#TEMP
viernes 27/5/22

GEACAM: Otra bofetada al rostro de Cospedal

Hoy he leído despacio la sólida, argumentada, seria y clarificadora sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, sobre GEACAM...

Hoy he leído despacio la sólida, argumentada, seria y clarificadora sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, sobre GEACAM y el despido “simulado y en diferido” de 1.789 trabajadores  de la empresa, declarando nulo de pleno derecho, por fraude de ley, el pacto firmado entre la empresa y los otros sindicatos, salvo CC.OO. y como consecuencia de ello, la empresa deberá readmitir a la totalidad de los trabajadores de la plantilla, pagarles los salarios dejados de percibir durante los meses que han estado en desempleo, y lógicamente la Seguridad Social de los mismos.

El pacto declarado nulo, consistía en despedir a la totalidad de los trabajadores de la plantilla, con el compromiso de contratarlos a los tres meses, y así hasta el año 2015. Algo parecido a lo que explicó Cospedal en relación con el despido del Sr. Bárcenas en el PP: “simular” el despedido, para volverlos a contratar a los tres meses, modificando sus condiciones de trabajado al pasarlos de fijos a fijos discontinuos durante tres años, es decir un cambio en “diferido”.  Vamos algo absurdo e ilegal, como al final se ha declarado

Esta sentencia se une a otras muchas que están dictando los Tribunales de Justicia de Castilla-La Mancha contra medidas ilegales e injustas que la Sra. Cospedal está intentando imponer a los trabajadores y a la sociedad Castellano-Manchega en su conjunto. Otra bofetada  jurídica, y de los gordas, dada en la cara de nuestra Presidenta, la  Sra. Cospedal y que al final nos cuestan muchos millones de euros a todos. En cualquier país democrático, el responsable político de errores tan graves, ya estaría fuera de la política.

Deseo aclarar que en un debate habido en la Cuatro, la periodista Carmen Tomas, mintió de forma descarada, creo que a conciencia, al afirmar que con anterioridad a la llegada de Cospedal al Gobierno de CLM se aprobó con el apoyo del 75 por ciento de los trabajadores una medida idéntica al ERE hoy declarado ilegal. Tal afirmación es totalmente falsa, ya que nunca se había firmado, ni aprobado expediente ALGUNO de despido, de reducción de jornada o de modificación de las condiciones de trabajo de los trabajadores de GEACAM. Todo lo contrario, se habían ampliado paulatinamente los meses de trabajo hasta llegar al año completo; como es falso, y así lo dice la propia sentencia, que la empresa tuviera 100 millones de déficit (es una empresa pública 100 x 100, con capital único de la Junta de Comunidades). Pero además, cuidar los montes, evitar sus incendios o apagarlos si por desgracia se producen, no es valorable económicamente, sino social y medioambientalmente.

Me consta que si CC.OO. no aceptó el acuerdo fue porque entendió desde el primer momento que era ilegal y  perjudicaba gravemente a los trabajadores. Así se advirtió a la empresa, a los negociadores, a los otros sindicatos, a la Consejera de Agricultura y a la mismísima Cospedal en más de una ocasión y que era peligrosa, muy peligrosa la actitud avasalladora y prepotente que estaban adoptando,  pero siguieron con su objetivo y no dudaron en presionar y amenazar a los trabajadores, a fin de que éstos aceptaran el ERE.

Unos aceptaron el pacto, y CC.OO. no; y en lógica con esta  posición negativa actuó recurriendo ante los Tribunales sobre lo que entendía ilegal y no ajustado a derecho, como así ha resultado al final con la sentencia comentada. 

La sentencia deja a cada cual en su sitio, y lo suyo sería que por parte del Gobierno de la Sra. Cospedal, se sentara a negociar en serio con CC.OO. y el resto de los sindicatos presentes en la empresa, sobre otras bases diferentes, tendentes a buscar un acuerdo lógico y legal, que no cueste más dinero a las arcas públicas, que puedan aceptar CC.OO. y los trabajadores y sea auténticamente eficaz para cuidar nuestros montes y evitar al máximo los incendios. Este desaguisado, unido a otros y al pago de gabinetes privados de abogados, nos cuesta ya mucho más de 15 millones de euros. Cabría preguntarse ¿quién los va a pagar?-

La solución no está en recurrir la sentencia  sino en sentarse y buscar una solución satisfactoria para todos. Vd., solamente Vd. tiene la responsabilidad de evitar que este conflicto, como otros muchos que ha creado, siga vivo y se agrave aún más. 

GEACAM: Otra bofetada al rostro de Cospedal