<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 01.10.2022

Volver al origen

Andando el tiempo, como en una imaginada visión circular de la historia, hemos vuelto al origen. No nos hemos librado de la lógica que presidió los intentos de modernizar las instituciones políticas en el siglo XIX, cuando los pasos adelante eran corregidos poco después por saltos hacia atrás, impelidos a veces por la violencia.

Andando el tiempo, como en una imaginada visión circular de la historia, hemos vuelto al origen. No nos hemos librado de la lógica que presidió los intentos de modernizar las instituciones políticas en el siglo XIX, cuando los pasos adelante eran corregidos poco después por saltos hacia atrás, impelidos a veces por la violencia. Parece que, como los cangrejos, tenemos tendencia a retroceder, y ahora, en vez de alejarnos de la Transición y dejarla atrás como un estadio superado, hemos vuelto a recalar en la etapa de fundación del vigente régimen político. No estamos en la misma situación que a finales de los años setenta, es evidente, pero sí en circunstancias que la recuerdan bastante tanto por el escenario como por los actores.

Como entonces, este país se encuentra atrapado en una profunda recesión económica, que, como aquella, golpea con particular virulencia a las clases asalariadas y a los estratos de la población más desfavorecidos; recesión que pone en entredicho el modelo productivo. Asistimos, como ayer, al deterioro del clima político, a la deslegitimación del régimen y sus instituciones, al desgaste de la clase política y económica y al declive general de las élites, incluso de las que cumplen una función más simbólica (la Curia y la Corona). Estamos, como hace cuarenta años, bajo la hegemonía de una derecha autoritaria y clerical, hoy amparada en un discurso neoliberal que apenas tapa persistentes resabios de la dictadura. El Gobierno, franquista en aquella etapa, hoy lo ocupa un partido político de cuño neofranquista, que cada día lo es más, revelando así su condición de heredero de aquel.

Como antes, es patente la debilidad y la división de las fuerzas de la izquierda, así como el creciente malestar social expresado por la movilización ciudadana en las calles; como entonces, crece la tensión entre fuerzas sociales opuestas, pero ahora no para conservar o para avanzar, sino para conservar o retroceder. La situación se agrava por la presión eclesiástica y la tensión periférica (País Vasco, Cataluña), viejos problemas por resolver. El país está país arruinado y en vías de arruinarse más; y ocupa, otra vez, los últimos puestos en casi todos los índices europeos que miden el bienestar ciudadano; está marginado en los grandes foros internacionales y presa del descrédito por su situación y por el extendido fenómeno de la corrupción de sus élites.

Como entonces se decía, el régimen se tambalea, con el Rey a la cabeza, que, según dice la leyenda sobre la Transición, fue el piloto del cambio. Esto se cae; la economía pende de un hilo (que otros mueven), el país se hunde, arrastrado por un Gobierno mediocre, afectado por fundadas sospechas de corrupción que no logra disipar. Dicho de forma abreviada, no ya este gobierno, cuya incompetencia es manifiesta, sino este régimen político es incapaz de plantear correctamente y, en consecuencia, tratar de resolver los graves problemas que hoy afectan a la sociedad española.

Se puede pensar que lo sucedido desde entonces no estaba necesariamente determinado por el régimen político instaurado entre 1976 y 1978; y que nada obligaba a las instituciones del Estado a funcionar como lo han hecho; que nada obligaba a los actores políticos comportarse de la manera en que lo han hecho; ni al PSOE, ni al PP ni a los demás actores políticos; nada obligaba a los empresarios, en especial a los grandes, a la banca, a los oligopolios y a las grandes compañías proveedoras de suministros y servicios, a actuar del modo prepotente en que lo han hecho; tampoco obligaba a los trabajadores, a los consumidores y a otros colectivos sociales a aceptarlo. Se puede creer que nada estaba determinado, pero por lo ocurrido, todo parece haber estado impelido por fuerzas ciegas, condicionado por lo establecido en aquellos pactos, que, en teoría, aumentaban la libertad de los actores políticos y económicos, de los ciudadanos, pero sobre todo de las clases dirigentes, de las élites en sentido amplio.

Sin embargo, a la vuelta de treinta años se percibe que casi todos los actores del drama han actuado como concertados, aceptando su papel en un guión preestablecido; no han faltado voces que han criticado ese estado de cosas, pero la libertad de quienes se oponían se ha ejercido entre límites bastante estrechos, entre los carriles establecidos por aquel consenso, que definió para unos, un amplio campo de actuación, y para otros un marco muy estricto de viciadas reglas del juego, del que ha sido imposible escapar.

Los resultados de la conjunción del marco institucional, las reglas del juego y la calidad de los actores podían haber sido distintos. España podía haber sido un país con un sistema económico más moderno y equilibrado, con un régimen político más democrático, más plural y transparente; con una clase política más capaz, responsable y honesta; con un Estado del bienestar más extenso y un aparato judicial menos orientado por prejuicios de clase y de credo, y desde luego más ágil; con una enseñanza pública mejor y una ciencia de más calidad; con un modelo fiscal más eficiente y un reparto de la riqueza más equitativo. Pero los resultados han sido muy otros: el sesgado sistema representativo ha derivado en un régimen bipartidista, regido por una reducida élite de políticos profesionales que ha nutrido gobiernos poco respetuosos con la ciudadanía, que, en unas cámaras con muy poco juego, han hecho gala de una gestión opaca y del desprecio a la oposición, lo cual han facilitado la corrupción y el despilfarro del dinero público. Los vicios y carencias de los instrumentos de control económico y financiero han fomentado la aparición de una clase empresarial prepotente, tramposa y protegida, proclive a montar rápidos negocios al amparo del poder político, al fraude fiscal, a la economía sumergida y a la expatriación de capitales. Un sistema fiscal que grava con preferencia el consumo y los ingresos del trabajo, ha contribuido a agrandar el abismo entre rentas y a formar un reducido estrato de superricos, por un lado, y por otro, a aumentar del número de desheredados. Finalmente, debemos admitir que el modelo económico ha fracasado y que el país, endeudado hasta las cejas, depende del crédito ajeno.

Ante tal panorama, podemos cargar la cuenta del desastre a la perversión de los actores y quedarnos tan tranquilos creyendo que el sistema es bueno, pero sería engañarnos. No es así, los actores no son todos malos, o igual de malos, y también los hay buenos y generosos, y a otros no les queda más remedio que serlo; ni el sistema es bueno de por sí -ese es el mensaje de la derecha, que tanto ha contribuido a pervertirlo-, sino que, no siendo bueno en origen, pues abundaba en malas mañas y tenía pocos y débiles sistemas de control, se ha pervertido con suma facilidad y ha facilitado la perversión de los actores, bastantes de los cuales mostraban ya una clara propensión a pervertirse.

El balance de lo sucedido en los últimos treinta y cinco años, la deriva hasta la presente situación, que no es sólo un efecto de la crisis económica, el estado actual de la cuenta de pérdidas y ganancias y de vicios y virtudes del país, no revela sólo una perversión acaecida en el trayecto o una desviación en el camino, sino también los fallos de origen, el peso de la escorada estructura institucional y la amañada cartografía que señalaron el camino hacia el futuro.

El tránsito para después de la Transición estaba acotado por lo acordado en ella; las líneas maestras estaban decididas, las cartas estaban marcadas por los principales jugadores que habrían de participar en la partida, y eso no es fatalismo, sino dejar de creer en los milagros y en las leyendas de modélicas transiciones. Era muy difícil esperar que las cosas hubieran sido distintas; de aquellos mimbres sólo podían salir estos cestos.

A propósito de la Transición, alguien, creo que fue Vázquez Montalbán, la comparó con el espíritu que inspira las letras de los boleros: el lamento por lo que pudo ser y no fue; pero me parece que, aun siendo bella, la metáfora se quedó corta. El ejemplo musical más adecuado es el tango, en el que late la melancolía al comprobar que se ha cumplido el destino aciago: lo que no podía ser y finalmente no fue.

Volver al origen