#TEMP
jueves. 18.08.2022

Qué gracioso el señor Presidente

La tesis del discurso me ha recordado mucho un pasaje de la familia sandunguera formada por un marido borrachín...

Igual es que no estaba lo bastante atento, pero yo el pasado día 25 he escuchado uno de los discursos más demostrativos, claros y contundentes de la finalidad política del ejercicio vicario del poder: Hay que hacer lo que se nos diga. Pues faltaría más, no somos nosotros nadie a la hora de obedecer órdenes venidas de los que saben lo que nos conviene. Y cuanto más arbitrarias y delirantes sean las peticiones de estas personas  vestidas de negro, tanto mejor porque al no ser solicitudes argumentadas, se evita tener que evaluar el sentido de qué es lo que se hace. La distancia entre la razón y el cumplimiento de lo que hay que hacer en contra de ella es directamente proporcional al daño que puede infligirse a inocentes o desapercibidos, pero inversamente proporcional al sentimiento de culpa o angustia que pudiere generar el hacerlo (de ahí ese vivo ¡que se jodan! Como epítome de la reforma laboral).

La tesis del discurso me ha recordado mucho un pasaje de la familia sandunguera formada por un marido borrachín vestido de rigurosa camiseta sin mangas, una esposa histérica teñida de rojo pasión y una suegra comprensiva eternamente enlutada que interpretaban los hermanos Cadaval (los Morancos). En una de sus peripecias en la playa, el vidrioso marido esputaba a su rotunda mujer ¡pero aquí quién manda, tu o yo! Ella le decía: ¡Yo, so imbécil!. A lo que el marino trianero respondía: ¡Eah, pues mándame otra vez al chiringuito!

Eso ha venido a decir Rajoy en el parlamento. España no se ajustaba al modelo económico que la troika deseaba para países del sur de Europa, para economías que se han beneficiado del euro y no han pagado ningún tipo de peaje. Y eso no les gustaba, un parto sin dolor no es un parto y por ello exigen lo que llaman un modelo equilibrado, que joda, le pese a quien le pese, le duela a quien le duela y sea lo que sea que signifique modelo equilibrado. Y Nosotros lo hemos hecho y se nos reconoce con la bajada de la prima de riesgo (y poco más). Bueno si, también cuenta el reconocimiento de una de las agencias de rating que está a cinco minutos de perder su monopolio en el área euro como agencia de valoración de activos públicos y privados.

Y se queda tan ancho el ejecutor, dice que su contribución política es que ya no se habla del desajuste de la cuentas del país. Qué gracioso el presidente, cuánto me recuerda a un podenco con el que conviví largos años, animal al que quise inútilmente trasmitir nociones sobre el bien y el mal, incentivar su actitud para proteger a los débiles y gruñir a los facinerosos, potenciar sus habilidades de ayuda en casa, no digo ir por el periódico pero al menos no ahuyentar al cartero, y algunas cosas más que prefiero no recordar. No pudo ser, era un perro muy limitado. Pero sí era capaz, y de manera incansable, de traerme un trozo de madera que yo le arrojaba en un descampado próximo. Iba raudo, hozaba entre los hierbajos, localizaba el trozo de madera proyectada y con la misma presteza venia y me lo depositaba en mis pies; entonces me miraba y parecía decir: ¡Eh, cómo te quedas! No sabré del bien y del mal, no aprecio diferencias entre los débiles y los facinerosos, no distingo del todo entre estar en casa o en el cagodromo del parque… Pero mira cómo te he traído el palito, ese palito que tanto te gusta pues siempre lo coges y me lo vuelves a tirar. Vamos ríndete no podrías vivir sin mi contumaz búsqueda del palito. Dame algo.

Y yo lo hacia. Mientras él movía su cola, yo le palmeaba el lomo y le dedicaba alguna carantoña. Llegado el caso, si me había guardado alguna chucheria no se la escatimaba, no llego al sadismo a pesar de que su conducta me resultaba más bien decepcionante, pero que iba a hacer, era mi perro. Lo que jamás llegué a  pensar es que ese acto intrascendente que más bien me permitía engañar su organismo para disponer de ratos de mayor tranquilidad en casa,  pudiera generar un discurso de justificación de su estúpida afición a correr detrás de un inútil palito.

Hoy en el Parlamento, en plenario sobre el estado de la nación el presidente ladraba a otros perros que no quisieron, no supieron o no les arrojaron el palito de la dicha. Qué gracioso como mueve la colita.

Qué gracioso el señor Presidente