jueves 2/12/21

Pokémon Go y los zombies

Hay quien afirma que la moda provocará que los más jóvenes abandonen el sofá y recuperen una aptitud en peligro de desaparición: la de andar para localizar criaturitas virtuales. (Audio en el interior)

pokemon

Antes de nada, repara en la fecha en que esto se publica, por favor. Lo digo porque dentro de un par de meses, carecerá de sentido explicarle a nadie qué es eso de Pokémon Go. No es ni bueno ni malo, tan sólo inevitable. Porque cientos de miles andarán por las calles con su teléfono conectado al GPS y la cámara encendida buscando lugares donde hallar más pokémons que añadir a la colección.

Mirando el móvil, veremos monstruitos de toda clase flotando encima de cualquier encuadre por arte de realidad aumentada: una puesta de sol, la tarta de cumpleaños o el concierto al aire libre. Es el mismo bestiario extravagante y evolucionista de las series, películas y videojuegos de Nintendo que coparon el entretenimiento en los noventa y que regresa ahora con los teléfonos inteligentes como nuevo hogar, invitándonos a lanzar la bola con un gesto y capturarlos a todos. Si no aparece aquel que nos falta en el zoológico, peregrinarémos hasta aquellas direcciones donde nos prometen que se esconden Flareons, Porygons y otros raros engendros..

Ni bueno ni malo. Tan sólo inevitable. Eso dice la experiencia del lanzamiento del juego en otros países, superando en descargas y uso a aplicaciones tan conocidas como Twitter. Hay quien afirma que la moda provocará que los más jóvenes abandonen el sofá y recuperen una aptitud en peligro de desaparición: la de andar para localizar criaturitas virtuales. Y si la cosa se les va de las manos y acaban enganchados a gastar suela, haciendo kilómetros y kilómetros sin sentido, no pasa nada: del deporte, aunque con dificultad, dicen los especialistas que también se sale.

Por apuntar alguna ventaja a la escasa nómina de bondades, mejor tener a jueces y magistrados cazando a Charizard que pavoneándose con los colegas de tener en su colección a Zapata, César Strawberry  o Facu Díaz; mejor tener a los candidatos a presidente pateando las calles (aunque sea para recolectar pokémons) que visitando Rota para hacerse un selfie con Obama o recluidos en el Congreso, jugando al Candy Crush.

De los posibles peligros, ya avisan - casi con fruición - los tecnófobos. Además de la obvia merma de privacidad que supone ceder a los propietarios de la aplicación y a sus socios (Google entre ellos) nuestros itinerarios y costumbres, cuentan que en los USA hay invasión de lugares públicos convertidos, sin quererlo, en gimnasios y tiendas virtuales de estos monstruos de bolsillo.

Dicen también que hay quien utiliza las herramientas de geolocalización para atraer entrenadores incautos hasta lugares donde poder atracarles con impunidad, y que los accidentes que involucran a peatones y conductores, distraídos con la obsesión por el juego, se multiplican. El fin de la civilización tal y como la conocimos.

Por ponernos en lo peor, podemos imaginar incluso que el lanzamiento de Pokémon GO es, en realidad, una precuela que explicaría el origen de un mito: el de los zombies. El Apocalipsis se resume en una masiva caída de servidores. Los supervivientes terminarán tirando a la basura sus móviles, ya sin utilidad ni batería, pero seguirán vagando eternamente. Seremos muertos vivientes, ajenos a cualquier estímulo salvo girarnos y acudir en masa al escuchar un sonido familiar: ¡Pikachu!

Pokémon Go y los zombies