jueves 29/10/20

Pasando la revisión en la ITV pública de Alcantarilla

La ITV de Alcantarilla está condenada desde la la primera concesión en 1997

Todavía no son las siete de la mañana. Ha llovido por la noche, no mucho. El suelo está mojado y en algunas irregularidades del asfalto se acumula agua.Es de noche. Los trabajadores del campo esperan las furgonetas en la gasolinera del Rollo. Algunos peatones caminan por la acera. La ciudad se despereza. Vamos a pasar la revisión del coche en la ITV de Alcantarilla (Murcia). Hay ya bastante tráfico que se dirige a los polígonos industriales de la zona. Aquí, como en muchas ciudades del trabajo no hay buenos accesos, ni transporte público, ni carriles especiales para ciclistas. Tampoco aceras que merezcan tal nombre.

La ITV de Alcantarilla no tiene tampoco buen acceso. La señal de tráfico está semioculta por el matorral, fuera de la redonda por la que se accede a un camino de servicio paralelo a la autovía de Caravaca. Nos detenemos a unos doscientos metros de la entrada. Ya hay veinte coches esperando. Todavía es de noche. A la derecha, la enorme nave de la ITV. La gente permanece en el interior de sus vehículos. Alguien golpea la ventanilla del coche. ¿Es la cola para pasar la revisión?. Sí. Bueno, esperaremos.

A las siete y veinte abren la puerta de la ITV. Nos ponemos en marcha y paramos en los carriles de acceso a las líneas de inspección. Ahora tenemos la sierra enfrente. Clarea. La línea de la cumbre y las nubes alargadas se marcan sobre el cielo. Nos apeamos del coche y nos acercamos a la caja de pago. Una nota indica que el vigilante de seguridad repartirá los números a cada coche a partir de las siete cuarenta y cinco, que esperemos en los vehículos y después pasemos a abonar la tasa. A la izquierda hay una cafetería. Está cerrada. La Consejería no renovó el contrato porque su intento fue privatizar la ITV de Alcantarilla, ahora es arruinarla tecnológica y humanamente. Bueno, otro inconveniente: no podemos tomar café mientras matamos el tiempo. Las farolas permanecen encendidas, la hilera de coche en penumbra. Grandes letreros colocados en el muro sur de la nave indican la situación de la caja, de la cafetería y de los aseos.

Queremos recordar que la ITV de Alcantarilla está condenada desde la la primera concesión en 1997 y que el Consejero de Empleo, Universidades y Empresa ha bregado durante 2017 para convertir las concesiones administrativas de ITV en autorizaciones, incluyendo a la pública de ITV en el lote. No solo eso. Desde 1997 la Consejería competente ha deteriorado conscientemente sus instalaciones para hacerlas obsoletas, ineficientes y de escarnio público. No ha modernizado la maquinaria, no ha introducido tecnologías telemáticas, no la ha dotado de personal suficiente ni la ha formado como debiera. Ni siquiera se puede pedir cita previa por teléfono. No obstante, según Inforges, sigue siendo la más rentable de la Región. Toca madrugar y hacer cola. Suerte que vivimos en un clima propicio incluso en invierno.

Seguimos dentro del coche,esperando a que el vigilante de seguridad nos entregue el número de espera. Lo vemos acercarse desde el fondo. Su torso superior dibujándose en la claridad el amanecer. Salimos del coche para estirar las piernas. Se ha levantado un fuerte y frío de poniente. La luz todavía es apagada, acenizada.

Nos entregan el número de espera y nos acercamos a la Caja. Hace frío mientras hacemos cola. Tenemos delante a 22 personas. A la derecha, la cafetería permanece cerrada. ¡Qué bien vendría ahora un buen café!. Las nubes parecen descansar en la cima de Carrascoy. Solo hay una caja abierta. La recepción es pequeña, las puertas de la calle están abiertas. Algunas personas esperamos dentro, otros fuera. El viento agita las palmeras y el baladre. Un banco solitario junto al parterre. Las primeras luces del sol blanquen las nubes deshilachadas sobre la sierra.

Nos toca.

¿No hay dos cajeros abiertas por la mañana?. Normalmente sí, pero no nos cubren las necesidades. Pagamos, 34,90 euros. ¿Tengo que esperar en cola, no?. Sí. No hay tableros eléctronicos de información. Tampoco medios acústicos. Salgo. Las banderas ondean hechas jirones sobre el cartel "Región de Murcia. ITV  001".De las tres líneas de revisión, una permanece cerrada con una puerta corredera de hierro. ¡Y esta es la ITV más rentable de la Región!. ¡A pesar de, a pesar de....!

El viento sopla del norte y entra por las líneas de inspección. Hoy va a ser un día malo - me dicen-. Y en verano entra fuego por el sur. ¿Cuántos trabajadores hay esta mañana?. Cinco y no hay nadie en Administración. En mayo, si seguimos aquí, tendremos que analizar el software de los coches. ¿Pero va a comprar el Consejero los aparatos?. Al otro lado de la autovía, han colocado un cartel con la leyenda de "Próxima apertura de ITV". Dicen que un alto cargo de la Administración Regional dijo que la ITV de Alcantarilla siguiera siendo pública y que se muriera sola. En eso están. Deteriorando lo público para luego ceder el negocio al amiguete de turno. Ya lo dijo Roque Ortiz.

Pasamos la revisión. El coche está en perfectas condiciones. Pasarla nos ha costado casi veinte euros menos que el año pasado. Aquí no pagamos IVA. Es un servicio público de acuerdo con la normativa europea. La Consejería a lo suyo : a negarle el pan y la sal, tecnología y recursos humanos.

Nos despedimos. ¡Hasta el año que viene!. ¡Veremos...!. Seguro que seguís aquí. Hay que mantenerla como Pública. No podemos caer en la vorágine neoliberal de la nueva política. ¡Cuánto dinero se podría recaudar si esto funcionara como Dios manda y no como los políticos quieren!.

El sol ilumina tenuemente los muros de una empresa cercana. El viento barre el matorral. Es viernes, ¡hasta pronto!.

Pasando la revisión en la ITV pública de Alcantarilla