domingo 22.09.2019

Morenés y los aviones no tripulados

El ministro de Defensa Morenés ha hecho unas declaraciones que nos parecen importantes a corto, medio y largo plazo: Reconoció las dificultades que tendrá el Ejército del Aire para mantener sus pilotos operativos y consideró que “tiene que empezar a pensar” en lo que estima es el futuro de la aviación, los aviones no tripulados (UAV).

El ministro de Defensa Morenés ha hecho unas declaraciones que nos parecen importantes a corto, medio y largo plazo:

Reconoció las dificultades que tendrá el Ejército del Aire para mantener sus pilotos operativos y consideró que “tiene que empezar a pensar” en lo que estima es el futuro de la aviación, los aviones no tripulados (UAV). Además ha declarado que el Estado Mayor del Ejército del Aire me ha presentado un plan de adiestramiento que se sitúa en el borde de lo que afectaría a la operatividad desde el punto de vista del adiestramiento de los pilotos.

Es decir, parece que Morenés propone que se han de reducir el número de efectivos del Ejército del Aire porque no se les puede adiestrar correctamente. Ello es debido a las supuestas carencias económicas de su Ministerio.

Esta política nos parece contradictoria con el inmenso dineral que se está gastando en el programa Eurofighter, un avión de caza tripulado del cual han encargado 87 unidades a las empresas del consorcio que lo fabrican (EADS-CASA, SantaBárbara, ITP, Indra,Aernnova, Tecnobi) y en el que se han gastado durante el periodo 1997-2024 al menos 11.718 millones de euros (a pesar de que lo presupuestado para ese período era únicamente 6.363'10 millones de euros). Es decir, una ligera desviación del 184 %.

La pregunta parece evidente: ¿Para qué queremos estos aviones tripulados tan costosos, si el futuro son los aviones no tripulados? Nos parece un despilfarro, perdón, rectificamos, nos parece otro despilfarro.

Aunque parece que la verdadera estrategia de Morenés es gastar en los unos y en los otros porque también en estos días hemos tenido conocimiento por la “lineas Generales de la Armada 2012” de que la Armada pretende comprar próximamente 10 nuevos drones.

Los aviones no tripulados y Malí.

Hay que recordar que desde octubre de 2012 Francia ha situado drones dispuestos a intervenir en Malí.

Parece que a los pobres malienses les va a tocar ser conejillo de indias de las nuevas guerras. Tambien lLos norteamericanos han anunciado que están dispuestos a ayudar a Francia con aviones no tripulados (drones). Los estadounidenses lo consideran la acción menos mala.

Nos imaginamos que se refieren a aquella que les permite guardar las apariencias internacionales con sus socios y no tener bajas. Posiblemente los países que ya se han comprometido en Europa a ayudar a Francia en Mali: España, Francia, Alemania, Italia, Suecia, Estonia, Eslovenia y Bélgica opten por una política similar de pocas bajas.

Por otro lado, FRONTEX quiere extender sus operaciones de vigilancia más allá de las fronteras de la Unión Europea mediante el uso de drones. El objetivo es desarrollar “cuadros de inteligencia común en las pre-fronteras”. Esos cuadros reciben la denominación CPIP. Con todos estos sistemas, los CPIP podrían obtener datos de vigilancia recogidos en lugares tan lejanos como Libia, Siria o Mali.

Y como todo es negocio: Europa está tratando de hacerse con un hueco en este sector dominado actualmente por las industrias aeronáuticas norteamericanas e israelíes. La industria europea está desarrollando actualmente alrededor de 400 sistemas aéreos no tripulados distintos en 19 estados miembros de la UE.

En esta línea también se encuentra la inglesa BAE Sistems que está desarrollando el proyecto Astraea para lograr una nueva generación de drones totalmente autónoma. Si los UAV actuales se caracterizan por ser manejados a distancia por un piloto, estos nuevos aviones volarían de forma autónoma únicamente bajo el dictado de su software de control que, además de manejar el avión, llevaría programados los objetivos a cumplir y podría gobernar el aparato sin intervención humana durante días. Se invertirán unos 500 millones de euros y en el que están implicados además de BAE Systems compañías como Cobham, Qinetiq, Rolls-Royce, el consorcio de defensa francés Thales y Dassault, que fabrica los aviones para las fuerzas aéreas francesas y con el cual BAE Systems espera poder fabricar estos aviones en un futuro cercano.

Juan Carlos Rois y José Ambrona. Colectivo Utopía Contagiosa.

Morenés y los aviones no tripulados