jueves 9/12/21

Un director para Telemadrid metido con calzador

Con la última maniobra para elegir al nuevo director general del ente, el PSOE salva la cara en pos de la lealtad institucional. 

jose pablo
José Pablo López Sánchez (dch.) junto al presidente del Consejo de Administración de Telemadrid Salvador Molina, durante el pleno en la Asamblea de Madrid.

El acuerdo ya estaba cerrado de antemano pese al paripé de hacerlo pasar por un concurso público

La Asamblea de Madrid ha ratificado este jueves la candidatura de José Pablo López Sánchez como nuevo director general de Radio Televisión Madrid S.A. El exdirector de 13TV, la cadena de los obispos, dirigirá los designios del ente durante los próximos seis años tal y como PP y C’s, su socio de gobierno, habían previsto. El giro estratégico de última hora del PSOE ha sido clave en la elección ya que se requería el apoyo de dos tercios de la cámara autonómica. Los socialistas decidieron esta semana levantar el veto a este candidato, pasando de la abstención al ‘sí’, pese a que ‘su’ consejera en Telemadrid, Carmen Caffarel, negara por segunda vez su apoyo al mismo descolgándose de una decisión adoptada por seis de los nueve miembros que conforman el Consejo de Administración.

Pero, ¿qué ha cambiado en menos de un mes?, ¿por qué el PSOE decide ahora apoyar esta candidatura nacida de un proceso falto de transparencia tal y como los propios socialistas y Podemos (que mantiene su abstención) denunciaron en un primer momento? Pues, porque el acuerdo ya estaba cerrado de antemano pese al paripé de hacerlo pasar por un concurso público. Bien podrían haberse ahorrado los 35 candidatos restantes que optaron al puesto el esfuerzo en presentar sus candidaturas siguiendo al pie de la letra los dictados del decreto de convocatoria. José Pablo López iba a salir sí o sí elegido cerrando una andadura que Cristina Cifuentes inició hace un año con la aprobación de la nueva ley de Telemadrid. Repasemos los hechos.

UNA LEY “PERVERSA”

Cuando el PP perdió su mayoría absoluta en Madrid en las últimas elecciones autonómicas, decidió sacar adelante, con el apoyo de Ciudadanos, una nueva ley que rigiera los destinos de la nueva Telemadrid (antaño cortijo de Esperanza Aguirre). Una ley “perversa”, como la calificó una diputada socialista, en vigor desde diciembre de 2015. PSOE y Podemos votaron en contra de esa normativa por la que Telemadrid pasaba de ser un ente público a convertirse en una sociedad corporativa y de depender de los Grupos de la Asamblea de Madrid a los ‘accionistas’ que no son otros que los miembros del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, es decir del actual Gobierno Cifuentes. ¿A esto se refieren PP y C’s cuando hablan de la “despolitización” de Telemadrid?

CAFFAREL A CAMBIO DE JOSÉ PABLO LÓPEZ

Es más, durante el proceso de negociación, la pasada primavera, de la composición de los nueve miembros que componen el Consejo de Administración al amparo de la nueva ley, se escenificó un serio encontronazo. El PP se negaba a aceptar a la candidata propuesta por el PSOE, Carmen Caffarel, exdirectora general de Radio Televisión Española. Pero terminó aceptando, eso sí, como contrapartida exigía que los socialistas pasaran por el aro de futuras decisiones, en este caso, la elección de José Pablo López. ¿Por qué si no, Cifuentes salió furibunda en diciembre acusando al socialista Ángel Gabilondo de “falta de honor” después de que el PSOE anunciara su abstención ante la candidatura de López? La presidenta de la Comunidad de Madrid acusó al portavoz parlamentario del PSOE de faltar a su palabra de que los socialistas aceptarían la propuesta que hiciera el Consejo, aunque esta no contara con el beneplácito de ‘su’ consejera Caffarel, escandalizada por las maniobras del equipo de Cifuentes por situar a López como “favorito” en todas las quinielas.

Sí. Empezó a sonar como favorito meses antes que se abriera el concurso público. Nuevatribuna pudo saber que durante ese tiempo mantuvo contactos en privado con algunos consejeros. El plazo de presentación de candidaturas se cerró el viernes 25 de noviembre y el siguiente lunes su candidatura fue aprobada con el apoyo de 5 de los 9 consejeros en un proceso exprés bajo el apremio del Gobierno de Cifuentes para que este asunto estuviera cerrado antes de fin de año. En esa reunión, López no obtuvo el apoyo ni de Caffarel ni de la consejera propuesta por Podemos, Mae Lozano. Durante los siguientes días, el candidato formalizó su despedida de 13TV y se vio con el todavía director general de Telemadrid Ángel Martín Vizcaíno para hablar del traspaso de poderes. Y lo hizo antes de que su propuesta fuera evaluada en sede parlamentaria. Eso ocurrió el 19 de diciembre en la Comisión de la Asamblea de Madrid, donde el PSOE anunció su abstención y abrió la caja de los truenos.

LAS PETICIONES DEL PSOE QUEDAN EN SACO ROTO

La exposición que hizo López en Comisión fue impecable. No podía ser de otra manera. Promesas de despolitización y desgubernamentalización del ente; apuesta por la producción propia; guiños a los maltratados trabajadores, bajo la sombra del ERE que se cobró casi 900 víctimas; y hasta una bajada de sueldo. Todo correcto, al dictado de la ley, sin salirse del guión. La portavoz del PSOE en dicha comisión, Isaura Leal, cuestionó el proceso tras las informaciones de favoritismo publicadas en prensa. Exigió volver a evaluar a los 36 candidatos. Exigió conocer las actas de la reunión del Consejo que aprobó su candidatura, así como los recursos presentados por algunos candidatos (denunciando “conflicto de intereses”) y el plazo de resolución de los mismos, y anunció que el PSOE se abstendría hasta que el Consejo llevará un candidato de consenso. Todo eso parece que ha quedado en saco roto. PSOE y PP acordaron ‘sacar’ la propuesta del Pleno y posponer la votación al 12 de enero. Y en ese ínterim es cuando se ha producido la segunda intentona de López para hacerse con el cargo. El Consejo de Administración volvió esta semana a presentar su candidatura sin valorar ninguna otra y sin explicar los criterios profesionales que se han tenido en cuenta, eso sí, arrancando un apoyo más, ahora son 6 los consejeros que le respaldan, aunque ni Caffarel ni Mae Lozano han variado su postura inicial. En suma, un director general de Telemadrid metido con calzador. Los miembros del consejo que se están dejando la piel para que este hombre salga elegido llegaron a acusar a Caffarel de presionar a Ángel Gabilondo para que el grupo socialista en la Asamblea no apoyara a López. ¿Acaso podríamos utilizar el mismo argumento teniendo en cuenta la amistad que une a la consejera Pau Domínguez con la presidenta Cifuentes, y siendo además esta periodista colaboradora de 13TV?

ARGUMENTO POLÍTICO CON EL QUE EL PSOE SALVA LA CARA

El resultado de este proceso maniobrado al milímetro es de todos conocido. El PSOE ha entrado al trapo y como argumentó que quería un candidato de mayor consenso, el Consejo ha vuelto a presentar el mismo con un poquito más de apoyo. A partir de ahora, los socialistas deberán ser muy hábiles para explicar este giro. Para explicar a la opinión pública porque apoyan un candidato que ha jugado con ventaja sobre el resto y cuyo balance de gestión en 13TV no es precisamente idóneo para encumbrarle a un puesto de estas características. Lo hará por lealtad institucional, como aquello de la abstención a Rajoy. Esperemos al menos que José Pablo López cumpla lo dicho en sede parlamentaria, una hoja de ruta que habrá que seguir de cerca los próximos seis años.

Un director para Telemadrid metido con calzador