jueves 05.12.2019

El Gobierno quita las razones para inscribirse y se ufana de que no sube el paro

Otro mes más oímos las fanfarrias del gobierno. Si utilizamos los datos que se han conocido en su conjunto, podemos tener una visión algo más global de la que nos quieren imponer.


En vez de fanfarrias porque ha subido poco el paro, es preciso preguntarse por qué hay más de cuarenta mil personas que en otros meses de enero se hubieran inscrito y en este enero de 2015 decidieron no hacerlo

Otro mes más oímos las fanfarrias del gobierno. Si utilizamos los datos que se han conocido en su conjunto, podemos tener una visión algo más global de la que nos quieren imponer.

¿Cómo es posible que disminuyendo el número de afiliados a la Seguridad Social en 199.902 personas, solamente 77.980 se inscriban en los servicios públicos de empleo? Solamente el 39% de las personas que han perdido su empleo se inscriben en las Oficinas de Empleo.

Si miramos hacia atrás, el porcentaje de personas que salían del empleo y se inscribían era muy superior. En 2014 se inscribieron el 61% de los que quedaron en paro; en 2011 fue el 59% y en 2008 el porcentaje llegó hasta el 63%. De haberse producido porcentajes similares a los de estos años, el aumento de los parados inscritos superaría las 120 mil personas. De cada cinco personas que se inscribieron en los años señalados, este año ha habido dos que no se anotan.

En vez de fanfarrias porque ha subido poco el paro, es preciso preguntarse por qué hay más de cuarenta mil personas que en otros meses de enero se hubieran inscrito y en este enero de 2015 decidieron no hacerlo.

La respuesta es triple. En primer lugar está el recorte de prestaciones: en 2014 el número de beneficiarios de prestaciones cayó un 10,6% sobre 2011 y el gasto un 18,1%, unos cinco mil quinientos millones de euros.

En segundo lugar está el recorte en políticas activas. En 2015 el presupuesto para políticas activas disminuye más de un 37%, casi tres mil millones de euros. Este recorte provoca también la caída de la intermediación en parte motivada por la disminución de los programas de cooperación, contratación directa de desempleados y de escuelas taller. Estos programas se gestionaban a través de ofertas de empleo y de ellos se eliminaron quinientos millones de euros, un 48% de lo que había. Hay por lo tanto, la mitad de puestos a ofertar.

La tercera razón es la fortísima disminución de los recursos propios o puestos a disposición de la red de oficinas. Hay más de tres mil técnicos menos, infinidad de orientadores y técnicos locales de empleo menos. Los recursos económicos para dotar de medios humanos que inscriban, orienten y, fundamentalmente, hagan con cada parado su itinerario personalizado de inserción disminuyeron un 57%.

Este gobierno ha optado por recortar las prestaciones, las políticas activas, las ofertas de empleos, los técnicos de empleo y con ello ha dejado sin apenas motivos para que los parados se inscriban en las oficinas de empleo. Este gobierno ahora se ufana de que no crece el paro registrado. La inscripción de quienes pierden su empleo ha disminuido en veinte puntos. Más que menos parados, este gobierno lo que ha conseguido es un peor servicio público de empleo para el que muchos no encuentran razones de inscribirse.

La segunda fanfarria del gobierno es por el aumento de los afiliados sobre el año pasado. Sistemáticamente pretenden hacernos creer que solo llevan un año de gobierno y el resto es “la herencia recibida”. En enero de 2011 había 9,2 millones de trabajadores afiliados al Régimen General a tiempo completo y 2,7 millones a tiempo parcial. Los datos publicados del mes pasado arrojan que hay 8 millones a tiempo completo y 3 millones a tiempo parcial. Mientras que los afiliados a tiempo completo disminuyen en 1,2 millones, los que están a tiempo parcial aumentan en 328 mil.  Este gobierno no crea empleo. No repone el que ha destruido. Es como si después de volar los cien puentes de un rio, se ufanase porque ha construido uno y dice que el número de puentes ha crecido un 100%. ¡¡Oiga que todavía le falta por reponer 99!! A este gobierno hay que decírselo alto y  claro: ¡¡Que le faltan por reponer más de un millón de empleos a tiempo completo!!

Un aspecto sobre el que es preciso incidir es sobre la situación de las personas menores de 30 años en el mercado de trabajo. El siguiente gráfico precisa de pocas explicaciones

FUENTE: Seguridad Social: Afiliación media por tipo de Contrato y grupo de Edad (Los datos corresponden al Régimen General pero no incluye los Sistemas especiales Agrario y de Empleados de Hogar)

Los jóvenes con contratos indefinidos o temporales a jornada completa han visto reducido su número en un 37%, hay cerca de 700 mil jóvenes trabajando menos. Por el contrario, aquellos que tienen un contrato de formación, o temporal a tiempo parcial u otras modalidades de contratación distintas de las ordinarias, han aumentado un 25%, casi 140 mil jóvenes más. Crece el empleo más precario que existe, crece el contrato para la formación. Se habla mucho de la “formación dual” pero no se hace una campaña en condiciones sobre la utilización del tiempo de formación como tiempo de trabajo, no sea que la dualidad esté entre las horas que se cobran y las horas que no. En cuatro años se han perdido prácticamente uno de cada cuatro empleos que había para los jóvenes.

Como sigan las cosas así, este gobierno pronto pondrá tasas a los parados que se quieran inscribir por utilizar los servicios públicos de empleo (ya lo han hecho con la justicia) y luego dirán que baja el paro porque cada vez hay menos inscritos…

El Gobierno quita las razones para inscribirse y se ufana de que no sube el paro