viernes. 19.07.2024

“Spain is different”

Madre mía, que mal estamos. Fraga acertó de lleno con aquel eslogan franquista: “Spain is different”. El partido que él mismo fundó lo hace posible.

La cabalgata de Reyes de este año en Madrid deja en evidencia la imagen hilarante de esta España irreconciliable. Tal vez hayamos conseguido superar aquello de las dos Españas, puede que ahora tengamos cuatro o cinco, pero es evidente que una de ellas (muy numerosa y representada en esencia por el Partido Popular) permanece inalterable al paso del tiempo, al cambio de siglo, al pluralismo y a la tolerancia. Esta España es inamovible e incapaz de vivir alejada de los círculos de poder, que tal vez consideren un derecho hereditario y consanguíneo. Salen de los ayuntamientos dejando a su paso innumerables pacas de papel triturado en las aceras, porque para ellos la democracia es una guerra; están ellos y el enemigo. El poder es un objetivo en sí mismo. No se trata de organizar un país en el que quepamos y colaboremos todos, sino el país que a su modo de ver debe de ser España y al que todos deberíamos amoldarnos obedientemente. Si por ellos fuera, una España católica, indivisible (tanto que, en su momento, se opusieron fervientemente incluso al divorcio) y heterosexual.

Cualquiera puede criticar una cabalgata de Reyes. Te puede parecer cutre, hortera, excesiva, despilfarradora… incluso innecesaria, pero de ahí a hacer de ella una suerte de lamentable arma política… sí, ya lo sé, es de risa, pero nos retrata. Políticos del PP se han quejado amargamente estos días por la estética de los Reyes Magos y la ausencia de animales para diversión popular en la cabalgata madrileña, y, en su delirio, han acusado a la alcaldesa de la ciudad de “sectaria”, “comunista” y otras sandeces. Una exdiputada del PP llegó a quejarse de que su hijita había dicho que el traje del rey Gaspar no era de verdad, lo que esta señora (creo que mayor de edad) asegura que no le “perdonará jamás” a Manuela Carmena. Que personas con tales inquietudes políticas y culturales hayan tenido y tengan alguna responsabilidad política es aterrador y da la medida de lo que les importan los verdaderos problemas de sus conciudadanos. Incluso un periodista de Abc, un tal Ruiz Quintano (y habrá más, pero con él se agotó mi curiosidad), denominó el espectáculo de “cabalgata antifascista para niños a base de solsticio, feminismo y República”.

Madre mía, que mal estamos. Fraga acertó de lleno con aquel eslogan franquista: “Spain is different”. El partido que él mismo fundó lo hace posible.

“Spain is different”