jueves. 13.06.2024

El apagón sobre la #NuitDebout

Una huelga general seguida de varios días de acampada en la Plaza de la República en París no merecen unos centímetros cuadrados de papel en la portada de los principales diarios.

A banner reads, "disobedience is the solution" is displayed as people join the "Nuit Debout" or "Standing night" movement at the Place de la Republique in Paris on April 2, 2016. 
A few hundred people rallied to demand the halt of "home evictions" which can begin the day after the end of the French winter break, after which tenants can be evicted from their homes. They also gathered to show their opposition to the labour reform law in the wake of the nationwide demonstration which took place on March 31. / AFP PHOTO / DOMINIQUE FAGET

Una huelga general seguida de varios días de acampada en la Plaza de la República en París no merecen, ya no una misa, ni tan siquiera unos centímetros cuadrados de papel en la portada de los principales diarios.

Han tenido que pasar varias jornadas de asambleas y ocupación de las calles para que los periódicos galos hayan comenzado a informar sobre ello, se diría que a regañadientes. De forma crítica en el caso de Le Parisien o Le Monde; con una adhesión tardía en Libération y sólo después de un largo fin de semana mirando hacia otro lado.

En España, donde el enésimo derbi y la elevación a categoría de noticia de los sondeos por encargo coparon las primeras páginas de los diarios, la Nuit Debout francesa quedó también relegada al olvido, tanto en el papel como en las ediciones digitales.

Los criterios para determinar lo que es y lo que no es noticia tienen un componente subjetivo. Se entiende, por ejemplo, la cautela al calibrar la fuerza y consecuencias de lo que, en principio, puede que sólo sea una manifestación más. Pero resulta curioso que allí donde se ha transformado el paisaje político poco después de una larga acampada en la Puerta del Sol no se le preste la menor atención a lo que ocurre en Francia.

Es tarea de adivinos adelantar si en los próximos días el brote conseguirá arraigar o se agostará en el esfuerzo. Pero por el momento, son centenares los indignados que acuden noche tras noche a las asambleas, se extienden las convocatorias a Nantes, Toulouse, Rennes o Lyon y la #Nuitdebout cuenta por decenas de miles a quienes siguen en directo su desarrollo a través de Periscope.

Calles llenas de indignados abrieron en el pasado telediarios en forma de primaveras árabes, maidanes o paraguas amarillos. Seguro que habría mayor expectación si las plazas tomadas estuvieran en Belgrado, Moscú o Teherán. Reflejar los sucesos de París, en cambio, parece generar desasosiego, quizás porque implica admitir la posibilidad de la revuelta también en casa.

El apagón sobre la #NuitDebout