” en Siria se propicia la aparición de casi un centenar de muertos en un camión, aparcado en la cuneta  a las afueras de Viena (Austria), etc..

Que la realidad siempre supera la ficción no supone que tengamos que seguir asistiendo a este siniestro espectáculo como meros espectadores.

LA GUERRA QUE VENDRÁ

No es la primera. Hubo / Otras guerras / Al final de la última

Hubo vencedores y vencidos. / Entre los vencidos el pueblo llano

Pasaba hambre. Entre los vencedores / El pueblo llano la pasaba también.

Bertold Brecht, poesías del exilio.

Que la crueldad y la estupidez humana a menudo van de la mano, también ¿a qué vamos a esperar? ¿A que declaren el Mediterráneo cementerio mundial de la Humanidad, vamos a competir por qué país tiene más banderas negras sustituyendo a las azules? ¿A que se construyan caminos sobre restos óseos para poder cruzar el mar por encima de los cadáveres de sus familiares y vecinos?       

Caminante no hay camino sino estelas en la mar. A. Machado.

¿Se aprovecharán los apartamentos vacíos de la costa  que nos dejó la última burbuja inmobiliaria para que los turistas puedan hacer tours de avistamiento de pateras, a falta de ballenas, incluso hacerse “selfies” con un naufragio de fondo?

Hace años contábamos con ironía que China, “la pobre”, ganaría cualquier guerra, solo tenía que ir perdiendo batalla tras batalla, hasta que todos hubieran sido hechos prisioneros y en ese momento China solicitaba la rendición del adversario por haber ocupado físicamente el país, por no hablar de dar de comer a los prisioneros. Era un mal chiste, hoy se les pone a andar pensando que se mimeticen con el paisaje.

Los norteamericanos tienen un dron no tripulado (Next-Gen B-3) que desde el Índico puede sobrevolar Rusia o China durante más de una hora con carga nuclear. Los norteamericanos se hicieron un poco pacifistas cuando sus hijos, soldados de reemplazo, volvían de Vietnam en ataúd, entonces pararon la guerra ¿y ahora, qué?, ya vemos como Israel vuela por los aires las casas de los familiares de “sus” sospechosos habituales. ¿Qué va a ser lo próximo, abrir la ventana y que entre un dron a matar a toda la familia de forma limpia y poner el piso a disposición de venta para resarcir los gastos ocasionados?

GENERAL, TU TANQUE ES MAS FUERTE QUE UN COCHE

Arrasa un bosque y aplasta a cien hombres /Pero tiene un defecto:

Necesita un conductor.

General tu bombardero es poderoso. /Vuela más rápido que la tormenta y carga más que un elefante / Pero tiene un defecto:

Necesita un piloto.

General, el hombre es muy útil. /Puede volar y puede matar. Pero tiene un defecto:

Puede pensar.

Bertold Brecht, poemas durante el exilio.

Creo que hasta esto ha cambiado, ya no es el Hombre quien decidirá si el ser humano seguirá poblando la Tierra, sino un programa informático con todo lo que eso conlleva.

Todo esto tampoco es de ahora. En estos días recordamos el aniversario del asesinato masivo, mediante bombardeo atómico, de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, esa bestialidad innecesaria, como el incendio de Tokio; total, para dejar en el poder a la misma familia Real Japonesa, culpable principal del papel de Japón en esa guerra (igual que los aliados con Franco-fascistas y la Monarquía española responsable de lo ocurrido en nuestro país). Y menos mal que no dejaron al prepotente asesino de Mac Arthur sembrar Asia de bombas atómicas, como pretendía, para solucionar el problema de los Rojos-Amarillos, de esa forma tan valiente como de gran estratega (y aun así mató lo suyo). Hoy, junto con los “desplazados” y ahogados en el Mediterráneo, nos acordamos de lo injusto y cruel del mazazo de los poderosos contra los pueblos.

Canción

Soy yo, soy yo quien llama a vuestra puerta / aquí como en otros lugares, a todas las puertas. / No os asustéis si permanezco invisible, / No es posible ver a una pequeña muerta.

Aquí estaba yo, hace diez años de esto,/ encontré la muerte en Hiroshima. / No soy más que una niña, solo tenía siete años / pero los niños muertos no crecen.

Primero se incendiaron mis largos cabellos. / Mis manos ardieron, al igual que mis ojos. / Mi cuerpo no fue nada más que un puñado de cenizas / mezcladas con el viento en un cielo nublado. (Fragmento).

EL NACIMIENTO

Cuando mi hijo nació / otros hijos nacieron en Corea. /Eran semejantes a los girasoles. /Mac Arthur los ha segado. / Se fueron hambrientos aun de leche materna.

Cuando mi hijo nació /otros hijos nacieron en los países más grandes del mundo /En seguida fueron felices.

Pero ese mundo habrá de ser/como una cuna soberbia. /Una cuna que mecerá / en sus pañales de seda azul 7 a todos los niños

Negros

Amarillos

Blancos. (Fragmentos) poemas de Nazim Hikmet, poeta Turco aunque nació en Salónica, hoy Grecia.

¡Qué asco, Guerras malditas!

¡MALDITAS GUERRAS!

Gracias, en recuerdo de Rafael Chirbes, a estos poetas y a nuestros cantautores que nos los enseñaron con música, estos en concreto a Adolfo Celdran y Aguaviva, gracias

Guerras malas, malas guerras