jueves 19.09.2019

Errejón se la juega y nos la juega

Con esta operación, Iñigo en lugar de sumar fuerzas lo que va a conseguir es fragmentar más a la izquierda

Estoy convencido de que Iñigo Errejón es el político joven mas capaz y valioso, más inteligente y brillante, mejor comunicador y cercano, de los que tenemos en España. Por ello una persona con un enorme futuro como dirigente político y gobernante, al menos hasta ahora. Mi identificación con él, fue una de las razones fundamentales para integrarme en Podemos hace casi 3 años y posteriormente para ir en su lista en la Asamblea de Vista Alegre II en el 2017.

Hasta hace unas horas estaba seguro que iba a ser un excelente Presidente (o Vicepresidente de la Comunidad de Madrid); sin embargo, ni entiendo ni comparto la drástica decisión que ha tomado de desvincularse de la candidatura de Podemos y sumarse a la iniciativa que esta poniendo en marcha Manuela Carmena como “Mas Madrid”.

Es cierto que algunos argumentos centrales con los que Iñigo ha justificado esta iniciativa son muy dignos de tomarse en consideración. El desgaste de Podemos y la desmovilización de la izquierda alternativa que apostó en su día por este partido, la necesidad de buscar formulas nuevas de generar confianza, ilusión, de integrar las mayores energías posibles. ¿Cómo no se va a estar de acuerdo en ello?

Lo malo es que el procedimiento seguido tiene todos los visos de maniobra al viejo estilo. Una negociación a puerta cerrada entre Errejón y Carmena y la presentación sorpresiva de la propuesta, que tan solo con una hora de anticipación conoció el Secretario General de Podemos. Eso es un trágala y no una propuesta de renovación e integración. Esa forma de actuar desdice todas las justificaciones con las que Iñigo ha querido fundamentar su decisión.

Porque, se adorne como se adorne, estamos ante una ruptura, hacia dentro de Podemos y hacia el electorado de izquierdas. ¿O es que Carmena y Errejón habían pensado que Pablo Iglesias y la dirección de Podemos iban a aceptar los hechos consumados de la iniciativa “Mas Madrid”? ¿O es que Iñigo ha creído por un momento, eso que ahora dice de que sigue siendo el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid? ¿O es que Manuela piensa que las bases de Podemos la van a volver hacer alcaldesa? Un error de calculo inmenso, que puede hacer perder el Ayuntamiento y la Comunidad.

Afortunadamente, la primera reacción de Pablo Iglesias ha sido muy comedida dadas las circunstancias, manteniendo el apoyo genérico a la candidatura de Carmena y siendo bastante moderado en el desmarque de la candidatura de Errejón; pero no es descartable que las cosas se vayan liando y terminen en un enfrentamiento mucho más radical por ambas partes.

Con esta operación, Iñigo en lugar de sumar fuerzas lo que va a conseguir es fragmentar más a la izquierda (como en otro orden de cosas está haciendo Gaspar Llamazares con su propuesta secesionista de “Actúa”). Es muy posible que atraiga una cierta parte del voto moderado de Podemos, algunos simpatizantes del PSOE y nuevos votos de centroizquierda, pero a cambio va a perder el grueso del voto de Podemos y de diversos sectores de la izquierda alternativa herederos del 15-M. Y al final el ganador va a ser Ángel Gabilondo y esperemos que no lo sea el bloque conservador.

Muchos errejonistas que ahora mismo están, estamos, descolocados o incrédulos, se preguntan, nos preguntamos, ¿tan difícil era abrir un debate-negociación sobre la mejor forma de articular la candidatura y el programa para la Comunidad de Madrid? ¿tan difícil era plantear los ejes de la propuesta de “Mas Madrid” a Pablo Iglesias y su dirección estatal para encontrar la vía de hacer compatible con la candidatura de Podemos?

Es verdad que desde la Asamblea de Vista Alegre II las tensiones y dificultades de las relaciones entre Iñigo y Pablo Iglesias y más aún entre Errejón y la dirección madrileña de Podemos eran obvias y no se le han facilitado las cosas ni a Iñigo ni a los llamados errejonistas, pero la decisión tomada por este abre una grieta en Podemos ya insalvable.

Me sorprende que Iñigo no haya valorado lo que esta ruptura va a suponer en la evolución de Podemos. Y ya no es tan solo, con ser muy importante, que todos los errejonistas nos quedamos colgados de la brocha y se producirá un nuevo goteo (o torrente) de salidas, mas o menos forzadas; es que el proyecto Podemos queda seriamente dañado. A las tensiones en Andalucía, Galicia, Cataluña y País Vasco, se suma la crisis de Madrid. Un retroceso electoral de Podemos en las elecciones de mayo, alimentara las tensiones centrifugas y la desmoralización y desmovilización de militantes, simpatizantes y votantes.

¿Es consciente Iñigo de las consecuencias que a medio y largo plazo puede tener para la izquierda de nuestro país el fracaso del proyecto estatal de Podemos?

Me temo que Errejón ha sucumbido a las tesis de desconfianza hacia los partidos, incluidos los de izquierda, que sostiene Carmena, lo que a la postre debilita solo a la izquierda, porque la derecha no se distrae con esos debates.

Ojalá la cordura política permitiera reconducir la situación, aunque lo veo muy difícil. Por ello no puedo más que resumir que con esta decisión Errejón se la ha jugado y nos la ha jugado. Y mientras la derecha cerrando filas.

Errejón se la juega y nos la juega