jueves 27/1/22

Liberbank, el acuerdo sindical y Cospedal

Enhorabuena a los trabajadores de Liberbank, a su grado de unidad y su firmeza durante estos duros y largos meses de inquietud, de inseguridad...

Enhorabuena a los trabajadores de Liberbank, a su grado de unidad y su firmeza durante estos duros y largos meses de inquietud, de inseguridad, de zozobra y de movilización; al conjunto de los delegados sindicales y a las direcciones de las secciones sindicales de CC.OO. y UGT en el mismo, que han sabido liderar este grave conflicto, combinando presión y negociación, haciendo posible todo ello que al final se alcanza un acuerdo muy complejo y difícil, con el que se logra evitar males mucho mayores para los trabajadores de la empresa que los decididos por ésta, entre ellos mandar al paro inicialmente a cientos de trabajadores.

De todos es conocida la profunda crisis existente en el sector financiero español y en especial en el sector de las Cajas de Ahorros derivada, entre otras razones, al haberse introducido por parte de las direcciones de éstas en negocios comerciales y especulativos en los que nunca debía haber participado, especialmente el inmobiliario o en el de las preferentes. Hecho este que hay que achacar exclusivamente a los equipos directivos, pero nunca a los trabajadores de las mismas que se han limitado a desarrollar y cumplir con su trabajo.

Este acuerdo, viene a demostrar que es posible llevar a efecto la impuesta reestructuración del sector financiero con medidas menos traumáticas y dolorosas para los trabajadores que las que, en este caso, habían impuesto ya la dirección de Liberbank, con la suspensión de los contratos de trabajo de varios cientos de trabajadores. Este acuerdo supone poner por encima de todo la defensa del empleo.

Además, el acuerdo hace patente una vez más que el sindicalismo de clase es un instrumento necesario, imprescindible para la defensa de los intereses y los derechos de los trabajadores, que debemos cuidar entre todos, especialmente los trabajadores. Por eso la derecha más reaccionaria, con sus voceros mediáticos, viene desde hace tiempo pretendiendo desprestigiarlos, cuando no eliminarlos, para así reducir fuertemente su capacidad de actuación, contando para ello con el inapreciable apoyo de  los Gobiernos del PP y de un sector no menor del mundo empresarial. ¡Craso error!

Y ahora que se ha cerrado este principio de acuerdo, que no venga nadie y menos Cospedal y todo el grupo de personajes que la rodean, a apuntarse ningún tanto en la elaboración del acuerdo, como ayer hizo la Sra. Casero y hoy mismo la propia Presidenta, ya que todos sabemos que no ha movido un solo dedo para evitar el ERTE que previamente había impuesto unilateralmente la empresa y que suponía el mandar a las colas del paro a mas de 1.300 trabajadores, la mayoría de ellos -más de 900- le la antigua CCM y por tanto de Castilla-La Mancha. 

Es verdad que, Cospedal no ha hecho nada para solucionar el problema de los trabajadores de la antigua CCM, pero sí que se ha preocupado para que puntualmente le llegara a la cuenta de su marido, el Sr. López del Hierro, regalador de cigarrales y donador habitual al PP, los 7.000 euros mensuales que el Banco Liberbank le abonaba por la importante función de no hacer absolutamente nada.

Liberbank, el acuerdo sindical y Cospedal