viernes 21/1/22

Ante el terrorismo islamista: Mas miedo, menos democracia

Es lógico que los ataques indiscriminados del terrorismo islamista, generen un profundo sentimiento de miedo e inseguridad.

hollande-dos_23109_11

Es lógico que los ataques del terrorismo islamista, brutales, indiscriminados y que por tanto pueden alcanzar a cualquiera, generen un profundo sentimiento de miedo e inseguridad. Más aun cuando se producen y repiten en los mas diversos lugares. La respuesta  normal de la ciudadanía se puede resumir en “acabar con esto, cuanto antes y como sea”.

Por ello podemos comprender las reacciones iniciales de Hollande y hasta del Primer Ministro de Bélgica. Pero los gobernantes y sí además tienen un perfil progresista como es el caso del Presidente de Francia, no puede perder la serenidad y una visión meditada de cómo afrontar un desafío tan profundo y complejo como este.

Pero según transcurren los días, da la impresión de que la espiral emocional, iniciada la noche de los brutales atentados, no tiene visos de dar paso al diseño de una estrategia democrática, inteligente, contundente y eficaz, y que desde luego tenga en cuenta los numerosos errores cometidos por las potencias occidentales en África y Asia desde el final de la Segunda Guerra Mundial,  muy en especial en los países de tradición musulmana.

Las promesas de reformar la Constitución Francesa para introducir significativos recortes de derechos civiles, aunque ya veremos en que quedan, es de una ceguera enorme, en un país, que no lo olvidemos, hoy lo gobierna la izquierda, pero que mañana puede volver a gobernar Sakorzy e incluso Marie Le Pen. Y una reforma restrictiva de la constitución que inicialmente  se utiliza para perseguir el terrorismo islamista, en un futuro se puede usar para perseguir a otros sectores sociales, desde huelguistas, okupas, sindicalistas, pacifistas, activistas medioambientales o en general a enemigos políticos.

Y no solo es cuestión de los riesgos que entrañan medidas de restricción de derechos, que nacen como excepcionales y temporales y luego no hay quien las derogue. Es que además son ineficaces.

Francia debería recordar a este respecto que los Paracaidistas del General Massu que tomaron al asalto Argel en su lucha contra lo que consideraban el terrorismo del FLN y generaron una brutal represión, con la complicidad o al menos el silencio de buena parte de la sociedad francesa e incluso de amplios sectores de la izquierda, aplazó unos meses el proceso de liberación de Argelia pero al final fue imparable. Y lo mismo se puede decir de la actuación brutalmente colonialista de Francia en Indochina en los años 50, que terminó con su estrepitosa derrota en Dien Bien Phu.

Por supuesto el terrorismo islamista no tiene nada que ver con el FLN ni con el Viet Minh. Pero fueron claros ejemplos de que las medidas excepcionales de reducción de los derechos democráticos o respuestas básicamente militares, a medio plazo no suelen dar resultados y menos aun con gentes del perfil fanático, irregular, disperso, camuflado, que caracteriza a los terroristas del ISIS.     

Por no mencionar  que una restricción de derechos constitucionales en Francia seria una perfecta coartada para todos esos gobiernos de extrema derecha, más o menos explicita, que desde Polonia a Hungría, pasando por casi todos los Estados del Este de Europa, están propugnado políticas de mano dura frente a minorías étnicas, religiosas, a la diversidad sexual o a los  emigrantes, etc. Con que cara la Unión Europea va a criticar a Orban en Hungría o a Putin por sus actitudes antidemocráticas, si un país referencia de la democracia como Francia aprueba recortes de derechos civiles.

Y tan grave como esas intenciones de endurecimiento legislativo, es la vuelta al siglo XIX que esta protagonizando Hollande en las relaciones internacionales. Si de algo habían servido dos guerras mundiales primero y después la superación de la política de bloques de la guerra fría, era para instaurar ámbitos de actuación comunes como la ONU y sus Agencias Internacionales y en otro orden de cosas la Unión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo.

Pues no, ahora Hollande vuelve a la nefasta política de las Alianzas unilaterales, bilaterales o multilaterales que tanto contribuyeron a desencadenar las grandes guerras del siglo XIX y del XX. Hollande no acude a la Asamblea de la ONU, al Consejo de Seguridad y menos aun al Parlamento Europeo, a proponer una estrategia compartida frente al desafío terrorista. Visita a Presidentes y Jefes de Gobierno de países que considera que puedan ser sus aliados en las ofensivas militares, a los que presiona en términos casi emocionales, ¿Cómo no nos vais a apoyar con lo que nos ha sucedido y nos puede suceder? Ninguna mención al derecho internacional, a las instituciones mundiales o continentales.

Flaco favor le esta haciendo Hollande a la ONU, que si ya aportaba poco a la paz, el progreso y la libertad mundial,  a partir de ahora, si se consolida esta estrategia de las Alianzas bilaterales,  se puede dar por finiquitada. Y en esa dinámica, algunos de los Estados responsables en buena medida de lo que esta sucediendo, como Israel o las dictaduras petrolíferas,  no tienen porque preocuparse; nadie les va a llamar al orden.

En ese camino iniciado por Hollande, se desarrolla la política vacilante y errática de nuestro país, asumida por el PP, el PSOE y Ciudadanos, con la inteligente posición critica pero responsable de Podemos,   que si no fuera un asunto muy serio y dramático, recordaría a aquella inigualable película de los Hermanos Marx, “Sopa de Ganso”.

El problema de fondo es que frente a ese miedo que el terrorismo ha extendido por los países europeos, hay gobiernos que parece que ante todo buscan el titular y la imagen mediática para tranquilizar e incluso recuperar popularidad, en lugar de explicar a la ciudadanía que la lucha contra este terrorismo va a ser larga, difícil, multidireccional.

Que luego no nos sorprenda si se acentúa la sensible derechización de la sociedad europea. Los terroristas por un lado y la improvisación y el cortoplacismo de algunos gobiernos por otro, lo están favoreciendo. No sería la primera vez que de la combinación de los miedos (a la crisis económica, de las instituciones políticas y de la seguridad) salgamos por la derecha en lugar de un cambio progresista.

Ante el terrorismo islamista: Mas miedo, menos democracia