viernes 06.12.2019

¿Invoca la ministra de empleo a la Virgen del Rocío para que el personal del SEPE no cumpla años, no se jubile ni fallezca?

Una vez más el PP se ha despachado con las administraciones públicas. En el borrador de la Ley de Presupuestos por enésima vez consecutiva se congelan los salarios de los empleados públicos y se reducen sus plantillas. El artículo 21 de dicha Ley establece la imposibilidad de incorporación de nuevo personal a cualquiera de las administraciones públicas y la imposibilidad de la reposición de sus vacantes. En determinados sectores, entre los que no se menciona el ámbito del empleo, se admite un máximo de un 50% de reposición de sus vacantes.

Teniendo claro lo que se fija en el mencionado artículo 21 y analizando el Presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal, nos encontramos que las cantidades consignadas para personal son idénticas a las del presente ejercicio.

Si miramos el conjunto de retribuciones básicas, nadie en el SEPE llegará a la edad de jubilación para que no se amortice su plaza. Nadie tampoco cumplirá años de antigüedad suficientes para incrementar un trienio porque la cantidad consignada como trienios en 2015 es idéntica a la de 2014.

Esta identidad de cifras no deja de ser más que una chapuza presupuestaria que nos indica por un lado lo poco que le importa a la Ministra de Empleo el cumplimiento de la legalidad que su partido instaura y, por otro, que el rigor presupuestario no le parece necesario porque ella tiene posibilidad de invocar a la Virgen del Rocío y que se solucionen los problemas.

Es inaudito que se mantengan exactamente las mismas cifras del ejercicio anterior cuando se ha producido una transferencia de créditos entre los programas de políticas activas y pasivas. Para que no se notase el recorte de personal que hicieron en prestaciones, pasaron buena parte de las cotizaciones sociales del programa destinado a políticas activas a ese otro programa. Con ello la cifra total resultante del capítulo de personal de prestaciones disminuía en menor medida que en la realidad porque se incluían cotizaciones sociales del otro programa. Eso es rigor.

Desde que llegó la Ministra Báñez al Ministerio el número de empleados del SEPE ha disminuido en 1.436 personas, pasando de las 10.730 que había en el Presupuesto de 2011 a las 9.294 que hay en el de 2014. En 2015 son exactamente las mismas personas. Después de recortar en un 13,4% la plantilla del SEPE entre 2011 y 2014, este año la Ministra invoca a la Virgen del Rocío y está absolutamente convencida que se producirá el milagro: nadie se jubilará, ni fallecerá ni cumplirá años, porque eso aumentaría los trienios y no puede haber aumento presupuestario.

Cuando se elaboró el Presupuesto de 2011, en junio de 2010, había casi cuatro millones y medio de personas paradas de media entre el tercer trimestre de 2009 y el 2º de 2010. Ahora de media entre el tercer trimestre de 2013 y el segundo de 2014 hay cinco millones ochocientos cincuenta mil, es decir, casi un millón y medio más de personas paradas. El personal que tiene que atender se ha reducido en un 13,4% cuando las personas paradas aumentan en un 32%.

Luego, la Ministra Báñez dice que los servicios públicos no funcionan y que hay que establecer colaboración público privada. Con los Servicios Públicos de las CC.AA. ya lo hizo: eliminó a los 3.000 técnicos de empleo que financiaba y obligó a la firma de convenios de colaboración con las ETT. Eliminó cien millones que había para dotación de técnicos en la red de oficinas de empleo y este año ya le da 180 millones a las ETT. El milagro de la Virgen del Rocío es ese: labrarse una futura puerta giratoria. Cuando pierda las elecciones, trabajará para la patronal de las ETT.

¿Invoca la ministra de empleo a la Virgen del Rocío para que el personal del SEPE no...