Viñeta de Rafa Maltés.
Viñeta de Rafa Maltés.

Nos enfrentamos a una gran batalla ante la declaración de guerra del machismo más casposo y cavernícola que representa Vox. Llevémoslos de vuelta a la ratonera, salgamos a la calle, hagamos campaña, votemos

Las mujeres votamos, pagamos impuestos y contribuimos al bienestar social. No viene de más recordar lo que a todas luces resulta una obviedad. Las mujeres votamos y representamos el 50% de la población en España y en el mundo, si no más. Así que me niego a considerar que la ultraderecha ha llegado para quedarse, a no ser que el enloquecimiento al que han sucumbido 400.000 andaluces avance imparable cual epidemia. Me pregunto cuántas mujeres dieron su voto a Vox en Andalucía, las que sean deberían hacérselo mirar o acaso creían que este partido venía solo para defender los Toros y las sevillanas.

No es tiempo de pataletas. No es tiempo de responder al agravio con otro mayor. No es tiempo de tirar por la ilegalización de partidos. No es tiempo de odios. Es tiempo de acciones, de voluntades, de firmezas, de ejercer nuestro derecho al voto en las próximas citas electorales. Las mujeres votamos y representamos a la mitad del electorado en España. Esa es la principal movilización que tenemos en el horizonte más cercano, ir a las urnas y decirles a estos señores y a todos los demás que sin complejos se sientan a negociar con ellos, que dejen de hacer ruido y se queden en casa a lamerse las pezuñas.

¿Acaso creían que no íbamos a reaccionar a tanto despropósito? No se trata solo de defensa del feminismo, se trata por extensión de defensa de los derechos humanos. Feministas enloquecidas, feminazis, hembristas, van sobrados de largo. Dan pena por no decir asco.

Recuerdo más vívido que nunca el 8 de marzo del año pasado. Una movilización sin precedentes. La primera huelga feminista de la historia de España. Todas lo celebramos, por los avances, por las victorias, por su dimensión, no reparamos quizá en pensar en las grietas por las que se cuela el totalitarismo.

Ese día se escenificó un gran acto, la revolución violeta. Un año después nos enfrentamos a una gran batalla ante la declaración de guerra del machismo más casposo y cavernícola que representa Vox. Llevémoslos de vuelta a la ratonera, salgamos a la calle, hagamos campaña, votemos. Creo sinceramente que podemos ganar la partida. Sigo pensando que España no es un país de necios. Espero no equivocarme.


Acompaño esta breve reflexión de una viñeta del genial dibujante Rafael Navarro, alias ‘Rafa Maltés’ que hizo con motivo del 8 de marzo de 2018.