sábado 14.12.2019

Consideraciones a la apertura de las plicas para la privatización de los hospitales de Madrid

El gobierno madrileño se ha empecinado en continuar con un proceso privatizador realizado a marchas forzadas y con el rechazo frontal de los profesionales...

Pocas sorpresas con respecto a la apertura de los sobres para la privatización de los hospitales de Madrid. Las condiciones eran conocidas por las empresas, e incluso se habían confirmado reuniones previas con la Administración, así que el pescado estaba todo vendido. Al no existir competidores, las empresas no subieron la oferta de cápita de los pliegos, ni tan siquiera por vergüenza torera.

Han ofrecido por el hospital de Henares 2,4 euros menos por paciente que la cápita que figuraba en los pliegos, la diferencia entre la propuesta de la CAM y la oferta de HIMA San Pablo por la cápita de los hospitales Infanta Sofía, Infanta Cristina y el hospital del Tajo es menor de 40 centimos. Ribera Salud oferta 5 céntimos menos por paciente en el hospital Infanta Leonor y solo 1 céntimo menos en el Hospital del Sureste

Carece de legitimidad el empeño del gobierno de la CAM en vender estos hospitales a un fondo de inversión británico (BUPA) a una empresa extranjera que afirma estar más interesada en hacer negocio con el turismo sanitario que en la atención a la población madrileña (HIMA) y a una empresa insolvente, que ha causado la ruina de miles de madrileños y un agujero insalvable en las arcas públicas (Ribera Salud).

Las empresas solo optan al 70% de los hospitales y disponen de unas pocas semanas para tratar de convencer a los profesionales de que financien el 30% restante y se conviertan en accionistas de estos hospitales privatizados, los mismos profesionales que han protagonizado una movilización histórica contra esta privatización.

Llama la atención el precio de salida de estas acciones. Las de HIMA se encuentra entre 112 y 132 euros, por encima de todos los valores del IBEX 35, las de BUPA valen 82 euros, precio solo superado por las acciones de INDITEX y Ribera Salud las vende a 10 euros, precio inferior a las anteriores, pero que multiplica por 18 el valor actual de las acciones de BANKIA.

Parece que el objetivo de estas empresas es lograr que los profesionales aporten el dinero contante y sonante para iniciar el negocio, mientras los fondos públicos no empiecen a rellenar sus arcas. No olvidemos que BANKIA (Ribera Salud) es practicamente insolvente y ha sido incapaz de conseguir crédito para financiar el Nuevo Hospital de Vigo, cuya construcción está parada desde hace muchos meses.

El gobierno madrileño se ha empecinado en continuar con un proceso privatizador realizado a marchas forzadas y con el rechazo frontal de los profesionales, las organizaciones ciudadanas y de la mayor parte de los usuarios de estos hospitales, incluyendo a los votantes del partido popular. Es una decisión absurda y condenada al fracaso. Aún está a tiempo de recapacitar.

No sabemos en que manos estarán los hospitales públicos madrileños dentro de 2 años. Es poco probable que Ribera Salud siga en ello puesto que ya se deshizo de Torrejón que vendio a BUPA, no seria raro que al final OHL y el Corte Ingles acabasen siendo los verdaderos dueños de los centros o que se traspasase a terceros.

El supuesto concurso en realidad es un esperpento que encubre maniobras en la sombra, o no tanto, realizadas con el principal objetivo de que el presidente de la Comunidad de Madrid y su consejero de Sanidad salven la cara. Es un alivio que tanto CCOO como AMYTS hayan recurrido esta licitación, aunque ya se conoce que los tiempos de los tribunales y los de la vida real van por separado. Mientras tanto profesionales y ciudadanos tenemos que seguir con las movilizaciones que son las que, a la postre, van a decidir si se logra paralizar esta destrucción y privatización de la Sanidad Pública madrileña.

Consideraciones a la apertura de las plicas para la privatización de los hospitales de...