#TEMP
lunes 23/5/22

Europa y las pensiones

Una de las obsesiones de la Unión Europea es el desmantelamiento del estado del bienestar español, proponiéndonos unas recetas neoliberales...

Una de las obsesiones de la Unión Europea es el desmantelamiento del estado del bienestar español, proponiéndonos unas recetas neoliberales del corte al existente en los países anglosajones, dominando lo privado sobre lo público y donde los principios sociales y solidarios son escasos, primando el individualismo.

El Comisario de Economía Oli Rehn, como buen neoliberal, vuelve a poner obligaciones a Rajoy, el cual sumisamente cumplirá ¿Qué tarea le han puesto a Rajoy? Retocar a la baja el actual sistema de pensiones públicas, para favorecer así el sistema privado.Debemos saber que con la congelación de pensiones de 2011 y la semicongelación de Rajoy de 2012, ya se ha perdido un 4% de nuestra pensión.

¿Es necesario tocar el actual sistema de pensiones española? ¿Es un peso no soportable para la economía?

Puedo afirmar que no es necesario bajar las pensiones actuales y sería uno de los errores más graves que puedan cometer nuestros políticos. Ya se ha iniciado la reforma de Zapatero, que supuso una pérdida muy importante. Estos neoliberales son insaciables con su radicalismo económico e ideológico, siempre quieren más, es decir, quieren ahogarnos o como dijo un ministro japonés, los jubilados nos deberíamos morir.

El coste de las pensiones españolas es totalmente asumible para el país.   Sirva como ejemplo, que Finlandia (país de Oli Rehn), en el año 2012 gasto en pensiones el 12% de su PIB, llegando al 15,4% en el año 2030.   España gastó el 10,1 % de su PIB en el año 2012 y de sólo el 10,4% en 2030. España es un país que tiene un gasto en pensiones muy bajo, lo mismo que en otros gastos sociales, estando muy por debajo del resto de la Unión Europea, al mismo nivel que Rumania y Bulgaria.

No se entiende como a países como Italia, con un gasto en pensiones en el año 2012, del 15,3% de su PIB o Francia con un 14,6% de su PIB y estando en crisis tan profunda como nosotros no se les recomienda que las toquen ¿Por qué? El gobierno del Partido Popular ha creado “una comisión de sabios” para que le digan cómo debe reformarse las pensiones. Esta supuesta comisión de sabios tiene un marcado cariz neoliberal, siendo elegidos no por su sabiduría, sino por su servilismo  al poder del PP, y de los bancos y aseguradoras. ¿Por qué afirmo esto?

De los doce miembros que la componen, nueve han mostrado su rechazo manifiesto desde hace tiempo a los modelos públicos de pensiones. Estos nueve miembros, trabajan para la gran banca (Santander, BBVA, Caixa… y grandes aseguradoras. Es decir, son personajes al servicio del poder.El PP sabía que Europa le iba a exigir bajar las pensiones. Para justificar esta bajada futura, que mejor que “una comisión de sabios” con que justificarse ante la salvajada que plantean. Dos son los niveles que proponen:

Por un lado, para los ya jubilados, plantean no utilizar el IPC como sistema de revalorización. Este sistema permitía mantener el poder adquisitivo. ¿Qué proponen? Una fórmula mixta que les va a permitir que la revalorización se quede muy debajo de la que sería con el IPC.

Ellos hablan de una devaluación de las pensiones del 6%. La realidad es que si se aplica la formula diseñada la pérdida de valor de nuestras pensiones en el periodo de 2014-2020 será del 25%, es decir, que un pensionista que tenga actualmente una pensión de mil euros en el año 2020 la tendría de 750 euros.

Por si esto no fuera suficiente, proponen un sistema parecido al de las clausula techo de las hipotecas. ¿En qué consiste? Cuando apliquen la fórmula diseñada si por casualidad saliera una revalorización por encima del IPC, entonces la revalorización nunca superaría el IPC. Si se aplica la fórmula y  el resultado está muy por debajo del IPC, ahí no hay límite de bajada de las pensiones ¿Cómo definiría esta propuestas usted?

Por otro lado, para los futuros pensionistas, proponen ir aumentando los años de cotización, para que cada vez se jubilen con más edad, eso significa ya una disminución  muy importante de la pensión (pasar de 15 a 25 años en el cálculo de la base de la pensión supone una pérdida del 25%). A todo ello hay que añadirle, que ésta irá disminuyendo en función de la esperanza de vida y de las disponibilidades presupuestarias ¿Cabe mayor aberración?

¿Qué quieren con esta devaluación de las pensiones públicas? El objetivo es la potenciación de las pensiones privadas. Los fondos de pensiones alemanes tienen más de dos billones de euros, el 100% de su PIB, Holanda tiene el 120% de su PIB, mientras que España sólo tiene 87.000 millones de euros, el 8,5% de su PIB. El sector financiero no puede permitir que un nivel tan elevado de dinero como el de las pensiones no pasen por sus manos, para así obtener pingues beneficios.

Esta comisión de sabios, que tanto aborrecen las pensiones públicas, no han presentado ni un sólo informe sobre las pensiones privadas tan maravillosas que nos ofrecen los Botín, González… ¿Por qué?  En los últimos diez años, el 80% de los fondos privados de pensiones presentan revalorizaciones negativas con grandes pérdidas.   Sin embargo, esto supone un gran negocio pues las comisiones que cobran los bancos son de un 2%.

¿Queremos pensiones dignas? Pueden aumentarse las cotizaciones sociales. Hacer que estas sean más justas, resulta difícil de explicar cómo los Botín, González... con sueldos millonarios paguen a la Seguridad Social un porcentaje mucho menor que cualquier empleado de su banco.

El coste anual para el Estado de las pensiones es cero, todo se paga con las cotizaciones sociales de empresarios y trabajadores. En caso de necesidad, el Estado puede arbitrar recursos adicionales a través de impuestos. Hay un margen de ocho puntos hasta igualar la presión fiscal comunitaria media.

La cuestión de las pensiones públicas, no es un problema económico, sino que es un problema político de desmantelamiento de todo lo público, en favor de lo privado. Hay nueve millones de jubilados, siendo una fuerza electoral imprescindible y determinante. Nos estamos jugando el derecho a una vida digna, tras decenas de años trabajados y cotizados, para que nos deterioren ahora nuestra jubilación. Si cambian el sistema de pensiones, reaccionemos saliendo a la calle y sobre todo teniendo conciencia de qué partidos son los que recortan nuestros derechos económicos y sociales como jubilados. Atentos Partido Popular y PSOE, las mezquindades tendrán un altísimo precio electoral por parte de los jubilados.

Europa y las pensiones