lunes 27/9/21

Faesmino y Casado

Ay tío qué risa, déjame que te cuente, que anoche estuve viendo a un dúo de humoristas tronchante, un auténtico espectáculo solo el verles, vestidos con un rigor próximo al mortis, con sus corbatas negras y to la pesca. No sabría cómo explicarte. Van de tíos serios, como si fuesen dos Buster Keaton, de gesto amargo, pero enseguida trasmiten que no son sino dos “pamplinas”, unos cachondos vamos. Bordan ese estilo sobreactuado de arribista sabelotodo que ve el mundo por un agujero que le da derecho a explicártelo todo, sin darse cuenta de que el agujero por el que miran es el del culo del otro: ven más mierda que luz y así lo trasmiten, pero con un gracejo sutil con el que trabucan palabras y gestos, como si de verdad confundieran el culo con las témporas.

Salen a escena tal como te he descrito, vestidos como para venderte una hipoteca, Faesmino delante gritando y admonizando con una mirada que cree irresistible: Váyase señor González. Y el otro “pamplinas” haciendo eco y alzando el cuello y la voz para gritar al unísono: váyase señor Sánchez. Y así una y otra vez hasta llegar al centro del escenario escondiéndose el uno tras el otro pero dándose pequeños empujoncitos. Mira, un no parar de reír.

Faesmino lleva una copa en la mano, Casado no, parece que más que abstemio se haya contrito por los males que asfixian al país, lo cual le lleva a adoptar un mirada adusta frente a un espejo imaginario en el que ahonda sus preocupaciones. Faesmino, que no acaba de interpretar el gesto le dice, ¿te parece mal? ¿es que me vas a decir tú las copas que yo me quiera tomar? Casado abre los ojos sorprendido por lo que parece una recriminación y balbucea, no, no de ninguna manera, lo que yo quería decir es que estoy muy preocupado por mi patria sin nadie que la guarde el luto  y… Váyase Sanchez. Ah, vale, dice Faesmino.

Bueno, vamos a lo que vamos, dice el bolinga. Tu, piltrafilla, quieres ser importante, no sé, a lo mejor es que quieres ser presidente y todo. Pues no te queda mili. Mira con la derecha en minoría y hecha trozos, te quedan dos legislaturas o tres por delante, pero, óyeme bien, yo tengo aquí en mi chaqueta una fórmula para remediar tus males. Yo la he usado y va como la seda. Toma mira y dime que te parece. El otro coge el papel lo lee y relee, parece reflexionar y vuelve al papel: aquí solo dice oído. No hombre no, lee bien. Ah odio, perdona con los nervios. Ya lo tienes le dice Faesmino a Casado. Odio es la palabra mágica, odio hasta reventar el oído de quienes no quieran escuchar. Odiar es efectivo y muy sencillo, solo tienes que enfurruñarte y decir por ejemplo… etarra dice anticipándose Casado. Muy bien, pero hay que darle más empaque, por ejemplo, los urdidores del atentado de Atocha no se encuentran en lejanas montañas… o, Irak tiene armas de destrucción masiva y vamos a salvar al mundo de la tiranía.A ver prueba otra vez.

Mmmmhhhh si, ya lo tengo, sepulturero, chavista, montonero, comunista… Y se retuerce como de gusto teniendo que cerrar sus piernas para abortar la polución, pá verlo. ¿Qué tal por ahí? amigo. Bueno, responde el pamplinas experto, pero yo creo que tienes que trabajar más lo de insultar, perdón calificar, envolverlo en un cuento, perdona en una narrativa adecuada ¿sabes?Vale, vale, dice entonces Casado mirando al vacío y a su interior que trasmite la misma vaciedad, que te parece empapelar a este ilegitimo con estudios solventes, pero solventes que te cagas, o sea de Australia o más allá de Aravaca por ejemplo. Aquí tengo uno que dice bien clarito que España es el país que peor ha gestionado la crisis sanitaria, esto lo afina un poco el supremo, admitiendo demandas y recriminado a cualquiera que discrepe y ya estas pillado¡Sánchez mamón, ríndete!

Oye, pues sabes que tienes más tablas de lo que parece, tú sigue por ahí que vas bien, procura reunir un equipo de periodistas que te bailen el agua. Ya tengo a Maruhenda, a Inda, a Losantos, … interrumpe entonces Casado. Yo los veo un poquito quemados, yo de ti, de Zarzalejos para arriba le dice Faesmino ¿Qué te parecen Arcadi o Tersch? Dice Casado, Que se les ha pasado el arroz apunta el primero entre las risotadas del público.

Me lo estas poniendo complicado, que si bucólicas narraciones, que si periodistas letrados, que si unifique a la grey ¿sabes lo que te digo? Que todo putas mentiras y mañas del pasado, que no tienes flow, que yo contrato unas granjas de bots y te monto la de la red es cristo. Ni narraciones ni leches, insulta, insulta y vuelve a insultar y cuando quieran defender su honorabilidad, cacerolada que te crio.

Casado mira con altivez a Faesmino, quien atizándose un lingotazo de la copa suspira y maldice haber nacido con tanta anterioridad a estos días de postverdad. Echándose en brazos el uno del otro, mirada en lontananza, salen de escena al son del himno nacional interpretado a ritmo de rumba versión de JM Soto, esto es la pera, la gente se parte la caja.

Faesmino y Casado