#TEMP
miércoles. 29.06.2022

Incendios y líneas rojas

Mientras Asturias y Cantabria ardían en la realidad prosaica del día a día, lo único que parecía importarles a nuestros políticos era el fuego imaginario de Cataluña.

incendios_norte_vizcaya

Mientras Asturias y Cantabria ardían en la realidad prosaica del día a día, lo único que parecía importarles a nuestros políticos electos era el fuego imaginario de Cataluña. Pero estamos acostumbrados a que la política se centre más en la ficción que en la realidad; los discursos son más bellos, más épicos cuando versan sobre asuntos tan elevados como la patria, el sentimiento (de unidad) nacional o la santísima trinidad (por poner tres ejemplos similares), que cuando deben buscar palabras que se arrastren por los lodos de la corrupción, la desigualdad, la pobreza, el paro o el trabajo esclavo (llamarlo “basura” empieza a parecerme un eufemismo).

Podemos parece tener más líneas rojas que la cara de un sioux en un western, pero, al fin y al cabo, nacieron con las pinturas de guerra puestas

Las llamadas “líneas rojas” de cada partido en las “negociaciones” de estos días en busca de acuerdos para gobernar retratan perfectamente la política de este país, a pesar del mayor colorido que aparentemente tendrá el Congreso tras las pasadas elecciones: por un lado, la facilidad de la derecha para confluir a cualquier precio y con cualquiera con tal de perder la menor cuota de poder posible, y por otro, la incapacidad endémica de la izquierda para organizar un frente común que ponga por delante sus reivindicaciones históricas y deje en un segundo plano los egos y las pequeñas idiosincrasias de cada cual.

Podemos parece tener más líneas rojas que la cara de un sioux en un western, pero, al fin y al cabo, nacieron con las pinturas de guerra puestas. En realidad, son su razón de ser y las de aquel 15-M de indignación popular, aunque esto no acabe de explicar la torpeza, a mi juicio, de haber dejado fuera de su proyecto a IU (torpe también), lo que les hubiese proporcionado hasta catorce escaños más, o la de anteponer el referéndum de Cataluña a otras cuestiones más urgentes e importantes para la mayoría de los ciudadanos. Por su parte, el PSOE, al que cada vez parece avergonzarle más el calificativo de partido de izquierdas, se aferra también, desde el extremo opuesto, a esa misma línea roja catalana como la excusa perfecta para evitar un pacto con Podemos, lo que, en realidad, supondría una sacudida ideológica demasiado fuerte para los centrados estómagos de sus barones.

Por suerte, las lluvias de los últimos días han dado una tregua a los furibundos incendios de la cornisa cantábrica. Y, sin embargo, las líneas rojas de Cataluña no parece que vayan a extinguirse por más que llueva sobre mojado.        

Incendios y líneas rojas