miércoles. 17.04.2024

Susana Díaz: Un órdago peligroso

Acortar en más de un año una legislatura, en general no es bueno para el funcionamiento de las instituciones democráticas. Tiene que haber sólidas razones que lo justifique, ninguna de ellas sucedía en Andalucía

usuan

Susana Díaz ha convocado elecciones anticipadas por puro cálculo electoral partidista o peor aun, por sus intereses personales en las tensiones internas del PSOE

Acortar en más de un año una legislatura, en general no es bueno para el funcionamiento de las instituciones democráticas. Tiene que haber sólidas razones que lo justifique: no disponer de mayoría parlamentaria suficiente, estar imposibilitado de sacar adelante la acción de gobierno o en el caso de gobiernos de coalición que exista un fuerte enfrentamiento interno. Nada de esto sucedía en Andalucía.

Susana Díaz ha convocado elecciones anticipadas por puro cálculo electoral partidista o peor aun, por sus intereses personales en las tensiones internas del PSOE. Está en su derecho, pero es un órdago del que puede salir escaldada ella, el PSOE y en general la izquierda.

La experiencia de gobierno PSOE-IU en Andalucía estaba yendo razonablemente bien. Los progresistas de toda España mirábamos hacia esta coalición como una posibilidad a extender al gobierno del Estado y la contraponíamos a la inaceptable actitud de IU en Extremadura, al permitir  con su abstención el gobierno del PP.

Nadie con rigor y de buena fe podrá acusar a IU de Andalucía de no haber sido un leal socio de gobierno. Cualquiera que conozca un poco las características de IU en esa Comunidad Autónoma, admitirá que no era fácil lograr un pacto con el PSOE, dadas las tradicionales malas relaciones existentes, motivadas entre otras causas por las fuertes tendencias izquierdistas de un sector de IU y la prepotencia del PSOE. Todo el mundo sabe que una parte de IU no estuvo de acuerdo con el pacto.

Con esos antecedentes hay que valorar la actitud de los cargos de IU en el gobierno de coalición. Hace meses tuve la oportunidad de escuchar al vicepresidente Diego Valderas y su discurso institucional me pareció intachable. IU ha tenido que asumir presupuestos poco expansivos y medidas difíciles de contención del gasto y se ha contenido a la hora de investigar las prácticas de corrupción de la Junta de Andalucía en etapas anteriores.

Es verdad que ha habido algunos gestos que deberían haberse evitado, tanto por parte de la Consejera de Vivienda como del propio Valderas, pero al final se les dio una salida aceptable. También es cierto que la propuesta del Coordinador de IU en Andalucía de someter a referéndum entre los militantes la valoración y continuidad del pacto, sonaba a patada en la espinilla, pero también esta propuesta se ha ido desdibujando.

Y frente a esa actitud bastante positiva de IU, la mayoría socialista no ha correspondido debidamente. Se han incumplido importantes aspectos del programa pactado y algunas leyes emblemáticas, en las que IU se apoyaba para justificar el acuerdo de gobierno, no se han aprobado. Resulta especialmente escandaloso que Andalucía siga con una vetusta e inútil Ley de Servicios Sociales de 1988, cuando la mayoría de las Comunidades Autónomas, incluidas las del PP, van ya por la tercera generación de leyes en este ámbito.

Así que si alguien no ha cumplido en Andalucía no ha sido precisamente IU. Y esa actitud de Susana Díaz crea muy malos precedentes para el futuro (y no solo en Andalucía) y en la practica la obliga a obtener mayoría absoluta. Por ello me refería al órdago de la Presidenta de la Junta. Las últimas encuestas sitúan al PSOE claramente como primera fuerza política en Andalucía, pero aun no sabemos el posible efecto electoral de la imputación a los dos anteriores Presidentes de la Junta de Andalucía y en todo caso no parece nada fácil llegar a alcanzar la mayoría absoluta.

¿Y que puede pasar si el PSOE no consigue esa mayoría absoluta? ¿Va a pactar con PODEMOS, a los que un día sí y otro también Susana Díaz ataca duramente y cuando, por otra parte, la candidata de PODEMOS en Andalucía es del sector mas izquierdista de esa formación? ¿Va a pactar con UPyD o con “Ciudadanos? ¿Va a intentar repetir el pacto con IU, cuando este partido, con toda razón, tendrá que  ser mucho mas exigente que hasta ahora, tras la experiencia vivida y así lo apunta la composición de su candidatura, mucho  menos favorable al acuerdo que la anterior? ¿O….el PSOE andaluz va a pactar, de una u otra forma, con el PP como le gustaría a más de uno?

Susana Díaz o no ha pensado las consecuencias de las elecciones anticipadas o esta muy segura de sacar mayoría absoluta para darle en los morros a Pedro Sánchez. Pero si no logra ese objetivo, la situación de inestabilidad política que va a someter a la ciudadanía andaluza es inaceptable y sin duda puede tener un alto coste electoral para el PSOE dentro y fuera de Andalucía.

Y una ultima reflexión. Da la impresión que algun@s en la dirección del PSOE no han asumido la nueva realidad política que se esta configurando en nuestro país, en la que el PSOE, si quiere gobernar, lo va a tener que hacer en coalición y para ello hay que dejar la prepotencia y empezar a tejer vínculos con las fuerzas mas próximas, incluido PODEMOS, salvo que quiera ir a una coalición con el PP y terminar como el PASOK en Grecia.

Susana Díaz: Un órdago peligroso