miércoles 19.02.2020

Alicia Gómez Montano

Hace unos días, en un artículo sobre las prioridades del nuevo gobierno progresista, incluía textualmente lo siguiente: “El gobierno debe resolver urgentemente el vacío de poder existente en RTVE, nombrando de inmediato como presidenta a Alicia Gómez Montano, que fue la candidata que ganó con creces el concurso celebrado hace ya bastantes meses”. Ya no será posible. Alicia acaba de fallecer este sábado.

Ha sido unánime la valoración de su trabajo profesional y su valía humana.

Muchos de los mejores programas de RTVE en el periodo democrático han sido producto de su trabajo, de sus iniciativas profesionales. Alicia daba credibilidad, y rigor, además de un enfoque progresista y feminista. “Informe semanal” y “En portada” han sido y seguirán siendo para la historia de RTVE un modelo de programas informativos, un ejemplo de cuál debe ser un medio de comunicación público al servicio de la ciudadanía, de la democracia y de la verdad.

RTVE, el periodismo comprometido con la democracia, el progreso, la solidaridad y el feminismo, han perdido un pilar excepcional. Sus amigos hemos perdido a una mujer de gran valía

En sus programas con frecuencia reflejaba la dura realidad de los países, las sociedades y en especial las mujeres del Tercer Mundo, no en balde era vicepresidenta de “Reporteros sin fronteras”.

Alicia fue una periodista identificada con el servicio público y por ello siempre quiso estar en RTVE y luchar por la calidad y dignidad de sus programas. Ella y otros profesionales, muy en especial Fran Llorente, fueron protagonistas de la resistencia para evitar la manipulación y el control que los gobiernos, los poderes políticos, económicos y mediáticos querían ejercer sobre RTVE.

Conocí personalmente a Alicia en los años que tuve la suerte y oportunidad de formar parte del Consejo de Administración de RTVE. En aquellos años fue una relación fundamentalmente profesional. Cuando la etapa de dignidad democrática y calidad profesional de RTVE, conseguida con la reforma de Rodríguez Zapatero, fue arrasada en el año 2012 por el gobierno del PP, unos cuantos amigos de aquellos años, Alicia, Teresa Aranguren, Fran Llorente, Santos Ruesga, Jaime Gaiteiro y yo, decidimos mantener nuestros vínculos con cenas-tertulias periódicas.

En ellas conocí y reconocí mas a fondo la calidad humana de Alicia. Su simpatía, su cariño, su aguda visión de la realidad, su optimismo político (que le hacia perder las apuestas sobre los cambios políticos y resultados electorales), las divertidas anécdotas que contaba de una larga e intensa vida periodística, su inequívoca y firme identificación con la izquierda. En resumen, Alicia era “un sol”.  Y encima a Santos Ruesga y a mí nos llevaba siempre a casa en su coche.

Estaba ilusionada, y a la vez escéptica, de que finalmente pudiera asumir la responsabilidad de la Presidencia de RTVE después de haber alcanzado brillantemente la mejor puntuación en el concurso público celebrado. El PP y los candidatos del PP sonoramente derrotados, pusieron todos los obstáculos posibles para que Alicia no llegara a ser presidenta de la Corporación; sabían muy bien lo que se jugaban.

En las cenas de los últimos meses vimos los altibajos de la enfermedad y con que fuerza y optimismo luchaba contra ella. En la última, antes de Navidad, estaba muy guapa, tenía un aspecto estupendo, se sentía muy optimista y todo hacía pensar que por fin había superado el cáncer. Desgraciadamente no ha sido así.

RTVE, el periodismo comprometido con la democracia, el progreso, la solidaridad y el feminismo, han perdido un pilar excepcional. Sus amigos hemos perdido a una mujer de gran valía.

Aunque nos queda su recuerdo, nuestras cenas sin ella ya nunca serán igual. Querida Alicia te echaremos mucho de menos.

Alicia Gómez Montano